domingo, 23 de noviembre de 2014

- Especial "Personalidades del Führerbunker": Fegelein, el cuñado de Hitler -


Estimados amigos,

     Hoy recordamos a uno de los héroes alemanes más condecorados del ejército alemán, pues consiguió la Cruz de Caballero con Hojas de Roble y Espadas. Hay que recordar que solamente 159 las Hojas de Roble y Espadas. Entonces, ¿Por qué este oficial fue condecorado? Principalmente gracias a su cercanía con Hitler, como veremos a continuación.

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra

Recuerda que puedes apoyar al blog también simplemente clickeando en alguno de los anuncios del mismo. ¡Gracias por tu colaboración por mantener vivo este blog!

Fegelein, Hermann, Cuando fue joven, trabajó con su padre en la escuela de hípica de Múnich, y con la crisis de los años 20, trabajó como mozo de cuadras junto a Christian Weber, que fue uno de los miembros fundadores del NSDAP. En 1925, después de permanecer un tiempo en la Universidad de Múnich, Fegelein se unió al Reiterrregiment 17 el 27 de abril de 1927, y a la Policía Bávara en Múnich, como oficial cadete. Se unió a las SA en 1930 y posteriormente fue trasladado a las SS el 15 de mayo de 1933 y al NSDAP el mismo día. Por supuesto, no lo hizo por convicciones políticas, sino como un medio para encumbrarle a altas posiciones. Gracias a su padre y a su fama como campeón de hípica fue asignado a un destacamento de las SS, lugar donde permaneció solamente dos años, hasta que sus nuevas amistades le nombraron (Heinrich Himmler) Director de la Escuela de Equitación de las SS en Múnich. Ocuparía ese puesto tranquilo hasta septiembre de 1939. Fegelein sabía que la guerra había estallado, y que la única forma de seguir ascendiendo y ganando méritos era en la guerra, así que solicitó marchar al Frente en las Waffen-SS. Fue enviado a Polonia como miembro del Primer Regimiento de la Caballería que formaba parte de la 3ª División de3 las SS Totenkopf que combatió en Varsovia, donde se estableció la unidad. Fegelein participó con dicha unidad en la invasión de Francia y la "Operación Barbarroja" (donde estuvo en el asedio de Leningrado y la batalla del Kursk). En octubre de 1943 fue enviado a la división Florian Geyer donde permaneció solamente un par de meses.

Durante todo ese tiempo, hay que recordarlo, Fegelein fue un héroe de guerra, algo que sus biógrafos olvidan con mucha frecuencia. Ganó la Cruz Alemana en Oro el 1 de noviembre de 1943, la Cruz de Caballero el 2 de marzo de 1942 cuando era Standertunführer y Comandante de una Brigada de Caballería, las Hojas de Roble el 22 de diciembre de 1942 cuando era Coronel de las SS y las Espadas para su Cruz de Caballero siendo Gruppenführer (General) de las SS y Generalleutnant (Teniente Coronel) del Heer al mando del 8º Regimiento de Caballería SS-Freiwilligen-Kavallaerie Divisionen Florian Geyer. Hay que tener en cuenta que solamente hubo 160 militares alemanes condecorados con la Espadas de la Cruz de Hiero, por lo que podemos decir sin temor a equivocarnos que Fegelein fue uno de los soldados alemanes más condecorados de la Guerra, aunque es probable que sus condecoraciones también fueron propiciadas por Heinrich Himmler. Fegelein se convirtió en su "delfín". Por esa razón Fegelein era llamado "el chico de oro".

En enero de 1944 fue nombrado por su protector Oficial de Enlace entre las SS y el Cuartel General del Führer. El 3 de junio de 1944 contrajo matrimonio con Margarethe Fraziska Braun, la hermana de Eva Braun y futura esposa de Hitler. Es probable que Eva Braun también fuera amante de Fegelein, pero no es algo confirmado.

Durante los últimos meses de la guerra, Fegelein realizó funciones de enlace como siempre, aunque se rumoreaba que hacía de espía en el Führerbunker para Himmler, informándole de todos los movimientos del Führer. 

Hay varias versiones sobre la posible muerte de Fegelein. Unos dicen que fue tiroteado la mañana del 29 de abril.

Fragmento de la obra EL BÚNKER DEL FÜHRER.

sábado, 22 de noviembre de 2014

- Mis héroes favoritos XXXI: Dorr, Hans, el oficial más duro las Waffen-SS -



Estimados amigos,


     Hoy continuamos con la sección de mis héroes favoritos. En esta ocasión hablamos de uno de los oficiales más duros de las Waffen-SS, temerario y ganador de la Cruz de Caballero con Hojas de Robles y Espadas, que además recibió 16 heridas de combate. 


Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra

Recuerda que puedes apoyar al blog también simplemente clickeando en alguno de los anuncios del mismo. ¡Gracias por tu colaboración por mantener vivo este blog!

Dorr, Hans, es uno de los más galardonados oficiales de las Waffen-SS que sirvió en la 5ª División Panzer SS Wiking y fue comandante del SS Regimiento Germania, siendo herido en 16 ocasiones en actos de probada valentía y eficacia en el mando de tropas. Con todo, Dorr es un gran desconocido para los aficionados (y muchos estudiosos) de la II Guerra Mundial, algo que parece sorprendente teniendo en cuenta la increíble hoja de servicio militar de este soldado.

Nació el 7 de abril de 1912. Su ciudad natal fue Sontheim, un municipio en el distrito de Heidenheim, en el sur de Alemania. Dorr ingresaría pronto en el ejército, en concreto el 1 de mayo de 1933 como Anwärter, que era como se llamaba a los que ingresaban en las SS y debían pasar un periodo de prueba. Dichas pruebas consistían, entre otras cosas, de un examen físico muy exigente y acercarse a las exigencias raciales que el Partido Nazi demandaba. Hijo de granjeros, Dorr era el ideal ario de la época: alto, fuerte, de ojos y pelo claros y buenos antecedentes en cuanto al árbol familiar.

A partir de aquí comenzó a subir en posiciones dentro de las SS, pasando de un destino a otro. En octubre de 1934 se alistó en las SS-VT (SS-Verfügungstruppe o Tropas de Servicios Especiales), divisiones de combate de las SS entrenadas según el reglamento de la Wehrmacht y que serían las precursoras de las Waffen-SS. Más adelante pasaría a la 2ª Compañía del Regimiento Deutschland y después de haber completado el periodo de instrucción en la Escuela de Formación de Oficiales en Bad Tölz224 se graduó en 1938 para convertirse finalmente en comandante de pelotón en la 10ª Compañía del Regimiento Germania. Sus mandos, en esta etapa, destacarían el porte físico de Dorr, su valentía, disciplina y temple en las situaciones más adversas.

Una vez que se inició la 2ª Guerra Mundial, Dorr pasó a ser jefe de pelotón del Regimiento SS Germania y como tal participó en la campaña de Polonia. En un principio, este regimiento era motorizado, muy común, pero a medida que la campaña y la Guerra fueron transcurriendo, se fue convirtiendo en un Regimiento Panzer de élite con los mejores soldados y los mejores recursos. En esta campaña Dorr dio muestras de enorme valentía y supo llevar a los soldados en batalla con eficacia.

Su siguiente destino fue la invasión de Francia. En esta campaña de nuevo el Regimiento dio muestras de su gran valía al efectuar ataques rápidos contra las posiciones de los aliados, que apenas podían contener la velocidad y contundencia del ataque alemán, sobre todo de sus Divisiones Panzer. Fue herido en una de las múltiples escaramuzas. Durante 1940, el Regimiento Germania se convirtió en parte de la famosa 5ª División SS Wiking, llamada así por la mayoría de sus hombres eran de origen escandinavo. Felix Steiner tuvo la suficiente confianza en Dorr como para nombrarle Obersturmführer SS (equivalente a teniente).

Siete días después de iniciarse la campaña contra Rusia, en 1941, la 5ª División SS Wiking fue transferida al nuevo Frente del Este bajo la dirección del Grupo de Ejércitos Sur de Gerd von Rundstedt. A partir de ese momento, Dorr entraría a formar parte de un grupo de soldados que lucharían con extrema fiereza contra un enemigo igual de resolutivo. Se hizo cargo, al principio de la “Operación Barbarroja”, de una unidad de motocicletas de reconocimiento rápido, con la que entraría en contacto con el enemigo en una serie de veloces escaramuzas. 

En el verano de 1942, la compañía de Dorr marchaba a la cabeza de las tropas que avanzaban hacia el Caúcaso con la intención de dominar las regiones petrolíferas de Maykop, Grozny y Baku y los pozos petrolíferos de Azerbaijan. Hitler dio la orden de que se debía conquistar cuanto antes los objetivos. En un principio, las tropas alemanas efectuaron un veloz y arrollador avance destrozando a cuantos defensores rusos encontraron por el camino. Como líder de vanguardia, Dorr fue capaz de crear una cabeza de puente sobre el río Kuban en Grigoripolnskaya, el 3 de agosto. Dado que había avanzado tan rápidamente, la Compañía se encontró con que no recibirían refuerzos hasta pasados unos días y las órdenes eran muy claras: mantener la posición. Dorr distribuyó a los hombres en puntos clave y decidió resistir. Los soviéticos de inmediato comenzaron los asaltos, precedidos por intenso fuego de artillería e incluso de algunos blindados. La lucha fue feroz, llegando en ocasiones a sangrientos cuerpo a cuerpo donde los alemanes demostraron su valentía y ardor combativo. Dorr dio ejemplo combatiendo siempre en primera línea. Llegó a ser herido hasta en dos ocasiones, pero se limitó a vendarse y seguir luchando, matando rusos mientras no dejaba de ir de un lado a otro de las posiciones para dar ánimos a sus soldados. Luchó duro, pero finalmente, tras varios días de tenaz defensa, llegó la infantería alemana para asegurar la cabeza de puente. Dorr y su Compañía habían cumplido con creces su misión. 

El 22 de enero de 1943, Leopoldo Krocza fue muerto en acción y Dorr le reemplazaría como comandante de un batallón del Regimiento Germania. A principios de octubre, la 5ª División Wiking fue enviada al oeste del río Dniéper, un largo río que discurre por Rusia central, Bielorrusia y Ucrania y desemboca en el Mar Negro. Esta misión entraba dentro de los objetivos nazis de contener la ofensiva roja del Dniéper-Cárpato, preludio a la tercera batalla de Kharkov. En estos duros combates, la División Wiking sufrió muchísimas bajas, ya que siempre estuvieron en primera línea luchando con tenacidad, en ocasiones con auténtico fanatismo, infligiendo a los rusos atroces pérdidas en vidas humanas por cada palmo de terreno ensangrentado que conseguían conquistar. No muy lejos de la cabeza de puente que la División Wiking había logrado crear, una División amenazaba con caer y crear un agujero por el que las tropas rusas podían entrar colapsando todas las defensas alemanas. Dorr tomó 34 soldados y marchó con ellos para reforzar la División hasta que esta recibiera refuerzos. El combate fue brutal, teniendo que rechazar los ataques frontales rusos compuestos por cientos y cientos de soldados espoleados por sus oficiales que tenían la orden de tomar la posición. Dorr combatió codo con codo con sus soldados, recibiendo, una vez más, heridas de bala y metralla, pero sin que nada le hiciera retroceder. Destruyó con granadas de mano dos tanques T-34, a los que inmovilizó al hacerles estallar las orugas con claro riesgo de su vida. Finalmente, lograron rechazar a los atacantes y la División recibió los refuerzos. 

Más adelante, entre el 31 de enero y el 5 de febrero de 1944, Dorr y sus hombres se distinguieron en Orlowez, una pequeña ciudad de Rusia en el Óblast de Kirov, junto a la 57ª División de Infantería. Debían mantener la posición, pero el terreno no era el más adecuado para ello y además los rusos contaron con la ventaja de tener la posición más elevada. Una noche estalló una fuerte tormenta y los alemanes aprovecharon la ocasión para atacar las líneas soviéticas amparados en la oscuridad y la lluvia. El combate fue encarnizado y muy sangriento, con ríos de sangre corriendo junto a los de agua. Se combatió más de doce horas, pero al término de la batalla los rusos se vieron forzados a retirarse.

En ese mismo mes, entre los días 15 y 16, el Regimiento Germania, junto al Grupo de Ejércitos Sur y la 5ª División Wiking, fueron cercados y embolsados por el 1º y 2º Regimientos Ucranianos durante el ataque en Cherkassy, al oeste de Ucrania. Unos 60.000 alemanes se vieron rodeados y era cuestión de tiempo que fueran aniquilados. 

Durante el verano y el otoño de 1944 Dorr continuaría liderando el Regimiento Germania enclavado dentro de la 5ª División Wiking, peleando en el este de Varsovia, en Polonia, y otras zonas en duras batallas. A principios de enero de 1945 participó en la “Operación Konrad” , el intento de liberar a Budapest del cerco ruso, en Hungría. La ofensiva llevó a Dorr y su Regimiento a lo largo del río Vali, sin dejar de combatir y el día 21 convocó una reunión en su cuartel general mientras los obuses enemigos estallaban en las cercanías. Durante el consejo de guerra, un proyectil de artillería cayó cerca de la posición, hiriendo de gravedad a varios alemanes, entre ellos Dorr, que fue rápidamente evacuado a un hospital de campaña; era su herida número dieciséis. En un principió no se temió por su vida, pero su estado de salud se fue deteriorando a medida que antiguas heridas y traumas anteriores complicaron su recuperación. A principios de mayo su situación era crítica.

El 17 de mayo de 1945, Hans Dorr murió y con él lo hacían también su genio y tenacidad. 

Fragmento de la biografía de Hans Dorr. Puedes encontrar su biografía completa en la obra CABALLEROS DE LA CRUZ DE HIERRO EN GUERRA.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Especial Héroes Olvidados XXX: Biografía completa de Richard D. Winter de Band of Brothers


Estimados amigos,

     Hoy cumplimos treinta entradas de la sección "Héroes Olvidados" y por eso hoy os cuelgo un especial con la biografía completa de uno de mis héroes favoritos gracias a la serie de Band of Brother, Richard D. Winters.

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra


Winters, Richard Dick, fue un Mayor paracaidista que formó parte de la famosa Compañía Easy desde sus inicios. Su fama se debió a varias publicaciones sobre su unidad por sus memorables acciones en combate, aunque la fama internacional le llegó con el estreno de la miniserie Band of Brothers de Steven Spielberg.

- Banda Sonora de la famosa serie de Spielberg, Band of Brothers -

A pesar de que Winters no ganará la Medalla del Honor sí fue recomendado para recibirla. Por su reciente fallecimiento cuando se estaba realizando este libro, el autor consideró que su presencia era más que merecida, primero como un homenaje a su notable figura y a la de todos sus compañeros que se convirtieron en las mejores tropas terrestres de la última parte del conflicto llamado 2ª Guerra Mundial. El porque no fue condecorado es algo que detallaremos a continuación.

Richard nacía en Ephrata, en el estado de Pensilvania, un 21 de enero de 1918, siendo hijo de Richard y Edith Winters. Su familia se trasladó a la cercana ciudad de Lancaster cuando solamente tenía 8 años, por lo que algunos biógrafos tienden a indicar que su lugar de nacimiento es esta ciudad y no en la anteriormente mencionada. Se matricularía en el Instituto de la ciudad para chicos en 1937 y se matricularía en el Franklin and Marshall College para cursar administración de empresas.

Allí se convertiría en miembro de una fraternidad y participaría en partidos de futbol y baloncesto. También era un apasionado de la lucha libre (de hecho era su deporte favorito), pero tuvo que abandonar sus actividades extraescolares para dedicarse a sus estudios y a su trabajo a media jornada que le ayudaba a pagar sus estudios. Se graduaría en 1941 consiguiendo la más alta puntuación académica de su promoción.

Con los estudios terminados y con la 2ª Guerra Mundial en pleno auge en Europa, Winters decidió alistarse en el ejército el 25 de agosto de 1941. En septiembre recibiría su entrenamiento básico en Camp Croft, en Carolina del Sur.  Poco después continuaría en dicha base para ayudar en el entrenamiento de nuevos voluntarios mientras que sus compañeros de batallón eran desplegados en Panamá. 

Sería asignado a la Compañía que le hizo famoso a mediados de agosto de 1942, la Compañía E, la Easy del 2º Batallón del 506º Regimiento de Infantería Paracaidista que estaba bajo el mando del teniente de origen judío Herbert Sobel, que más tarde sería ascendido a capitán.

Su primer servicio fue como líder del 2º pelotón, pero en octubre de 1942 era ascendido a Primer Teniente y se convirtió en el oficial ejecutivo de la unidad, pero su nombramiento no fue oficial hasta mayo de 1943.

El 506º era experimental, tal y como lo eran todas las unidades aerotransportadas, y además fue el primer regimiento en tener entrenamiento de esta clase como unidad en activo. Muy pocos hombres tenían experiencia militar previa, y el listón se puso muy alto. El entrenamiento físico fue realmente duro y solamente los mejor preparados pudieron superar las pruebas. 

El 10 de junio de 1943, el 506º pasó a formar parte de forma oficial de la 101ª División Aerotransportada. Ese mismo año, la unidad embarcaría en el barco Samaria con destino a Inglaterra. Las tropas desembarcaban en Liverpool el 15 de septiembre.

La unidad se estableció en un pequeño pueblo llamado Aldbourne y comenzaron un duro entrenamiento que les serviría para estar totalmente preparados para la invasión de Europa prevista para el año siguiente.

Fue aquí cuando la competitividad entre el Capitán Sobel y Winters estallaría. Sobel siempre había tenido celos de Winters, él cual era respetado por todos los miembros de la unidad, mientras que Sobel era considerado la encarnación del mismísimo diablo. Sobel había sido muy duro durante el entrenamiento en Toccoa, tanto que muchos hablaban sin pelos en la lengua de matarlo cuando tuvieran la menor oportunidad para hacerlo en el campo de batalla. 

Cuando el castigo llegó a oídos del comandante del Batallón, Sobel cargó contra Winters con otros cargos diferentes a los del primer día. Mientras la investigación se llevaba a cabo, Winters fue enviado al comedor de oficiales.

Tras esto, la mayor parte de suboficiales de la Compañía se presentaron ante su coronel, Robert Sink, con un ultimátum: o Sobel era reemplazado o todos renunciarían a su rango. Sink no se amedrentó, sino que muchos suboficiales fueron degradados o enviados a otras compañías, aunque tras ello ideó algo para quitar a Sobel el mando de la Easy. Sobel sería trasladado a una nueva escuela de paracaidistas. El Consejo de Guerra no llegó a celebrarse y Winters retornó a la Compañía Easy como líder del primer pelotón.  En febrero de 1944, el Primer Teniente Thomas Meehan se hacía cargo de la Compañía Easy.

Meehan continuaría comandando la compañía hasta el día de su muerte, el mismo día que comenzaba la invasión de Normandía. Los paracaidistas subieron a los aviones C-47 y a los planeadores. Alrededor de la 1:15 de la madrugada del 6 de junio de 1944, el C-47 que trasladaba al Estado Mayor de la Compañía era derribado por fuego antiaéreo, matando a todos los oficiales que estaban a bordo.

Winters aterrizó sano y salvo cerca de la ciudad de Sainte-Mère Église. Después de perder su arma durante el salto, pudo orientarse gracias al pequeño mapa y a una brújula que llevaba consigo. Allí estaba él, en el inicio de la operación más importante de la 2ª Guerra Mundial, en territorio enemigo y armado únicamente con una linterna y un cuchillo. Tras conseguir agrupar a varios paracaidistas de varias unidades marchó hacia su primer objetivo encomendado cerca de Sainte-Marie-du-Mont.

Sin conocer la suerte del Teniente Meehan, Winters actuó como comandante de la Compañía Easy durante toda la campaña de Normandía. El día 6, Winters lideró un ataque para destruir una batería alemana de 105 milímetros que disparaban sobre las principales salidas de la Playa Utah. La pesada artillería estaba defendida por al menos un pelotón de 50 hombres, mientras que Winters solamente tenía 13 hombres disponibles. La acción tuvo lugar al sur de la ciudad de Le Grand-Chemin. El ataque resultó ser un éxito, tanto a nivel de bajas (los americanos solamente perderían un hombre) como al neutralizar al enemigo, pues Winters consiguió destruir los 4 cañones enemigos y matar a más de 30 soldados alemanes y poner en fuga a los demás.

Por si esto fuera poco, consiguió obtener un mapa que detallaba todas las fuerzas alemanas en torno a la Playa Utah. Este ataque es estudiado hoy en día en la Academia Militar de West Point como un ejemplo perfecto de un asalto a una posición enemiga.

El 1 de julio de 1944 Winters era ascendido a capitán, y al día siguiente era condecorado con la Cruz de Servicios Distinguidos por el General Omar N. Bradley, el comandante del Primer Ejército americano. De hecho, Richard había sido recomendado para recibir la Medalla de Honor del Congreso por su valerosa acción, pero en la misma unidad en la que servía Winters ya se iba a entregar al coronel Robert George Cole por sus acciones en Carentan. 

Poco después de permanecer dos meses en territorio francés, el 506º regresaba a Aldbourne para reorganizarse y suplir las bajas recibidas durante su despliegue en Francia.
En septiembre de 1944, el 506º participaría en la Operación Market Garden, una operación aerotransportada en Holanda. El 5 de octubre de 1944 los alemanes lanzaron un terrible ataque sobre el flanco del 2º batallón, lo que consiguió abrir una brecha en las líneas americanas. 

Ante una situación tan comprometida, Winters cogió una escuadra del primer pelotón y los movilizó cerca de los caminos donde la patrulla había visto a una ametralladora alemana disparando, situada al sur de los cuarteles del batallón. Después de reconocer el lugar, Winters procedió a liderar la unidad atacando a los alemanes directamente en una carga con fuego de ametralladoras ligeras y fusiles.

Poco después de tomar posiciones, comenzaron a disparar a los alemanes. Según sus estimaciones, lucharon contra al menos un pelotón enemigo. Winters solicitó refuerzos y con ellos lideró el ataque contra los alemanes, haciéndoles retroceder. Poco después se descubrió que el capitán Winters y sus escasos 10 hombres habían retenido un avance de una compañía alemana de las Waffen-SS compuesta por al menos 300 hombres.

Después de aquello, el 9 de noviembre, Winters se convertía en el comandante del batallón siendo aún capitán, algo extraño pues ese cargo solía ocuparlo un mayor.El 16 de diciembre de 1944, los alemanes lanzaron una gran ofensiva contra los aliados occidentales en Bélgica. Después el 101º Aerontransportado fuera llevado en camiones hasta llegar a los alrededores de la ciudad de Bastogne, el 18 de diciembre. Todavía sirviendo como comandante del segundo batallón, Winters participó en la defensa de la línea defensa situada al noreste de la ciudad , muy cercana a la ciudad de Foy durante lo que se llamaría como la Batalla de las Árdenas.  La unidad paracaidista estaba reforzada con elementos de la 10ª División Blindada. Tuvieron que hacer frente a una fuerza combinada de 15 divisiones alemanas apoyadas por intenso fuego de artillería y tanques.

Durante una semana estuvieron completamente rodeados, hasta que elementos del Tercer Ejército Americano conseguían romper las líneas alemanas en torno a Bastogne.Después de ser liberados del cerco (un cerco en el que aguantaron con temperaturas bajo cero, sin apenas munición y con su ropa de verano), el 2º Batallón atacó la ciudad de Foy el 9 de enero de 1945. El 8 de marzo de 1945, el batallón llegó a la ciudad de Haguenau, donde Winters sería ascendido a mayor y el coronel Strayer le incluía en el Estado Mayor de la Unidad.

En abril, el batallón realizó labores defensivas a lo largo del Rhin y posteriormente, al mes siguiente, serían destinados en la zona bávara de los Álpes. A principios de mayo de 1945, al segundo batallón se le ordenó capturar Berchtesgaden, el refugio alpino de Hitler, el último reducto nazi en Europa en el que se esperaba que los paracaidistas encontraran resistencia armada de unidades de las SS.

Una vez allí, los hombres de Winters disfrutaron cómodamente de las propiedades de los gerifaltes nazis: bebiendo su vino, conduciendo sus vehículos y durmiendo en sus casas. Entre las propiedades que ocuparon estaba la casa de Hitler y la del comandante en jefe de la Luftwaffe, Hermann Goering. En las bodegas de Goering había miles de botellas de vino de toda Europa.  Winters era abstemio, pero aún así ordenó vigilar la casa y dejó durante una hora a su viejo amigo Lewis Nixon (ya convertido en Capitán) para que bebiera y cogiera las botellas que quisiera a placer. Un espléndido regalo. Otros miembros de la Easy fueron también muy afortunados recopilando souvenirs abandonandos por los nazis en su huida. 

Con el fin de la guerra, la Easy permaneció en Austria más tiempo cumpliendo labores de policía. Cuando comenzó el proceso de desmovilización de las tropas, Winters podía regresar a los Estados Unidos. Se le ofreció continuar en el ejército, pero declinó el ofrecimiento. Embarcaría en Marsella en el Wooster Victory el 4 de noviembre de 1945.

Al finalizar la guerra continuaría al lado de su compañero, el Capitán Lewis Nixon, trabajando en la empresa de la familia de su amigo, la Nixon Nitration Works, empresa de la que se convertiría en director en 1950. El 16 de mayo de 1948 se casaría con Ethel Estoppey. En junio de 1951 volvía de nuevo al servicio activo al ser llamado a filas durante la Guerra de Corea, donde formaría parte de la 11ª División Aerotransportada con sede en Fort Campbell, en el estado de Kentucky. Estuvo seis meses allí destinado.

Explicó a sus superiores que ya había tenido suficiente guerra y que no deseaba volver a combatir, pero su superior le replicó que era necesario por su experiencia de combate. Winters marchó a Fort Dix, Nueva Jersey, donde formaría parte de la plana mayor de un regimiento y se encargaría de planificar el entrenamiento de los oficiales. En Fort Dix, Winters estaba realmente desencantado, pues no encontraba ninguna clase de entusiasmo o ganas en entrenar a los nuevos oficiales, lo que llevaría incluso a incumplir su tarea como profesor.                                                                                        

Se presentó voluntario para ir a la Escuela de Rangers, pero poco tiempo después recibía órdenes para ir a Corea. Cuando estaban realizando los trámites burocráticos para enviarlo al extranjero se le ofreció la posibilidad de cambiar de destino: abandonar el ejército.
Tras ser nuevamente licenciado, se convirtió en supervisor de una empresa de plásticos en New Brunswick, Nueva Jersey. 

«Cuando me licenciaron regresé a Pennsylvania, dedicándome a administrar una granja y a vender productos sanitarios para animales y mezclas de vitaminas para las compañías de semillas. Compré una granga en las estribaciones de Blue Mountain, a unos 12 kilómetros de Indiatown Gap. Aquí es donde he encontrado la paz y la tranquilidad que me prometí a mi mismo el Día D.»

Durante los 90 del siglo pasado, Winters escribió, firmó y publicó una gran cantidad de libros sobre sus experiencias y las de sus hombres en la Compañía Easy. En 1992, Stephen Ambrose escribió un libro llamado Band of Brothers: Easy Company, 506th Regiment, 101st Airborne from Normandy to Hitler's Eagle's Nest, que muy pronto se convertiría en la serie de HBO llamada Band of Brothers. 

Winters moría el 8 de enero de 2011. Sería enterrado en el Cementerio de Bergstrasse Evangelical Lutheran Church cementery en la ciudad de Ephrata, en una ceremonia privada a la que solamente acudieron sus familiares y amigos más allegados.

Winters supo vivir con honor todos los días de su vida. A pesar de su increíble valor y grandes dotes de liderazgo nunca se consideró un héroe. Hizo suya la frase de un compañero que utilizó cuando su nieto le preguntó si él era un héroe de guerra:

«No soy un héroe, pero serví en una Compañía de Héroes».


- Richard D. Winters en "Band of Brothers" -

     Pero no hay duda que el mayor homenaje que se le pudo rendir a este extraordinario héroe de guerra fue que su vida sirviera como base para uno de los principales personajes de la serie de "Band of Brothers", sin olvidar que todo lo que ocurre en dicha serie fue totalmente real. Este hecho acabó convirtiéndolo en uno de los héroes de guerra más famosos de todos los tiempos... famoso pero olvidado por su país, dado que nunca fue condecorado con la Medalla del Honor de los Estados Unidos.

Fragmento de la biografía de Richard D. Winters. La biografía completa puede encontrarse en la obra CABALLEROS DE LA MEDALLA DEL HONOR.


jueves, 20 de noviembre de 2014

- Héroes civiles: Matveyevna, Uliana Gromona. Estudiante contra los nazis -


Estimados amigos,

     Inauguramos una nueva sección en Héroes de guerra. En este ocasión, esta sección "Héroes Civiles" hablará de civiles que fueron condecorados con medallas por sus acciones. Hoy hablamos de una estudiante que por repartir octavillas pagaría la osadía con su la vida...

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra


Matveyevna, Uliana Gromona, en ruso Ульяны Громовой Матвеевна, nació el 3 de enero de 1924 en el pequeño pueblo de Sorokin (hoy Lugansk, Ucrania) en el seno de una humilde familia de clase trabajadora. Nada sabemos de su infancia, y la primera pista de su biografía la encontramos cuando termina la Educación Secundaria en el pueblo de Krasnodon, al graduarse en la Escuela número 6 de dicha localidad.

Unida a la organización de las Juventudes Comunistas, fue una de las organizadoras de los movimientos juveniles contra los invasores nazis. Desde septiembre de 1942 sería la máxima responsable de dicho grupo que se hizo llamar "La Joven Guardia".

<Me incorporo a las filas de la Joven Guardia en frente de mis amigos, en sus brazos, enfrente a mi madre, a mi paciente tierra y delante de todos ellos juro solemnemente: cumplir con las órdenes de un miembro superior, no revelar jamás todo lo que sea relativo a mi trabajo en la Joven Guardia. Juro vengar los pueblos quemados y devastados sin piedad, así como a la sangre de nuestro pueblo, y a los 30 mártires mineros. Si en la venganza mi vida es requerida, la daré sin dudarlo un instante. Si no cumplo con este juramento sagrado, bajo tortura o por cobardía, que mi nombre y mi familia sean condenados eternamente. ¡Sangre por sangre, muerte por muerte!>

Este fue el juramento de lealtad de este grupo juvenil, juramento que llevarían hasta las últimas consecuencias. El primer proyecto que desarrollaron fue la elaboración de bolsas incendiarias, así como la impresión y distribución de octavillas en contra de los alemanes que fueron difundidas en su ciudad. En el 25º Aniversario de la Revolución Bolchevique en octubre se atrevieron incluso a alzar la bandera soviética en un complejo minero al norte de la ciudad.

Obviamente este hecho no pasó desapercibido por los nazis, por lo que tras pocas pesquisas pudieron capturarla sin ningún problema. La Gestapo la encerró y la comenzó a someter a terribles torturas. Parece que no fue capaz de responder lo que querían los miembros de la policía nazi, por lo que fue asesinada el 16 de enero de 1943.

Sería enterrada en una fosa común años después en la plaza Krasnodon, donde se erigió un monumento en recuerdo de aquellos muchachos que se hicieron llamar "La Joven Guardia". Pronto se supo del sacrificio de la aquella inocente niña, por lo que fue condecorada con el título de Heroína de la Unión Soviética a título póstumo. Se la concedió también a título póstumo la Orden de Lenin.

Sirvan estas palabras en homenaje a todos los estudiantes soviéticos que se alzaron en contra de la ocupación de su país, pagando muchos su rebeldía con la vida.

martes, 18 de noviembre de 2014

- Redescubriendo la Historia I: Otto von der Linde y su Pour le Mérite -



Estimados amigos,

     Como ya sabéis soy uno de los coleccionistas privados europeos más importantes de todos los objetos que se pueden encontrar sobre un héroe de guerra alemán de la Primera Guerra Mundial llamado Otto von der Linde. Hoy voy a compartir uno de los descubrimentos casuales más importantes llevados hasta la fecha sobre la vida de este gran héroe alemán, especialmente en la acción más importante de su carrera militar que le hizo merecedor de la Pour le Mérite.

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra


Si eres un lector habitual de mi blog, deberías saber que Otto von der Linde es uno de los héroes de guerra más habituales de mi blog:

- Centenario de la épica de Otto von der Linde. 
- Mis héroes favoritos: Otto von der Linde, el valiente. 
- Noticas de Otto von der Linde. 


Hablé de dicho héroe de guerra hace un par de años en una obra titulada "Caballeros de la Pour le Mérite" donde hacia mención a su épica y a otros héroes de guerra alemanes de la Primera Guerra Mundial, hace ya cuatro años, si la memoria no me falla. 


En este libro hacia mención a un momento en el que tras la toma del fuerte belga que Otto von der Linde captura de forma magistral el Fuerte Malonne del ejército belga. En el primer borrador que escribí sobre la épica de Otto von der Linde imaginé el encuentro entre el oficial alemán y el oficial belga, a la vez que añadí como el oficial belga entregaba en un acto simbólico, tipo de aquella época su sable de oficial rindiendo así la fortaleza, mientras que Otto von der Linde lo recogía de forma casi ceremonial, instando segundos después al coronel belga a izar la bandera alemana.

Este gesto, tan épico y tan digno de una "guerra de caballeros" de la que aún se encontraban ejemplos como estos, lo omití en la edición de Caballeros de la Pour le Mérite, dado que no tenía confirmación oficial de dicho suceso, y de hecho, cuando pregunté al hijo y al nieto sobre este hecho que quería descubrir... y ni sus descendientes conocían este hecho, si era realidad o fruto de mi mente de historiador, que aplicando la "Teoría de la Navaja de Ockham" había recreado aquel momento en mi mente, tal y como hago en multitud de mis obras al carecer de datos o fuentes históricas para apoyar mis pesquisas. En otras ocasiones si plasmó estos datos, pero en esta ocasión, decidí omitirlo... en la Primera Edición de la obra.

Como digo, rebusco en multitud de anticuarios buscando cualquier referencia a todos los artículos que pueda encontrar sobre Otto von der Linde. Pues bien... hoy me llegó mi última adquisición después de años de búsqueda... (ver foto).

- Última adquisicón del autor sobre Otto von der Linde -

En esta postal de casi 100 años se puede leer lo siguiente (traducción de José A. Márquez):

El Teniente Otto von der Linde,
recibió el honor militar al mérito más importante, la Pour le Mérite,
por su acción sorpresa al atacar un fuerte en Namur.
A su lado, la bandera de la fortaleza y la espada del comandante capturado.

Esta es la prueba que certifica que efectivamente, a Otto von der Linde recibió de manos del oficial enemigo la bandera y la espada del comandante de Fort Malonne de manos del mismo comandante. Años de dudas, finalmente resueltas. 

Sin duda no es nada más que un simple detalle, una nota al pie que a pocos o ningún historiador interesen, pero a mi me ha llenado de emoción descubrir este insignificante detalle que había elucubrado años atrás, y que mis pesquisas hayan conseguido confirmar que tal y como imaginé, así ocurrió.

Os ruego que comentéis vuestras impresiones sobre este hecho abajo en el blog o en mi Twitter para escuchar vuestras opiniones al respecto.

Se despide,

Un emocionado historiador en uno de los días más felices de su vida.




domingo, 16 de noviembre de 2014

- Héroes tanquistas III: Guderian, Heinz, el padre de la guerra relámpago -


Estimados amigos,

     Hoy hablamos del padre de la guerra relámpago y padre en mayor parte de las fuerzas blindadas alemanas, Heinz Guderian. Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra

Guderian, Heinz, nació la madrugada 17 de Junio de 1888 en Külm, Prusia Occidental, hoy llamada Chelmo, en el Vístula, cerca de Dansk, en Polonia. Fue hijo del oficial prusiano Friedrich Guderian (primer teniente del 2º Batallón de Cazadores de Pomerania) y de Clara Kirchhoff. Estudió en escuelas militares y en la Academia Militar de Grpss-Lichtenfelde, muy cerca de Berlín, desde 1901 hasta 1907.


En 1914, Heinz fue asignado como oficial de inteligencia y destacado en el frente occidental. Participó en varias misiones que le permitieron apreciar los resultados de muchas batallas, incluyendo el desastre del Marne y la masacre de Verdún. En esos años no tuvo mando de tropas, pero obtuvo la Cruz de Hierro de Segunda y Primera Clase, además de alcanzar el rango de capitán. En 1918 tuvo oportunidad de probar su capacidad para resolver problemas tácticos de forma tal que impresionó a sus instructores. En  abril de 1917 fue transferido al Estado Mayor General de la 4ª División de Infantería, siendo el oficial más joven en tan alta posición.

Después de la guerra, Guderian se incorporó al Reichwehr, donde se reclutaban a los mejores ex-oficiales y soldados de la Alemania vencida y fue trasladado al Báltico como oficial de fronteras y posteriormente a Silesia. En esa ocasión tuvo oportunidad de escribir artículos sobre motorización y fue puesto al mando de varias Unidades Motorizadas. Entre 1922 y 1924, fue asignado al cargo de Inspector de Transporte de Tropas en Munich, que para entonces sólo contaba con camiones y motocicletas. 


En Febrero de 1931, fue promovido a Teniente Coronel y dos años después a Coronel. Continuamente siguió escribiendo artículos sobre los Panzers y la guerra motorizada y ayudó a resolver problemas cuando se empezaron a construir los primeros tanques. Cuando Hitler ya se encontraba en el poder, tuvo oportunidad de ver las maniobras de los pequeños Panzers I de Guderian, zigzagueando raudos en el campo de batalla. Hitler quedó extasiado con el espectáculo. «Eso es lo que quiero, y esto es lo que tendré», dijo, y autorizó la creación de tres Divisiones Panzer, ignorando los mandatos del Tratado de Versalles. Poco después, Guderian fue nombrado Comandante de la 2ª División Panzer y promovido a Mayor General. Después de año y medio fue ascendido a Teniente General y recibió el mando del XVI Cuerpo del Ejército.

Comandó la punta de lanza en el Anschluss 35 de Austria y en la invasión de los Sudetes (Checoslovaquia). Diez meses después fue promovido a General y se le asignó al cargo que le permitiría sentar un hito en los métodos de guerra: Chef der Schnellen Truppen, Jefe de Tropas de Desplazamiento Rápido. En ese cargo, fue responsable de reclutar, entrenar y desarrollar tácticas y técnicas en todas las unidades motorizadas y blindadas de la Wehrmacht alemana. En esos momentos tuvo el rango y la autoridad para volcar en las fuerzas armadas alemanas toda su personalidad, experiencia e ingenio, que hicieron famosas a las fuerzas Panzer.

Combinó con maestría los blindados con los Panzers, las comunicaciones y la Fuerza Aérea desarrollando lo que se llamó la Blitzkrieg o Guerra Relámpago. En su vehículo de mando, que siempre estaba cerca del frente, existía un completo sistema de radio equipado con los más modernos equipos, que incluían el famoso codificador Enigma, con un vehículo de reemplazo listo para cualquier eventualidad. En Polonia, Guderian mandó el XIX Cuerpo de las fuerzas alemanas y se ganó nuevamente la Cruz de Hierro de Segunda y Primera Clase. Al finalizar la campaña polaca, el 27 de octubre de 1939, junto con otros 22 oficiales, era distinguido con el grado de Caballero de la Cruz de Hierro en la Cancillería del Reich, recibiendo la condecoración de manos del propio Adolf Hitler.

Durante la invasión de Francia, Guderian hizo de la Blitzkrieg un arte.Desobedecía las órdenes de sus superiores en multitud de ocasiones, creando así el caos en las líneas enemigas que no podían detener el arrollador avance de los blindados de Guderian. En esa oportunidad, pudo demostrarse lo útil que era tener un vehículo de mando totalmente equipado y listo para entrar en acción apenas fuera necesario. Los avances de Guderian eran tan veloces que muchas veces el enemigo era sorprendido sin mandos, pues pensaban que las fuerzas Panzer se debían encontrar todavía a decenas de kilómetros de distancia. Realizó el decisivo cruce del Meusse en Sedan el 14 de mayo de 1940.


Heinz Guderian, al que sus maestros de escuela lo describían como un niño muy serio, siempre recibía a sus soldados con una sonrisa afectuosa, que le hizo ganarse el respeto y confianza de sus hombres. Sin embargo, en las fotos con sus oficiales de Estado Mayor, rara vez muestra una cara sonriente. Lo que lo hacía ser respetado por oficiales y tropa, era que Guderian era capaz de manejar cualquier tanque, apuntar, disparar cualquier arma, incluso las más pesadas y estar siempre cerca de sus hombres en el frente de batalla. Tenía una cualidad innata que le hacía prever cuando un tanque debía avanzar, acelerar o detenerse, en cualquier terreno, sabía cómo hacerlo porque el arma Panzer fue su creación. Nada cambiará lo íntimo de mi alma. Continuaré mi justo camino y haré lo que considere utíl y honorable. Palabras del rey Federico el Grande que formaron parte de sus normas de conducta. <<A pesar de no poder impedir el hundimiento de mi patria, no podrá dudarse al menos de mi buena voluntad>>, dijo a modo de epílogo en sus memorias el padre de la Guerra Relámpago y tal vez el único ofical del Estado Mayor que osó reprochar a Hitler.

sábado, 15 de noviembre de 2014

- Héroes Olvidados XXIX: Caballeros de la Cruz de Hierro con Hojas de Robles, Espadas y Diamantes -

«¡Alzaos, compañeros, llevad la cabeza bien alta, como en los desfiles! ¡Es preciso que no os avergoncéis de vuestras acciones! ¡Fuisteis los mejores soldados!» Heinz Guderian.



Estimados amigos,

     Hoy quiero recordar a los 28 héroes de guerra condecorados con la Cruz de Caballero con Hojas de Roble, Espadas y Diamantes (27 según la Historia oficial, pero el autor de este blog descubrió a un 28º siendo el hito histórico más importante sobre la investigación de los condecorados con la Cruz de Caballero de los últimos años)... héroes olvidados que también merecen su recuerdo en la historia militar gracias a sus logros en combate. Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra

El mejor ejército de toda la Segunda Guerra Mundial hasta 1942 fue sin sombra de toda duda el ejército alemán. Los libros de historia están cubiertos de las hazañas militares de los oficiales y soldados que lucharon en todos los frentes abiertos en África y Europa. Hitler fue sin duda un genio, al hacer como suyas las exigencias del ejército alemán de la posguerra para conseguir el apoyo final de este y consiguiera algo que para nosotros suena tan ridículo pero que en aquella época era muy, muy importante: la lealtad.

¿Lealtad a un monstruo que contribuiría a la muerte de más de 50 millones de personas al iniciar el conflicto más cruento de toda la historia de la Humanidad? ¿El monstruo que fue capaz de exterminar a más de seis millones de judíos en los campos de exterminio por su visión de pureza racial? Sí. Así es.

Para comprender algo que a ojos de un ciudadano del siglo XXI parece incomprensible vamos a retraernos a los finales de la Primera Guerra Mundial. Todos los historiadores están de acuerdo al afirmar que las condiciones impuestas a la Alemania Imperial, orgullosa y temible, fueron injustas y draconianas. Alemania se hundió económica, social y democráticamente hablando. Basta con acudir a los libros de Historia para comprobar que aquellos tumultuosos años fueron el preludio de una nueva guerra: hambre, luchas internas, intentos de golpe de estado, cientos de miles de soldados sin ocupación alguna, las milicias populares, las luchas entre los comunistas alemanes y estas milicias, las decenas de partidos radicales que vieron su nacimiento en aquella tempestuosa época… era el caldo de cultivo que un dictador necesitaba para llevar a cabo sus fines, y el elegido fue Adolf Hitler, pero se puede afirmar sin lugar a dudas que si Hitler hubiera muerto en el Putsch de Múnich el 9 de noviembre de 1923, otro "Hitler" habría tomado su lugar y el resultado posterior habría sido relativamente similar. Pero, ¿por qué el ejército alemán no intervino para detener los pies a este dictador? Al fin y al cabo era un mero político que aunque sí contaba con un ejército propio (las SS, heredera de las SA), no podía hacer sombra al ejército regular de la República de Weimar de 100.000 efectivos. 



- Hitler supó contentar al ejército en su carrera imparable hacia el control de Alemania -

Hitler ganó en las urnas y sus acciones políticas le llevaron a conseguir el poder absoluto y la disolución del parlamento alemán. Hitler desoyó las obligaciones contraídas con los vencedores de la Primera Guerra Mundial, y el ejército pudo de nuevo volver a rearmarse e ignorar todas las restricciones impuestas en el Tratado de Versalles de 1919. Hitler contentaba así a muchos altos oficiales, pero aún así el alto sentido del honor de los oficiales prusianos que aún componían la alta cúpula militar alemana le impedía en un primer momento actuar en contra del gobierno legitimado en las urnas.

De todas formas, pronto se vio lo que aquel dictador pretendía conseguir con palabras y discursos encendidos: llevar a Alemania a una nueva guerra tarde o temprano. Desde el Mariscal de Campo más condecorado hasta el soldado más insignificante podría darse cuenta de aquello. Alemania se modernizaba y se militarizaba a pasos agigantados. Muchos altos oficiales en el Estado Mayor comenzaron a cuestionarse si realmente aquel "Cabo Prusiano" (tal y como era visto por el Canciller Hindenburg) era lo que Alemania necesitaba. De hecho, antes de tener todo el poder en sus manos, los altos mandos ya se temían lo peor:



<<Le prevengo solemnemente que ese fanático llevará a nuestra Patria a la perdición y sumirá al país en la más espantosa de las miserias. Las futuras generaciones le maldecirán en su tumba por lo que ha hecho>>.

Palabras proféticas del Mariscal Ludendorff (que conocía a Hitler muy bien, dado que participó con él en el Putsch de Múnich) que enviaba en un telegrama a Hindenburg antes de que este nombrará Canciller a Hitler. Estaba claro que nadie estaba ciego. Pero en aquel momento, era lo que Alemania necesitaba para salir del agujero negro en el que había entrado. Hitler sabía que el ejército alemán era heredero del ejército prusiano, y por ende, a pesar de estar ya en los años 30 del siglo XX, era un ejército de profundas convicciones morales descendiente de un orgulloso ejército imperial. Honorable en las formas y reconocedor del valor, teniendo como dos pilares fundamentales la obediencia y el honor. Es por eso que un juramento de lealtad a su persona era el siguiente paso que necesitaba para doblegar en un futuro al ejército.

Este paso lo dio en 1934, cuando aún no estaba frío el cadáver del viejo mariscal Hindemburg. Hitler ya atesora en sus manos el cargo de Canciller y Presidente del Reich, y es por ello que ordenó inmediatamente al Alto Estado Mayor alemán que le jurara fidelidad incondicional.


- El juramento de las fuerzas armadas a Hitler, el Führer -


En presencia de Dios presto este sagrado juramento de obediencia incondicional al Führer del Reich y del pueblo alemán, Adolf Hitler, Comandante Supremo de la Wehrmacht, estando dispuesto como valiente soldado a entregar mi vida por este juramento” 


El 2 de agosto de 1934, apareció ese juramento en un comunicado oficial del Ministro de Defensa del Reich (von Blomberg) que debía realizar todo soldado y oficial de las Fuerzas Armadas alemanas. Un juramento "sagrado", casi divino, pues el soldado alemán conocía el auténtico significado de la palabra lealtad, y romper un juramento, la palabra dada, era atentar contra su propio honor, sentimientos muy arraigados en un ejército de estirpe imperial que aún recordaba su gloria perdida. Una sencilla fórmula como la aquí reflejada que nos dice mucho de la astucia de Hitler a la hora de entender al ejército alemán de la época… y como engañarlo usando sus debilidades en su propio beneficio. Al lector le puede parecer incomprensible que con un juramento los oficiales y el ejército alemán siguieran al tirano hasta la caída del régimen en 1945 a pesar de las enormes atrocidades y errores cometidos por Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. Es por esos pilares monolíticos ya comentados: es la esencia del soldado alemán de aquella época; honor, obediencia y lealtad. Un soldado debía ser leal, y sin honor no era nadie. Así, tal vez se pueda entender como el intento de magnicidio del 20 de julio de 1944 de von Stauffenberg no tuviera apenas apoyos militares y que posteriormente fuera considerado "un traidor" por intentar asesinar a Hitler por sus compañeros de armas. ¡Un traidor aquel que quiso acabar con el yugo del tirano!

En 1937, en el momento en el que el ala del ejército más conservadora, que era totalmente hostil a las SS, fue eliminado de un plumazo, Blomberg, uno de los mariscales del Estado Mayor, se casó con una mujer que de joven ejerció la prostitución. Este hecho fue descubierto por los nazis, y para salvaguardar su honor y el suyo propio se vio obligado a dimitir, por lo que fue exiliado sin remisión a la Isla de Capri. Lo sucedido con el matrimonio de Blomberg le dio la idea a Hermann Göring y a Himmler de organizar un escándalo similar para deshacerse del comandante en jefe del ejército, el general Werner von Fritsch.  Después del escándalo de Blomberg, Fritsch fue acusado falsamente de ser homosexual. Fue animado por otros oficiales a intentar a dar un golpe de estado, pero su honor se lo impidió, dimitiendo de sus funciones el 4 de febrero de 1938. Fue de nuevo reincorporado al servicio en 1939 durante la invasión de Polonia, y mientras estaba inspeccionando a las tropas en primera línea de combate fue gravemente herido, negándose a recibir atención médica y muriendo desangrado, tal vez como una forma de limpiar el honor, que para los oficiales prusianos era tan importante. Hitler aprovechó estas maniobras para transferir las tareas del Ministro de la guerra al recién creado Alto Mando de la Wehrmacth (OKW), y a su nuevo jefe Wilhelm Keitel (un lacayo directo de Hitler). Esto debilitó el poder del Alto Mando del Ejército (el OKH), dejándolo subordinado al OKW. Hitler reemplazó decenas de generales y ministros, consiguiendo así el control absoluto de la Wehrmacth. Muchos oficiales protestaron ante estas intromisiones y movimientos brutales y faltos de moral de Hitler, pero sus protestas se vieron rápidamente silenciadas por la conquista de Austria, y el dictador se cubría de una aureola de invencibilidad que ya nunca le abandonaría. 

Hoy en día nosotros podemos pensar que un juramento se puede romper con la misma facilidad con la que rompemos una hoja de papel, pero en el espíritu militar prusiano presente en todo el ejército alemán de la Segunda Guerra Mundial (y mucho más arraigado en los oficiales) era poco más que perder aquello que lo convertía en un igual entre sus compañeros: el honor. El honor y la reputación lo eran todo, y sin esas dos cosas no eran nada. Traicionar la palabra dada era lo más parecido a suicidarse socialmente en la Alemania nazi, y traicionar el honor era lo más bajo que podía caer un hombre. Salvando las distancias, los oficiales alemanes y japoneses tenían un sentido del deber y del honor muy parecido. Con la pérdida del primero, los soldados u oficiales perdían toda su vida social y la posibilidad de labrarse un futuro en Alemania, mientras que el oficial o soldado japonés solía preferir el suicidio a verse privado de su sagrado honor.

Es por eso que Hitler, movido por aquellos recuerdos de grandeza del ejército prusiano y para honrar a tan honorables oficiales, volviera a instituir la Cruz de Hierro, y a su vez, nacía la mítica Cruz de Caballero para galardonar a los "héroes" de la futura Alemania (consultar el libro Caballeros de la Cruz de Hierro para más información). A medida que fue desarrollándose la guerra hubo militares que destacaron por encima de los demás en multitud de ocasiones y las condecoraciones para honrar a los nuevos héroes fueron sucediéndose una detrás de otra: Cruz de Caballero con Hojas de Roble, Cruz de Caballero con Hojas de Roble y Espadas y finalmente la Cruz de Caballero con Hojas de Roble, Espadas y Diamantes, convirtiéndose así en leyendas vivientes del ejército alemán... 28 fueron los elegidos para la gloria, gloria que podéis descubrir en mi obra Diamantes de la Cruz de Hierro.