lunes, 10 de junio de 2013

Héroes Olvidados VIII: Un cementerio americano en suelo británico (parte I)

Estimados amigos,

     Acabo de llegar de Holanda, de visitar algunos museos de los cuales realizaré, en su momento diversas entradas, algunas muy interesantes, principalmente dirigidos al único museo interesante en Ámsterdam del periodo que tanto nos gusta: la Segunda Guerra Mundial.

     Es por eso que llevamos 4 días de retraso previsto sobre las entradas a publicar, por lo que en los próximos días trataremos de ponernos al día, es que la verdad, el viaje a Holanda ha sido una sorpresa de última hora.

     Cambiando de tercio, en esta ocasión, la entrada de vuestro blog favorito sobre la Segunda Guerra Mundial y sobre héroes de guerra (bueno, favorito para unos pocos ;). Ya hicimos referencia a este museo en la entrada dedicada a ANNA RODERICK, una heroína olvidada a la que tuve ocasión de presentarle mis más sinceros respetos.




      Hoy hablaré del CAMBRIDGE AMERICAN CEMETERY AND MEMORIAL situado a unos pocos kilómetros de la emblemática ciudad en la que está enclavada una de las universidades con más prestigio del mundo (y donde tengo la suerte de acudir de vez en cuando).

     La verdad es que el lugar es totalmente idílico, rodeado de grandes espacio ajardinados, en medio de la campiña inglesa. Cuando puse pie en la entrada del cementerio mi vista se perdía más allá de las bellas colinas llenas de flores amarillas... una vista muy tranquilizadora para tu último descanso.

     Miles y miles de tumbas y unos pocos curiosos que deambulan de una parte a otra tomándose fotos. ¿Risas? en el cementerio. Estudiantes y universitarios de dudosa moralidad riéndose entre dientes, pasando entre las tumbas y diciendo una serie de comentarios que me niego a repetir. Lo peor de todo es cuando descubro que aquella gente es española... vergüenza, es lo que siento, pero continuo mi periplo por los héroes durmientes, buscando una tumba que no existe. No recuerdo que no existe lápida de VANCE LEON R. JR, por el sencillo motivo de que su cuerpo se perdió en el mar y gastó tiempo recorriendo las lápidas.  Un muro, un Memorial, lleno de nombres de cuerpos jamás encontrados. Un nombre con letras doradas: VANCE LEON R. JR. Ahora está todo claro. Mi memoria me ha jugado una mala pasada (tantas horas escribiendo, estudiando...). Sonrió tristemente mientras observó las flores depositadas a los pies del nombre del veterano.



Silencio, estudiantes españoles diciendo gilipolleces de fondo:

- A ver si tenéis un poco de respeto ******* -improperio que prefiero no repetir.

    Silencio, piden perdón. Agradezco que entraran en razón. Breve apretón de manos y sinceras disculpas tras una breve charla. Los héroes se merecen un respeto, sobre todo en su lugar de descanso.

   Mañana realizaré una entrada con muchas más fotos y más datos de este interesante lugar y haré mención a una conmovedora anécdota que tiene como protagonista al celador norteamericano de dicho cementerio y a Vance Leon R Junior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario