viernes, 3 de junio de 2011

AXMANN, ARTUR



Axmann, Artur, nacio el 18 de febrero de 1913 en la ciudad alemana de Hagen. Tuvo 5 hermanos y él era el benjamín de la familia. Sus padres eran de clase burguesa. En 1916, su familia se mudó a Berlín, donde su padre trabajó en una compañía de seguros. Su padre moriría dos años después y su madre tuvo que arreglárselas para sacar ella sola adelante a la extensa familia. Inició sus estudios en 1919, siendo un excelente alumno, pues en 1922 recibió una beca para estudiar secundaría.
En 1928 oyó un discurso de Goebbels y quedó fascinado por el nacionalsocialismo, y las tremendas oportunidades que brindaban a los jóvenes alemanes. A los 15 años ya era un miembro de las Juventudes Hitlerianas. En 1930 consiguió un importante puesto en las Juventudes Hitlerianas, pero tuvo que abandonarlo debido a su ingreso en la Universidad de Berlín donde se matriculó para estudiar económicas y derecho.
Al año siguiente, cuando su madre y hermano mayor pierden su puesto de trabajo, se vio obligado a trabajar para ayudar a su familia. Cuando comenzó a trabajar se afilió al partido nazi, el NSDAP. Poco tiempo después conseguía un cargo en la organización de las Juventudes Hitlerianas que tan buenos recuerdos le traían.
Tras ostentar varios cargos dentro de la organización y por la impresión favorable que tenían sus superiores de él, le dieron importante cargo como jefe de las Juventudes en Berlín, convirtiéndose en el 2º en importancia dentro de las Juventudes Hitlerianas.

Al inicio de la 2ª Guerra Mundial se presentó voluntario en la Wehrmacth y participó en la invasión de Polonia, pero fue muy rápidamente retirado del frente, seguramente por sus lazos con el partido. En 1940, Artur se convirtió en el líder de la organización que tanto idolatraba. Su primera labor fue militarizar las juventudes, enviando a los jóvenes más adultos al frente y a los líderes y más capaces a las Waffen-SS.
En 1941, decidió volver al Frente del Este, pues consideraba que estando en Berlín sin combatir al enemigo no era un buen alemán. Participó en la guerra una vez más contra los soviéticos, pero debido a terribles heridas causadas en el frente más duro de la guerra perdió su brazo derecho. Ya herido, fue retirado del frente y enviado de nuevo a Berlín ya solamente se dedicaría en cuerpo y alma a las Juventudes.

En Berlín, durante los últimos días del III Reich, Axmann aleccionaba a los Juventudes Hitlerianas que defendían Berlín sobre el heroísmo espartano y hacía lo posible por inspirarles un odio inquebrantable al enemigo y una lealtad firme a Adolf Hitler:

«Sólo hay dos caminos: el de victoria y el de la derrota.»

Los niños lucharon con tenacidad y valor en la Batalla de Berlín. Pero, no hay que olvidar, esa verdad innegable: no eran más que niños. El general Weidling, responsable de la defensa de Berlín se quejó amargamente a Axmann diciendo:

«No se debe sacrificar niños en pos de una causa condenada al fracaso.»

Axmann, sólo estuvo dispuesto a admitir que sus jóvenes no habían recibido la suficiente instrucción. A pesar de que garantizó a Weidling que sus muchachos no utilizarían Panzerfaust, no hizo nada en absoluto para retirarlos del combate, en una muestra escalofriante de la desesperación nazi por seguir combatiendo.
El 20 de abril de 1945, Axmann fue al búnker acompañado de varios miembros de las Juventudes Hitlerianas para que el Führer les condecorara personalmente. Este fue el último "acto oficial" del Reich y donde se grabó a Hitler con vida por última vez. En este mismo acto se ve a Axmann con dos brazos, lo que nos hace suponer que utilizaría una prótesis.
Una vez muerto Hitler, huyó del Führerbunker el día 1 o 2 de mayo acompañando a Bormann y otros altos cargos aún presentes en el búnker. Tratando de huir de los rusos atravesando la avenida Invalidenstrasse, el Tiger sobre el que viajaban explotó por los aires y resultó herido. Muy poco después se encontró los cuerpos sin vida de Stumpfegger y Bormann.
Axmann consiguió evadir a los rusos, pese a estar herido, y gracias a documentación falsa que seguramente tenía preparada en el momento de huir del búnker. Vivió oculto en Mecklemburgo (ciudad alemana de Pomerania bajo control americano) durante un tiempo.

Su tapadera había funcionado, y de hecho fue declarado oficialmente muerto por los rusos y los aliados. Aquí podría haber acabo la biografía de Axmann, perdiéndose entre la multitud como un ciudadano anónimo más, pero se puso en contacto con otros ex líderes de las Juventudes y fue capturado. Tras estar seis meses retenido y sometido a multitud de interrogatorios por parte de los aliados fue liberado en 1946. En 1947 era nuevamente arrestado e interrogado. En 1949 fue juzgado a 3 años y 3 meses de trabajos civiles, cumpliendo la integridad de la condena.
En 1958, fue de nuevo arrestado, juzgado y condenado a pagar 35.000 marcos por haber incitado a la juventud alemana a la guerra. Fue ayudado a escapar de la cárcel por el servicio secreto israelí a cambio de ayudarles a localizar antiguos oficiales de las SS que hubieran participado en los campos de exterminio. En la década de los 70, visitó nuestro país, construyendo un complejo turístico para alemanes en las islas Canarias. Grabó sus memorias y estas fueron publicadas en 1995. Moría al año siguiente, el 26 de octubre en la ciudad de Berlín.

Biografía recogida en el libro EL BUNKER DEL FÜHRER.
Nota: Las biografías aquí recogidas son un resumen de las aparecidas en el libro citado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario