martes, 16 de julio de 2013

Héroes Blindados: Dirk J. Vlug, destructor de tanques japoneses




Vlug, Dirk John. Un nombre, un rostro de un joven estadounidense que sirvió en la 2ª Guerra Mundial. Es muy poco probable que los europeos hayamos oído hablar anteriormente a la aparición de este extraordinario héroe de guerra en las páginas de este libro. Por lo tanto lanzamos la obligada pregunta, ¿quién es Dirk John Vlug? John es un héroe de guerra, un auténtico Héroe Blindado de la 2ª Guerra Mundial y por lo tanto merece un sitio de honor entre estas páginas, siendo uno de los soldados aliados que más tanques destruyó durante la 2ª Guerra Mundial.

Efectivamente, Vlug no es un tanquista, sino un soldado de infantería, pero el arma de infantería está tan relacionada con el tanque que el lector se encontrará a lo largo de estas páginas a a los mejores destructores de tanques de la Historia de cada bando. Vlug es uno de los mejores en el bando aliado y por lo tanto es de justicia que rememoremos la épica y la gloria de sus acciones en el campo de batalla.


[...] Parece que estaba cansado de la vida civil, pues se alistó voluntario en Grand Rapids, en el estado de Michigan en abril de 1941, es decir, meses antes de que Estados Unidos entrara de lleno en la 2ª Guerra Mundial por el ataque japonés a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941. Sabemos que un poco más tarde pasaría sería ascendido a soldado de primera clase. [...]


La acción más importante por la que Vlug pasaría a los Anales de la Historia Militar tendría lugar el 15 de diciembre de 1944 en la isla de Leyte, Filipinas, en un intento por parte de los americanos de expulsar definitivamente a los japoneses de aquel archipiélago.   

15 de diciembre de 1944. Una barricada en una de las carreteras de Leyte. [...]

Todos los pensamientos desaparecieron cuando comenzó a oír gritos en japonés y el ruido inconfundible de varios tanques. Dirk echa un vistazo y ve varios tanques japoneses dirigiéndose hacia su posición:

-          ¡El infierno hermano!

[...] Levanta su trasero del lugar donde estaba sentado y cogió su bazooka y seis proyectiles y salió corriendo para buscar una buena posición de tiro. Va a darles la bienvenida que se merecen. Salta por encima de los sacos de tierra y de la posición defensiva americana mientras sus compañeros le observan cómo se coloca delante de la carretera. ¿Está loco? Cruje el cuello hacia la derecha, y coloca el bazooka sobre su hombro con una sola mano. Cara a cara contra el primer tanque. Le pega una gran calada al cigarrillo y dispara. ¡Booom! El primer tanque japonés es envuelto de una gran bola de fuego.

De pronto se abre la escotilla del tanque destruido y aparecen varios japoneses. Uno de ellos sale gritando en japonés:

-          ¡Te voy a matar hijo de puta!

El japonés comienza a salir con rapidez del tanque en llamas, espada samurái en mano y con una bandana donde se puede ver el sol naciente japonés. Capullo. Vlug no puede evitar el sonreír, mientras con mano libre coge la pistola Colt .45 1911 que tiene en la pistolera del muslo y dispara al japonés entre los ojos. [...] Se oye una poderosa risa de Vlug y este con un rápido movimiento dispara un nuevo cohete al primer tanque poniéndolo totalmente fuera de juego.

[...] . El nuevo disparo impacta en la Santabárbara del tanque japonés que explota en una impresionante bola de fuego al estilo de las mejores películas de Hollywood. Vlug se apoya en el bazooka, ya vació. Vaya mierda. Tengo que encenderme otro cigarrillo y me he dejado la cajetilla en la garita. Aquí por fuego no será…

Vlug ganó la medalla de Honor del Congreso.

1 comentario: