sábado, 17 de mayo de 2014

Críticas: Héroes de guerra corrientes, los inmigrantes

-Un militar saludo del autor de este blog -



Saludos amigos,

     Hoy quisiera hablar de héroes de guerra anónimos, héroes de guerra que como yo han tenido que desplazarse de sus países de origen a causa de la crisis mundial que ha arrasado con todo. Inmigrantes, una palabra tan de moda y que parece que es la única forma de ganarse la vida dignamente fuera de las fronteras de ese país tan misero que es hoy España.

     Tal y como hiciera mi padre me he visto forzado a abandonar mi Patria, mi hogar, a mis amigos y a mi familia, hace hoy 2 años, y es por eso el motivo de estas líneas. Hace dos años me marchaba de España con una pequeña trolley con dos camisas y dos pantalones, un libro y 50 euros en el bolsillo. Abocado por la crisis me ví obligado a cerrar mis tres empresas y a malvivir durante tres años en unas condiciones que muy poca gente conoce y de las que por razones de humildad no comentaré. Solamente mis dos-tres personas más allegadas conocen la situación pauperrima a la que me ví abocado con la crisis económica. La verdad es que estaba todo muy negro, apenas tenía ganas de seguir adelante, pero mis amigos de aquel entonces y mi pareja (de aquel entonces) me dieron los ánimos necesarios para seguir adelante.

     Fue la época en la que comencé a escribir Historía, Historia Militar y a hacerme un humilde hueco en la Divulgación Militar como método de sustento. No era mucho, me daba para pagar lo mínimo para poder dormir bajo un techo (sin cama, cocina ni ducha). Dormir 3 años en el suelo, en un saco de dormir, en mi propia oficina (dado que era lo único que me quedaba) me alivió los problemas de espalda que tanto me habían hecho sufrir en el pasado y además, dormir al lado del ordenador era beneficioso, especialmente en invierno porque daba bastante calorcito, ¡era una maravilla! Deje de utilizar la calefacción porque en un mes de uso me llegaron 76 euros, y la verdad es que era algo que no me podía permitir, así que solamente pagaba la luz para poder seguir escribiendo con el ordenador envuelto en una manta.

     Es por eso que en muchos de mis libros se puede leer "escrito en una gélida mañana de..." porque era cierto. Estaba totalmente acomodado dentro de una gruesa manta en la que solamente se asomaban mis manos mientras escribía tiritando, pero aún así pude publicar más de 20 libros, y de hecho, ha sido la etapa literaría más prolífica de mi vida. Era capaz de escribir una media de un libro al mes, o una cada dos meses, dependiendo de la complejidad de la obra y de si era co-autor junto a J. C. S. Clemares, la persona a la que considero mi alma gemela literaría y que conoce de sobra las penurias que este que te está escribiendo ha sufrido años atrás.

     Finalmente mi pareja se fue a estudiar al extranjero y me ví hundido, tanto anímicamente como físicamente. Comencé a ir al gimnasio y mi estado anímico mejoró sustancialmente. Eso, y las duchas que por fin podía darme...

     Al final, mi relación personal con mi pareja me llevó a intentar dar un paso más en la relación y tratar de mejorar mi condición económica, quizás buscando trabajo en el extranjero. Y eso hice... encontré un buen trabajo relacionado con mis conocimientos de Historia Militar y mis publicaciones, me lié la manta a la cabeza y marché a un país extraño para mi sin conocer la lengua del  mismo, tal y como hizo mi padre 40 años atrás yendosé a Alemania. Se vé que eso de ganarse la vida fuera me viene de familia.

     A la semana de llegar a este nuevo país, motivado por mejorar mi condición económica y mi pareja... mi pareja me envió un email y ponía punto y final a dos años de relación. Se ve que no merecía 20 céntimos, que era el coste de una llamada de teléfono.

    Fueron 3 meses muy duros en los que estuve a punto de regresar a España, pero en mi país de origen no me esperaba nada... solamente desesperación. Conseguí seguir adelante y hoy en día soy una persona muy valorada en mi trabajo por el esfuerzo y dedicación que pongo en ello. Aunque es un trabajo relacionado con el ocio es mi sustento y trato de poner toda mi ilusión todos los días en ello... y ese esfuerzo se ve en la calidad de mi trabajo.

- Cambié mis amigos y familia... por una nueva familia -


     Con esto, quiero decir que todos aquellos que se han marchado fuera de su país, para mi son héroe, HÉROES en el amplio sentido de la palabra. Han dejado atrás todo para poder iniciar una nueva vida debido a historias muchísimo peores que la mia, pero es lo que tiene el querer salir adelante y conseguirlo. Es cierto que a veces se paga un alto precio (yo ya no tengo contacto ninguno con mis antiguos amigos salvo con una o dos excepciones ni relación con mis familiares) pero el cambio merece la pena...

     Ármate de valor y carga contra la trinchera enemiga de un país extranjero, pues a veces, es la única oportunidad que tenemos. No te preocupes, tarde o temprano mejorará tu situación, y podrás mirar atrás y sentirte orgulloso de la decisión que te dio miedo tomar... se un HÉROE en esa guerra que todos llamamos VIDA. 

   
- Porque puedes sonreir y encontrar la felicidad en cualquier parte -

     También quisiera, para finalizar, poner un broche de oro y recordad a la gran cantidad de inmigrantes que existen en todos los ejércitos del mundo y que forman parte de las fuerzas armadas de un país que es distinto al que nacieron, pero que sienten como propio, formando parte de las fuerzas de seguridad del Estado que les ha acogido. A todos ellos, gracias.

1 comentario:

  1. Una alegria inmensa encotrarte en este blog,y un amigo para lo que necesites,un saludo de Antisocial69.

    ResponderEliminar