jueves, 17 de octubre de 2013

Anécdotas legendarias I: El nieto de un héroe



Saludos amigos,

     No me gusta mucho hablar de mi trabajo en la empresa de videojuegos dedicada a vehículos blindados de la primera mitad del siglo XX y otros juegos porque normalmente no tiene mucha relación con mi faceta de historiador en este espacio, mi blog.

     Bien es cierto que disfruto de mi trabajo y me ayuda a pagar las facturas (las dos cosas en uno, quizás soy de los pocos que puedo decir que me apasiona mi trabajo y que además cobro por ello), no esperaba que los llamados "Eventos de Comunidad" fuera a encontrarme con alguien a quien tendría el gusto de conocer y saludar. 

     El Evento de Comunidad tuvo lugar en la ciudad de Burgos, y durante una visita a su museo Militar, que desde aquí os invito a que visitéis su excelente fondo, entre tanque y tanque, entre comentario y comentario se me acercó uno de los usuarios españoles y me dijo una frase que pasó a la posteridad:

- ¿Sabes que mi abuelo es Ion S. Dumitru?

Soldados rumanos condecorados con la Cruz de Hierro durante la 2ª Guerra Mundial

      Obviamente, salvo que seaís un jugador de World of Tanks será un nombre que no os dirá absolutamente nada. Aquí una breve reseña sobre este legendario héroe de guerra:

Ion. S. Dumitri fue un as de carros rumano. Luchó en la SGM 25 días, de los cuales 5 en el bando alemán, y después de que Rumanía cambiara de bando, 20 contra los alemanes. El 6 de marzo de 1945, Dumitru contribuyó a la destrucción de 6 contracarros enemigos y la captura de una batería de cañones de 150 mm.

     No podía salir de mi estupor y mi sorpresa se convirtió en dicha cuando accedió a enviarme información sobre su familiar del que apenas pude encontrar nada, gracias a que se molestó en enviarme varios textos traducidos del rumano, por lo que este héroe podrá brillas con luz propia en las páginas de mi siguiente libro, tal y como él se merece dado que en mi obra HÉROES BLINDADOS DE LA 2ª GUERRA MUNDIAL no puede escribir absolutamente nada por falta de datos. 

     Esta anécdota me hace pensar que mucha gente tiene familiares, amigos, o seres cercanos que pudieron ser héroes de guerra. Recordad que aquí hay un historiador dispuesto a escucharlos, a recopilar esa información y a publicarla para poner a vuestros parientes en el lugar que se merecen, independientemente de ideologias o guerras porque cada uno es un hijo de su tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario