lunes, 1 de julio de 2013

Héroes Olvidados XI: El soldado de infantería y los tanques

Estimados amigos,

     Hoy quiero recordar el papel, una vez más, de los soldados de infantería y su relación con el arma blindada. Es un fragmento de la obra HÉROES BLINDADOS DE LA 2ª GUERRA MUNDIAL.




La Segunda Guerra Mundial. La maldita Segunda Guerra Mundial. La tan interesante Segunda Guerra Mundial. El periodo más devastador de la humanidad nos sigue atrayendo, como una polilla que se dirige hacia la luz más cercana. Pero no nos equivoquemos, la Segunda Guerra Mundial mostró a toda la humanidad lo peor del ser humano.

Cuando el ser humano piensa formas mejores de destruir a sus enemigos en los campos de batalla logra despertar su creatividad durante los largos conflictos, y la última gran guerra mundial es el mejor ejemplo. ¿Cuantos ingenios fueron creados durante la última guerra que destruyó 55 millones de vidas? Desde luego unos cuantos:: el helicóptero, los fusiles de combate, los aviones a reacción, la bomba atómica...

Uno de aquellos inventos fue el tanque. Bien es cierto que surgió en los coletazos finales de la Primera Guerra Mundial, pero su perfeccionamiento como pieza indiscutible ocurriría en la Segunda Guerra Mundial, así como su decadencia. Hoy todo el mundo sabe que un millón de tanques no sirven de nada si no cuentan con el determinado apoyo aéreo, pero esa es otra cuestión.

El haber escrito este libro me ha servido para reflexionar una vez más sobre aquellos que pilotaron, condujeron y murieron dentro de estas bestias de metal. Bestias de metal, máquinas de acero de decenas de toneladas. La personificación de la muerte en el campo de batalla, y en su interior personas, muchachos en la mayoría de los casos. Seres humanos.

Algunos de esos seres humanos sobrevivieron a los horrores de la guerra y he hablado con los que hoy sobreviven y ha compartido sus recuerdos conmigo.

Incluso los que ya duermen el sueño de los justos estuvieron presentes mientras escribía sus biografías. Viejas sombras que me ayudaban a perfilar lo que es el mejor libro publicado jamás por un autor español sobre héroes blindados de la 2ª Guerra Mundial.

Pero ese no es mi reflexión, sino un logro. Mis pensamientos están con los que combatieron al lado de los tanques, al pie de la trinchera, ocultos detrás de los tanques, apoyando el avance de sus blindados, protegiendo sus flancos, o muriendo junto a ellos cuando estos explotaban: el soldado.

Sin el soldado el tanque no hubiera tenido razón de ser, por lo que quiero aprovechar las últimas líneas de esta obra para reivindicar su figura. No fui yo quien llegó a esta conclusión, sino que han sido las memorias de todos estos héroes que ya no están y las entrevistas y charlas con los que sí han hablado conmigo. Pregunté a Otto Carius en la última entrevista que me concedió:

 
«¿Vio alguna acción de guerra que fuera digna de una Cruz de Caballero
y que haya sido totalmente olvidada por la Historia?»


Los ojos de aquel héroe de guerra, azules como el mar, rodeado por la arrugas de la experiencia se clavaron en mí. Su voz, ronca por el paso de los años , responde:

 
«Los Panzergranadier… ellos sí que son los auténticos héroes…
sin ellos mi tanque habría sido destruido en muchas ocasiones…»


Y efectivamente, es el soldado de a pie finalmente el olvidado, del que ya nadie se acuerda. ¿Cuántos cientos de miles de soldados pudieron perecer al lado de los tanques, defendiéndolos o atacándolos? Sin duda, muchos.



 
José A. Márquez Periano.
1 de Julio de 2013
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario