domingo, 29 de marzo de 2015

- Rememorando XXXVII: ¿Cuantas cajetillas de tabaco por un oficial británico?

Esta noche, y dado que la sección de anécdotas históricas se ha convertido en muy popular volvemos a ofrecer otra divertida historia relacionada con un héroe de guerra que ya fue partícipe de una entrada en este mismo blog. Esta noche hablaremos de Hans von Luck, uno de los oficiales del Estado Mayor de Rommel en Francia y en Africa, en el famoso Afrika Korps. Esta noche comentaremos una de las anécdotas más divertidas y curiosas de este extraordinario oficial, ganador de la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro.

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @Lorddenne o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Pero antes recordad que podéis ayudar al autor de este blog de forma fácil y sencilla además de acceder a contenido exclusivo y el nuevo blog del autor (este blog solamente subirá viejas entradas y no nuevas como en heroesdeguerra2.blogspot.com)  ¡y todo desde un dólar! Y además tendréis concursos especiales y recompensas que se irán desvelando poco a poco y solamente a los patrocinadores. 

No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra


Hans von Luck, posando orgulloso con la Cruz de Caballero.
Los británicos cuentan muy orgullosos la extrema caballerosidad mostrada por los oficiales alemanes durante la Campaña de África, muy especialmente la de Rommel. Eso no quitaría para que los británicos intentarán asesinarle en una misión que resultó un completo fracaso (esa era caballerosidad británica con la que los ingleses devolvieron el buen gesto de Rommel hacía todos los oficiales capturados, pero eso es otra Historia).
Rommel, el Zorro del Desierto, todo un caballero de honor.

Esta caballerosidad también se extendió a otros oficiales del Afrika Korps, y parece ser que Hans von Luck no era una excepción. Era un auténtico hombre de principios y un competente oficial que se preocuba por sus hombres. A raíz del éxito obtenido en el intercambio de información de prisioneros con las fuerzas británicas en ocasiones anteriores, llegó a un acuerdo con su homólogo inglés para para el fuego cada día a una hora determinada y solían mantener conversaciones del tipo: <Hoy hemos capturado al soldado X y se encuentra bien>. En una ocasión se enteró que los ingleses habían recibido un suministro imortante de cigarrillos que daría para todo un mes de consumo a las fuerzas británicas. ¡Qué lujo! Los alemanes sufrían de falta de suministros de toda clase, y los anhelados cigarrillos era uno de los muchos lujos que echaban en falta los soldados alemanes. Von Luck deseaba subir la moral de la tropa y darles un premio por su valor en combate, así que se puso en contacto con los ingleses y propuso hacer un cambio: un millón de cigarrillos por un oficial inglés de alta graduación.


Como si fuera una puja, los ingleses solamente ofrecieron 600.000 cigarrillos, a lo que von Luck aceptó. Se informó al oficial inglés sobre su suerte, ¡iba a ser liberado! ¿Y qué creéis que dijo el oficial inglés? Protestó porque consideró que era demasiado bajo el precio a pagar y se negó a ser intercambiado. von Luck no salía de su asombro. ¿Qué no quieres ser intercambiado? von Luck tuvo que convencer finalmente al británico para que aceptara el cambio. Pero obviamente, este no es el final de la historia dado que... ¿a qué no sabéis quién era el oficial? Pues nada más y nada menos que el heredero de la compañía tabacalera inglesa Players, que en la actualidad forma parte del grupo Imperial Tobacco Group.




Finalmente tanto alemanes como británicos fumaron tranquilamente aquel día gracias a Hans von Luck y a su buena suerte para convencer a un cabezudo oficial británico.

jueves, 26 de marzo de 2015

- Rememorando XXXVI: El francotirador alemán que nunca existió -




Hoy hablaremos de algunas leyendas y falsos héroes de la Historia. En primer lugar hablaremos del imaginario francotirador inventado por Vasili Záitsev durante la Batalla de Stalingrado.

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:



Pero antes recordad que podéis ayudar al autor de este blog de forma fácil y sencilla además de acceder a contenido exclusivo y el nuevo blog del autor (este blog solamente subirá viejas entradas y no nuevas como en heroesdeguerra2.blogspot.com)  ¡y todo desde un dólar! Y además tendréis concursos especiales y recompensas que se irán desvelando poco a poco y solamente a los patrocinadores. 

No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra

Thorvald, Heinz, también llamado König, Erwin. El mundo del cine ha hecho mucho daño al extenso conocimiento que la gente tiene sobre muchos acontecimientos de la humanidad y la 2ª Guerra Mundial no es ajena a las falsedades y mentiras que el celuloide ha hecho creer a miles de personas a lo largo de toda su vida.

Una de las batallas más épicas del conflicto que nos ocupa fue la Batalla de Stalingrado donde el ejército alemán era por fin derrotado en Rusia, sufriendo así su primera gran derrota en el Frente Oriental. Uno de los aspectos más brutales y heroicos de esta batalla fue sin duda la importancia de los francotiradores soviéticos durante la lucha entre las fuerzas alemanas y soviéticas en los escombros de la ciudad sitiada. En aquella época se hizo muy importante levantar la escasa moral de los soldados del ejército rojo que combatían contra un enemigo que consideraban invencible y esto fue posible gracias a la propaganda.

El servicio de inteligencia del ejército rojo conocía de buena tinta la importancia de la propaganda en el pueblo y en sus soldados, pues no en vano los alemanes se habían convertido en los maestros de la misma tiempo atrás. Imitando el modelo alemán los soviéticos comenzaron a editar folletos y periódicos entre la tropa, comentado las hazañas de los héroes de la madre patria que luchaban contra el peligroso y cruel enemigo nazi que trataba de conquistar Rusia.

La figura militar soviética más importante que ganó fama entre aquellas ruinas ensangrentadas fue el francotirador soviético Vasili Záitsev, el cual se especializó en abatir a oficiales alemanes.
Engrandecer la figura de Záitsev era relativamente fácil. Bastaban con exagerar el número de enemigos eliminados, por lo que las abultadas cifras de muertos causadas por el experto tirador fueron infladas y hoy en día muchos creen a pies juntillas que mató a cientos de personas… algo completamente erróneo. En el bando alemán ocurría exactamente lo mismo. Por poner un ejemplo: Knisper, uno de los mejores ases de tanques de la Historia se le han confirmado entre 160 y 180 victorias sobre blindados enemigos cuando en realidad es bastante dudoso que llegará a cosechar más de 100 victorias. Otro claro ejemplo es el tanquista Otto Carius al que se le atribuyen más de 150 victorias, cuando él mismo confesó en una entrevista personal y a viva voz que no llegó a más de las 120 victorias. El poder de la propaganda. Escribes un hecho en un periódico y todo el mundo da por sentado que es una verdad innegable… ¡¡cuando es totalmente falso!!

La lucha entre dos tiradores era ideal para engrandecer la figura del joven tirador soviético, así que algún comisario político decidió sacarse de la manga la enigmática figura de un Mayor/Coronel (incluso en el rango las fuentes no se ponen de acuerdo) llamado Heinz Thorvald. Por supuesto tenía que pertenecer a las terribles Waffen-SS, ¡por supuesto! Por si fuera poco tendría que tener alguna condecoración alemana digna de importancia… ¿por qué no una Cruz de Caballero y las Hojas de Roble? Mejor engrandecer el linaje del enemigo… ¡¡vamos a convertirle en un miembro de la nobleza!! Así, cuando el joven pastor de los Urales, Záitsev, acabé con él la gente podrá entender como la eterna lucha de clases que el comunismo siempre ha defendido siempre, así como la ruptura con el viejo régimen y los aristocráticos enemigos de la Unión Soviética. 

- El "famoso" francotirador en la película Enemigo a las Puertas -

Partiendo de esa base, sabemos que los nobles alemanes siempre llevan el apellido Von en su nombre, y parece que el comisario político que "inventó" a Heinz Thorvald se le olvidó incluir el "von" en el nombre completo del francotirador alemán. ¡No pasa nada! Inventamos una Escuela de Francotiradores de las Waffen-SS en Prusia, en Berlín o en cualquier parte (las versiones difieren) y nuestro "terrible enemigo" será  profesor de esa escuela de Francotiradores. Por supuesto, tales escuelas de francotiradores nunca existieron.

Otro sencillo dato para corroborar la NO existencia del tirador alemán es que ningún registro de las Waffen-SS, de las SS o del ejército alemán guarda constancia alguna de su nombre, así como de las supuestas condecoraciones que ganó: nada más y nada menos que la Cruz de Caballero y las Hojas de Roble… ¡ahí es nada! Otro interesante dato a tener en cuenta es que Záitsev, para confirmar la muerte del tirador alemán, le quitó la mira telescópica de su arma. Hoy día esa mira telescópica puede verse en el Museo de Guerra de Moscú, y debajo una pequeña inscripción que reza lo siguiente: Major Konig, head of the Berlin Central Snipers School and Olympic shooting champion of 1936 (Mayor König, responsable de la Escuela de Francotiradores de Berlín y campeón de tiro olímpico en 1936).
En 1936, durante los juegos alemanes de Berlín, solamente hubo 3 competiciones olímpicas de tiro: tiro con pistola a 25 metros, a 50 metros y tiro con rifle a 25 metros. Obviamente ninguno de los tres ganadores de las medallas olímpicas era alguien llamado Thorvald. Vaya, se ve que al que escribió el artículo se le olvidó confirmar que en 1936 hubiera un ganador olímpico con el nombre que se acaban de inventar... ¡madre mía que vergüenza!

El dato más importante y que hemos pasado por alto es que, según las fuentes rusas, el francotirador de las SS abatido por Záitsev abatió a más de 400 enemigos. Si fuera así, ¿no habría pasado a los anales de la Historia? Tal y como comenté en mi obra Caballeros de la Cruz de Hierro, el mejor francotirador del ejército alemán de todos los tiempos fue Mätthias Hetzenauer, el cual consiguió más de 350 aciertos. También hay que recordar que el ejército alemán aún conservaba parte del espíritu prusiano y que por lo tanto matar de lejos sería algo muy deshonroso y poco honorable. ¿Un noble de tradición prusiana habría optado por la carrera de francotirador? Es algo bastante dudoso, por no olvidar que en las Waffen-SS apenas existían francotiradores y que la mayor parte de los tiradores alemanes formaban parte de las divisiones de montaña del ejército regular de tierra alemán: el Heer. Aunque sí existieron francotiradores en las Waffen-SS estos fueron una pequeña cantidad si los comparamos con el Heer, que componían el grueso principal de las fuerzas alemanas en la 2ª Guerra Mundial.

¿Y cual es la única prueba que afirma la existencia del francotirador alemán? El testimonio del propio Záitsev. Se hizo tan popular con aquella historia que el propio Záitsev la incluyó en sus memorias:

«Conocía 'la firma' de los francotiradores fascistas por el carácter de sus disparos, su camuflaje y enseguida distinguía a los tiradores más profesionales de los novatos, a los cobardes de los enemigos valientes y resolutivos. Sin embargo el carácter del <superfrancotirador> alemán era un secreto para mí. Las observaciones diarias de nuestros compañeros no daban ningún resultado. Era difícil decir donde se encontraba. Probablemente cambiaba sus posiciones con frecuencia y me buscaba con la misma precaución con la que yo le buscaba a él. Un día el alemán le destrozó el visor óptico del rifle a mi amigo Morózov e hirió a Sheikin. Morózov y Sheikin, los cuales se consideraban francotiradores muy profesionales  pues conseguían triunfos en los enfrentamientos más difíciles. Ya no tenía dudas de que se habían tropezado con el <superfrancotirador> fascista que yo buscaba yo. Al amanecer, Nikolái Kulikov y yo ocupamos las mismas posiciones en las que el día anterior estuvieron nuestros compañeros. Observando el conocido paisaje y no descubrí nada nuevo. Termina el día y de repente, sobre la trinchera fascista apareció inesperadamente un casco. Se movía despacio a lo largo de la trinchera. ¿Disparar? ¡No! ¡Es una trampa! El casco empieza a balancearse de manera artificial… es probable que lo este sujetando el ayudante del francotirador… espera que me descubra al disparar. 
-¿Dónde se oculta?-, le pregunté a Kulikov cuando por la noche abandonábamos nuestro escondite. Por la paciencia que manifestó el enemigo durante el día, adiviné que el francotirador berlinés había estado aquí. Llegó el segundo día. ¿Quién de nosotros tendrá los nervios más fuertes? ¿Quién resultará ser más astuto? Observé con mucha atención durante mucho tiempo las posiciones enemigas pero no encontré su escondrijo. Continúo observando. Entre el tanque y el fortín hay una plancha de hierro con un montículo de ladrillos rotos. Lleva allí ya mucho tiempo. Me imagino en el lugar del adversario y me pregunto: ¿Dónde sería mejor situar el puesto de francotirador? ¿Ocuparía la posición bajo aquella plancha? A lo mejor se oculta allí, bajo la lámina de hierro en zona neutral. Decidí comprobarlo. Puse una manopla en una tablilla y la levanté. El fascista se dejó engañar. Un impacto directo. Seguro que está debajo de la plancha. Es necesario hacerle aparecer y apuntar por lo menos a una parte de su cabeza. Ahora es inútil tratar de conseguirlo. Necesito tiempo. Pero ya conozco el carácter del fascista. No cambiará esa posición tan buena. Nosotros, por nuestra parte, teníamos que cambiar la posición obligatoriamente. Nos quedamos hasta el amanecer. El sol salía muy rápido y con la llegada del día el combate se desarrolló con más fuerza. Ningún ruido podía distraernos de cumplir nuestra tarea. Durante la primera parte del día decidimos hacer una pausa, pues el brillo de la óptica podría delatarnos. Por la tarde, nuestros fusiles estaban a la sombra, mientras que sobre la posición del fascista caían directamente los rayos del sol. En un borde de la plancha algo brilló: ¿Un trozo de cristal o el visor óptico? Con mucho cuidado, tal y como solo lo puede hacer el francotirador más experto, Kulikov empezó a levantar el casco. El fascista disparó. El hitleriano pensó que había asesinado por fin al francotirador soviético al que intentaba cazar desde hacía cuatro días y mostró su cabeza. Contaba con ello. Mi impacto fue preciso. La cabeza del fascista bajó y el visor óptico de su fusil, inmóvil, continuó brillando bajo el sol hasta la noche... Al atardecer, nuestros soldados atacaron a los alemanes y en el fragor del combate sacaron de la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro al comandante fascista muerto. Tomaron sus documentos y los llevaron al jefe de división.»

Un testimonio recogido en su biografía que claramente hace sospechar de manera flagrante que se trató toda de una burda y elaborada mentira. Los años, la publicación de las memorias de Káitsev y la publicación de sendas novelas de ficción en las que se recogió el nombre del francotirador hicieron del mito una realidad innegable. Hoy en día incluso canales de televisión de máxima seriedad emiten documentales en los que supuestos expertos hablan de las luchas entre francotiradores alemanes y soviéticos, hablando de la lucha entre Záitsev y König. 

Poco después, la película de Enemigo a las Puertas acabó con hacer universal una mentira que los historiadores rigurosos sabemos desde hace tiempo: König, Thorvald… nunca existieron. Lo único que no se puede negar es que dicha película es una excelente película de fantasía.

miércoles, 25 de marzo de 2015

- Rememorando XXXV: La primera acción heroica de Kurt Knispel -


De nuevo he vuelto a escribir la biografía más completa escrita hasta el momento en castellano de otro gran tanquista, en este caso del mejor de todos: Kurt Knispel. A este famoso tanquista se le conoce por ser el mayor as de la Historia Militar a bordo de un tanque. Pero, ¿sabías que su primera acción de guerra donde demostró su valía en la destrucción de un tanque no utilizó ningún carro de combate? ¿Cómo lo hizo?

Pero antes recordad que podéis ayudar al autor de este blog de forma fácil y sencilla además de acceder a contenido exclusivo y el nuevo blog del autor (este blog solamente subirá viejas entradas y no nuevas como en heroesdeguerra2.blogspot.com)  ¡y todo desde un dólar! Y además tendréis concursos especiales y recompensas que se irán desvelando poco a poco y solamente a los patrocinadores. 

No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


 No te pierdas este extraordinario documento que ve la luz por primera vez en la Historia en nuestro idioma (fragmento de la biografía de más de 30 páginas dedicadas a Kurt Knispel en mi última obra HÉROES BLINDADOS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL):

Cuando esto ocurrió otros 4 T-34 aparecieron rumbo a las posiciones enemigas. ¿Qué hacer? Una pieza anti-tanque disparó su última bala, noqueando al primero de los tanques. Los otros tres continuaron su avance para destruir a los indefensos tanques alemanes.  

En este momento es cuando el valor de Kurt Knispel y su madera de héroe hicieron acto de presencia por primera vez. Knispel cogió una mina antitanque la cual armó con sus propias manos. Acto seguido, le dijo a su compañero:

Escucha Willi, iré hacía aquel tanque está moviéndose por la derecha. Haz que la infantería enemiga mantenga las cabezas agachadas con nuestra ametralladora.

El cabo Willi Schrörs asintió en silencio entiendo perfectamente lo que su sargento tenía intención de hacer.  Dirigió su arma en dirección al cuarto tanque soviético que se aproximaba en su dirección. Justo detrás podía ver el movimiento de las tropas de pie del Ejército Rojo que protegían su avance detrás de la bestia de acero consiguiendo así cobertura.

El T-34 disparó en su dirección pero el proyectil pasó por encima de sus cabezas. El T-34 había errado el tiro. En los momentos posteriores, Knispel se dirigió rápidamente a la derecha sin perder ni un segundo más, en dirección a un grupo de pequeños arbustos. Corriendo, Knispel iba moviéndose de cobertura a cobertura, tratando de llegar delante del enemigo.

Cuando el T-34 comenzó a moverse de nuevo, este se dirigió directo hacía él.  Knispel deslizó rápidamente la mina en el camino del tanque enemigo y rodó a un lado evitando los disparos enemigos. Entonces se levantó y buscó cobertura en una depresión en el terreno. El T-34 se detuvo y volvió a disparar. Entonces comenzó de nuevo a moverse hacia delante y su oruga izquierda pasó por encima de la mina. La mina estalló con fuerte ensordecedor sonido. La explosión había inutilizado el tanque enemigo. La infantería soviética continuó su avance a pesar del fuego de armas ligeras alemanas. De pronto se oyeron el sonido de otras minas anti-tanque que acababan con los últimos tanques enemigos. Conteniendo el aliento, Knispel se arrastró hasta el agujero de tirado que estaba detrás de la ametralladora alemana.

¡Dios mío Kurt, ha sido increíble, has destruido uno con tus propias manos!


Bueno, la mina antitanque también ha tenido algo que ver- bromeó Knispel.
Modelo de la mina utilizada por Knispel durante la famosa acción.


martes, 24 de marzo de 2015

- Rememorando XXXIV: Cuando un general alemán se rindió a un español -

Hoy recordamos una de las anécdotas históricas que más visitas tuvo durante 2014. Una anécdota en la que tenemos como protagonista a un general alemán ganador de la Cruz de Caballero... y un soldado español.

Pero antes recordad que podéis ayudar al autor de este blog de forma fácil y sencilla además de acceder a contenido exclusivo y el nuevo blog del autor (este blog solamente subirá viejas entradas y no nuevas como en heroesdeguerra2.blogspot.com)  ¡y todo desde un dólar! Y además tendréis concursos especiales y recompensas que se irán desvelando poco a poco y solamente a los patrocinadores. 

No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra


Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:



Volvemos a la colección de anécdotas legendarias, en esta ocasión volvemos a recordar al que pasó a la Historia como el "Salvador de París", el cual ya tuvo una primera anécdota en su primera entrega de dicha colección de Anécdotas Históricas.


- El famoso "Salvador de París" -

     Obviamente nos referimos al general alemán Von Choltitz, el cual era un oficial alemán de alta graduación condecorado nada más y nada menos que por la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro, es decir, un auténtico héroe de guerra alemán, de sangre prusiana corriendo por sus venas y de un antiguo linaje nobiliario que su apellido, Von, ya nos delataba. Como ya sabemos, el general alemán rindió la ciudad para evitar su destrucción, eliminando todas las órdenes para destruir los edificios públicos de la ciudad de las luces.
Él y los 17.000 hombres bajo su mando se rindieron al general francés Leclerc y al líder de la resistencia Henri Rol-Tanguy el 25 de agosto de 1944. 

Y aquí llega el momento de la anécdota de hoy: "Como curiosidad, cabe destacar que von Choltitz fue capturado por los españoles de la 2ª División Blindada francesa. Von Choltitz  fue llevado ante el extremeño Antonio Gutierrez, y él y sus hombres iban vestidos con meros uniformes franceses de soldado. El alemán se negó a rendirse ante alguien sin galones, y Antonio Gutierrez se limitó a decir a responderle modo de presentación: «Soy español», y con eso estaba dicho todo. Von Choltitz era prisionero de los aliados".

- Momento en la que el general firma la rendición de la guarnición de París -

Y este hecho es el único en la Historia Militar, momento en la que todo un general alemán se rendía ante un español, Antonio Gutierrez con la frase:  «Soy español», al más puro estilo de los Tercios de Flandes: <Esto es un tercio español>.

domingo, 22 de marzo de 2015

- Rememorando XXXIII: Una carta de amor desde la Francia Ocupada -

- La carta de amor de la 2ª Guerra Mundial -

Hoy recordamos una entrada que fue popular hace un año en este blog, una carta de amor desde la Francia ocupada por las fuerzas alemanas y que forma parte de la colección privada de militaria de José A. Márquez, el autor de estas lineas.

Pero antes recordad que podéis ayudar al autor de este blog de forma fácil y sencilla además de acceder a contenido exclusivo y el nuevo blog del autor (este blog solamente subirá viejas entradas y no nuevas como en heroesdeguerra2.blogspot.com)  ¡y todo desde un dólar! Y además tendréis concursos especiales y recompensas que se irán desvelando poco a poco y solamente a los patrocinadores. 

No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Como bien ya sabéis me había tomado unas pequeñas vacaciones de mi blog debido a mis estudios en la Universidad de Oxford. He regresado, dado que ahora estoy en el tiempo de descanso entre una asignatura y otra, para retomar el Blog con nuevos cambios y mejoras que voy a ir introduciendo, especialmente en contenido, y sorpresas que os iré desvelando poco a poco. Soy coleccionista de Militaria y ya he dedicado varias entradas en mi blog a mi colección como el post especial REALIZADO EN NAVIDAD CON UNA DE LAS JOYAS DE MI COLECCIÓN.

Pues bien. Hace algunos años adquirí un lote de varias cartas de la 2ª Guerra Mundial, de las cuales ando traduciendo algunas de ellas. Hubo una de ellas que me llamó poderosamente la atención y era, nada más y nada menos que una carta de amor de un soldado alemán llamado Emil a su querida esposa "Ella". El soldado parece que llegaba tarde para coger el tren que le llevaría a una Francia ya ocupada por los alemanes y a su nuevo destino, por lo que cogió, quizás sin autorización la bicicleta de su mujer. El soldado no pudo esperar más a su esposa en el anden, y le entregó la bicicleta a varios operarios ferroviarios, y el motivo de la carta es básicamente el "que ha pasado con la bicicleta".

     Francia 14 de octubre 1940

Mi amor,

Ayer por la tarde llegué a mi nuevo hogar, cansado y cargado de sueño. Me fui a la cama de inmediato y dormí como una rata hasta 6:30,  cuando escuché de nuevo la voz de mi Sargento:  "¡Levántate!". Querida Ella, con gusto habría dado la vuelta y dormido otra vez, pero tuve que levantarme, sin piedad. Es por eso que te estoy escribiendo ahora al mediodía.

- Una vieja bicicleta -

Sobre todo , mi querida Ella, ¿qué pasa con la bicicleta? ¿La tienes? Querida Ella, apenas pude esperar mucho más para que llegara el tren, no podía esperar más, hubiera preferido esperarte hasta que tú, mi amor, hubieras estado allí. Por lo tanto dejé la bicicleta a dos trabajadores del ferrocarril que estaban allí, y les dije que mi esposa la recogería muy pronto. Les dije que cuando mi mujer llegara le dieran la bicicleta. Les dije que vestías de negro, que tenías el pelo del mismo color y que medías  alrededor  de 1,55 m de altura.

Me aseguraron que la bicicleta llegaría a manos seguras. Que pasó mí amor,  ¿qué le pasó a la  bicicleta? Querido Ella, si no conseguiste recuperar la bicicleta, por favor pregunta  en la estafeta de la estación de tren  quien  trabajaba por la noche, entre las tres y media y cuatro estaba trabajando y pide los nombres de los trabajadores ferroviarios. Uno de ellos debe tener la bici. De lo contrario, quéjate y seguro que entregarán la bicicleta inmediatamente. Sin embargo, no creo que la bici esté en malas manos y espero que ya tengas.

- Un soldado alemán desconocido, ¿quizás Emil? -

Querida Ella, te ruego que por favor me confirmes que ya tienes la bicicleta, porque de lo contrario no me quedaré tranquilo. Te debería haber esperado, y así esto no habría sucedido . Sin embargo, es algo que ya no puedo cambiar.

Querida Ella, debido a que preparé todo muy rápido olvidé mi cepillo de zapatos y el betún , mi peine y la linterna. Te ruego que me envíes estas cosas por favor, sabes que las necesito y que son necesarias.

Querida Ella, también recibí una carta en la que me decías que habías vuelto de vacaciones. Dentro había una foto tuya en la que estás con Frank.  Estás maravillosa en la foto.  […]

Querida Ella,  dejo ya de escribir y te envío muchos saludos y muchos, muchos besos y también me gustaría volver a saber de ti lo antes posible.

Tu Emil

P. D.: Espero poder estar de nuevo en casa y recibir tu cálida bienvenida y volver a besarte.

P.  D.: Querida Ella, me olvidé también mi encendedor en casa,  así que por favor  envíamelo junto con las otras cosas .

     Esa era la vida diaria de un soldado alemán. No hay gloría en la guerra, sino congoja por los detalles más simples. El soldado escribe a su esposa, sintiéndose culpable porque no la pudo esperar el tiempo suficiente para devolverle la única bicicleta de la que disponía el matrimonio. Culpable, porque se encuentra a miles de kilómetros de casa y no pudo entregar al amor de su vida su bicicleta. Culpable, por participar en una guerra en la que seguramente él no quería participar, como cientos de miles de alemanes. Quizás la guerra acabó para Emil en el Frente del Este, quizás defiendo Normandía de los alemanes o quizás en tierras italianas, o incluso quizás defendiendo Berlín... no lo sabemos. Lo que sí sabemos es que hubo miles de soldados alemanes que no pudieron regresar con sus familias, y que fueron enterrados por toda Europa en lápidas sin nombre... eso los más afortunados.

- Lápida de soldado desconocido -

     Quizás Ella consiguiera recuperar la bicicleta y escribir a su preocupado esposo que ya respiró aliviado al saber que al fin la bicicleta estaba en manos de su querida esposa. Lo único que espero es que la guerra acabará bien para los dos y los dos se reencontraran y dieran muchos paseos en bicicleta en la Alemania de la post-guerra, pero desafortunadamente nunca lo sabremos. Sirvan estas líneas de recuerdo a todos los soldados que pudieron descansar junto a sus esposas al finalizar ese conflicto tan cruel llamado Segunda Guerra Mundial.


José A. Márquez Periano.

sábado, 21 de marzo de 2015

- Primicia: El 28º Ganador de los Diamantes de la Cruz de Hierro -



Recordamos la primicia más importante que el autor de su blog dio en los cuatro años de vida de este blog, el encontrar al 28º ganador de los Diamantes de la Cruz de Hierro, totalmente desconocido y olvidado por la Historia. Un interesante descubrimiento que volvemos a poner a disposición de los lectores de este blog.

Pero antes recordad que podéis ayudar al autor de este blog de forma fácil y sencilla además de acceder a contenido exclusivo y el nuevo blog del autor (este blog solamente subirá viejas entradas y no nuevas como en heroesdeguerra2.blogspot.com)  ¡y todo desde un dólar! Y además tendréis concursos especiales y recompensas que se irán desvelando poco a poco y solamente a los patrocinadores. 

No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:

- Mi página de Facebook.


Retomando el asunto, tal y como comenté hace dos años descubrí de forma fortuita la referencia a un posible ganador de los Diamantes de la Cruz de Hierro durante la 2ª Guerra Mundial. Pues bien, dado que no he tenido ocasión de mencionarlo en ninguna de mis publicaciones, pero que sí lo recogeré en la versión corregida y extendida que estoy preparando de DIAMANTES DE LA CRUZ DE HIERRO. Hoy ha llegado el momento de tan importante acontecimiento.

Antes de continuar, debo decir que lo que me ha llevado a hacer público este descubrimiento, como digo fortuito, es la muerte de Rochus Misch, dado que era la persona que podría haber corroborado de primera mano la teoría (como digo es solamente una hipótesis pero sustentanda por un testimonio de primera mano). Cuando hice la pregunta por primera por teléfono a Rochus Misch este se mostró esquivó con la respuesta y prometió profundizar en el asunto en la entrevista que iba a realizarle en noviembre de este año (pero desafortunadamente murió el 6 de septiembre de 2013).
   
Pues bien, el ganador del 28º Condecorado con los Diamantes de la Cruz de Caballero durante la 2ª Guerra Mundial fue Eduard Dietl, responsable de la toma de Noruega y uno de los oficiales alemanes que participaron en el Frente Nororiental durante la 2ª Guerar Mundial.

El general Dietl en una foto de archivo

     El Generaloberst (General) ganó la Cruz de Caballero con Hojas de Roble por su actuación en Narvik y en la Invasión de Noruega. Hasta aquí todo correcto. Sabemos que Dietl participaría posteriormente en el Frente Oriental junto con los Finlandeses luchando contra los soldados del Ejército Rojo y que posteriormente moriría en un accidente de avión, siendo el único de los 4 oficiales que iban en dicho avión que fue condecorado a título póstumo con una condecoración. Recordemos que en dicho avión iban 3 generales (Thomas-Emil von WickedeKarl Eglseer y Franz Rossi) y el propio Dietl. ¿Por qué fue condecorado con las Espadas para su Cruz de Caballero y por qué los otros tres generales no recibieron ninguna condecoración también a título póstumo?
   
     Este extraño misterio queda resuelto con el testimonio de una de las secretarias de Hitler que escribió su biografía, Traudl Junge, de la cual ya hablé en este blog y en mi libro EL BÚNKER DEL FÜHRER.



    Esto es lo que escribió Trauld Junge en sus memorias:

<Entre los altos mandos del ejército  estaba el mariscal de campo Dietl, que dirigía las tropas de montaña en Noruega. Venía directamente del frente y recibió en esta ocasión los brillantes de la Cruz de Caballero. Hitler le apreciaba mucho y habló mucho tiempo con él. Por supuesto Dietl quiso aprovechar la ocasión para visitar a su espaosa. Hitler le aconsejó que despegara con el avión a la mañana siguiente, ya que por la tardelas condiciones climatológicas solían ser muy malas en la región de Salzburgo. Pero Dietl no podía esperar. Despegó a primera de la mañana, pese a la nieble. Y a Hitler le despertaron con la noticia de que su condecorado mariscal de campo había fallecido en un accidente aéreo. Hitler se mostró muy afectado. No creo que fingiera. Todos apreciabamos a Dietl, y su repentina muerte nos afectó. Al mismo tiempo, Hitler estaba furioso porque Dietl hubiera sido tan irreglexivo y se hubiera arriesgado a volar con una condiciones meterológicas desfavorables. Repitió una vez más que sus colaboradres insustituibles tenían el deber de evitar el peligro.>

     De este texto se desprende que Trauld Junge fue testigo directo de la entrega de las Espadas y los Diamantes al General Dietl por parte de Hitler. De eso no cabe la menor duda. Es muy posible que el lector de turno o los más escepticos digan que sencillamente Junge confunde las condecoraciones, ni mucho más lejos de la realidad. Hay que recordar que estamos hablando de la secretaria de Hitler, es decir, ella leía diariamente las entregas de las correspondientes medallas de alta graduación (Cruz de Caballero, Hojas de Roble, Espadas y Diamantes) en la Cancillería del Reich, por lo que conocía la diferencia perfectamente entre una y otra condecoración. De hecho, por poner un ejemplo, en sus memorias pone de manifiesto este conocimiento al hacer referencia a otras condecoraciones de otros oficiales alemanes de la época:

<Hermann Fegelein era el arquetipo del jinete gallardo. Tenía un aplomo increíble y la Cruz de Caballero con Hojas de Roble y Espadas. No es de extrañar que las mujeres lo persiguieran...>

     Efectivamente, Hermann Fegelein fue portador de la Cruz de Caballero con Hojas de Roble y Espadas, hecho que recoge unas pocas líneas más tarde en la misma biografía cuando Trauld Junge hace mención a la entrega de los Diamantes de la Cruz de Caballero al General Dietl.

     Por lo tanto, la teoría del autor de este blog es la siguiente:

<El General de Campo Dietl fue recibido por Hitler en su Cancillería para recibir las Espadas y los Diamantes por su labor en el Frente Oriental. Hay que tener en cuenta que la entrega de dos condecoraciones era "rara" en el Tercer Reich, pero esto ya había ocurrido en otras ocasiones. Además Dietl era uno de los favoritos de Hitler, y no es de extrañar que quisiera agasajar a uno de sus mejores generales con la Condecoración más importante del Reich en junio de 1944. Trauld Junge recuerda este hecho en sus memorias por un sencillo detalle, es una condecoración tan importante que solamente recibieron 27 alemanes durante la 2ª Guerra Mundial, por lo que es del todo imposible que Junge cite "erróneamente" la condecoración que Dietl recibe de manos de Hitler. En segundo lugar, al día siguiente Dietl muere en el accidente aéreo y Hitler entra en cólera, castigando a su "general" con la entrega "únicamente" de las Espadas a título póstumo, y no de los diamantes que el día anterior había recibido, por lo que muy seguramente la noticia jamás se hiciera ppública con el poco tiempo que hubo entre la entrega de los Diamantes y la muerte del general. Además, está el hecho de que ninguno de los otros tres generales fuera condecorado. También, en junio de 1944 Alemania ya estaba retrocediendo con mucha fuerza en el Frente Oriental... así que, ¿por qué iba a viajar a Alemania un general en plenos combates sino solamente para recibir una importantísima condecoración de manos de Hitler? Otro asunto que hay que destacar es que Junge hace mención al "Mariscal de Campo Dietl". Todos sabemos que Dietl fue Generaloberst. En este caso puede tratarse de un error de la propia Junge o que, además de recibir los Diamantes Dietl también fuera ascendido esa misma noche a Mariscal de Campo, teoría por la que el autor de este blog se decanta.>.

No hay duda, y el autor de este blog está más que convencido que Dietl fue el 28º Condecorado de la Historia con los Diamantes de la Cruz de Hierro, pero el enfado de Hitler por su muerte hiciera que esta entrega se viera "reducida" a unas Espadas a título póstumo, dado que daría muy mala imagen y prensa que un concecorado con los Diamantes muriera pocas horas después de la entrega de su condecoración por el accidente aéreo mencionado.

Espero que esta perla histórica os haya encantado, pues yo me emocioné al descubrir tan importante testimonio al que ningún otro historiador militar había prestado la atención que realmente se merecia.

José A. Márquez Periano
Descubridor del 28º Condecorado con los Diamantes de la Cruz de Hierro. 


viernes, 20 de marzo de 2015

- Otto Carius I: La modestia de un héroe -


Hace no mucho este blog y este autor se pusieron de luto al recibir la triste noticia de que un buen amigo del que os escribe, Otto Carius, moría tras una larga enfermedad. Atrás quedaron las 8 largas horas en la que hablé con este extraordinario caballero en diferentes entrevistas que le realicé, teniendo el INMENSO HONOR Y PRIVILEGIO DE REALIZARLE SU ÚLTIMA ENTREVISTA EN VIDA. Un honor que me llevaré a la tumba. Pero el caso, hoy hablaremos de la modestia que siempre definió a Otto Carius...

Pero antes recordad que podéis ayudar al autor de este blog de forma fácil y sencilla además de acceder a contenido exclusivo y el nuevo blog del autor (este blog solamente subirá viejas entradas y no nuevas como en heroesdeguerra2.blogspot.com)  ¡y todo desde un dólar! Y además tendréis concursos especiales y recompensas que se irán desvelando poco a poco y solamente a los patrocinadores. 

No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Otto Carius tuvo a bien responder una gran cantidad de preguntas siendo una de sus respuestas, la que le define como una persona humilde, y como uno de los grandes héroes tanquistas de todos los tiempos. Aquí una de sus mejores respuestas (el resto las puedes encontrar en la edición de lujo Héroes Tanquistas de la 2ª Guerra Mundial, ya descatalogado y escrito por José A. Márquez Periano).

- Según algunos historiadores y según la prensa y Propaganda Nazi, usted destruyó en torno a los 150-160 tanques enemigos. ¿Es real esa cifra?

Una pregunta sencilla y directa que también, como no, acabó desviándose y hablando del mejor de los tanquistas (teóricamente de la 2ª Guerra Mundial), Kurt Knispel. Otto Carius fue categórico y sincero. A pesar de sus años, aún se ve la pasión en sus ojos, y la más pura sinceridad que emana de sus labios:

- Esas son cifras exageradas. Como mucho llegué a destruir 100-110 tanques, y mis cifras fueron infladas por el Ministerio de Propaganda Alemán. ¿Las cifras de Knispel? Pura propaganda. Tuve ocasión de conocer a miembros de su tripulación en Rusia y ellos mismos me reconocieron que no destruyeron más de 60 o 70 tanques.

Ante esta respuesta, el asombro. Y una nueva pregunta que trata de colocar a Otto Carius a la altura que se merece en los Anales de la Historia Militar:

- Entonces, ¿Es usted el mejor tanquista alemán de todos los tiempos y el mejor de la 2ª Guerra Mundial?

La emoción embarga el momento. Otto Carius sopesa unos instantes la respuesta. Sus labios se mueven, y el Caballero de la Cruz de Caballero con Hojas de Roble se comporta como lo que es, un honorable soldado:

- Yo no he dicho eso... tampoco puedo afirmarlo.

- Pero las cifras están ahí... es usted muy modesto...-Atina el entrevistador.

Una sonrisa calida y franca recorre el rostro del veterano. Y después de la entrevista... nos firmó varios ejemplares de CABALLEROS DE LA CRUZ DE HIERRO EN GUERRA.


Este ejemplar tiene una divertida anécdota. Fue enviado por error a una libreria y estuvo durante más de 12 días a la venta... ¿te imaginas comprar un ejemplar y encontrártelo firmado por Otto Carius? Afortunadamente se pudo deshacer el terrible error gracias a la rápida acción de la librera. ¡GRACIAS OLGA!

Este es el breve avance de la entrevista de Otto Carius, Ganador de la Cruz de Caballero con Hojas de Roble. Puedes encontrar su biografía en mi publicación en CABALLEROS DE LA CRUZ DE HIERRO EN GUERRA.

También puedes adquirirlo en AMAZON.

En los próximos días subiremos la entrevista COMPLETA y por fin... LA PRIMICIA MUNDIAL: ¿QUIEN FUE EL 28º GANADOR DE LOS DIAMANTES DE LA CRUZ DE HIERRO?