sábado, 31 de mayo de 2014

- Héroes olvidados XX: Murphy, Audie L., el héroe más condecorado de la Segunda Guerra Mundial -



Hoy, dado que estoy preparando un especial relacionado con series bélicas para el Podcast "Guerras y Batallas" en que colaboro con mi buen amigo Karl Egas, me ha venido a la memoría el héroe de guerra más condecorado de la 2ª Guerra Mundial, que además fue todo un actor de cine bien reconocido durante los años 50 y 60 en Estados Unidos. Hoy, obviamente, ya nadie la recuerda más allá de las fronteras del país de las barras y las estrellas y es por eso que hoy le dedico unas líneas...

Recordad que también ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Fans no, pues no me considero que tenga ningún fan, ¡salvo que esté equivocado! Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:

Murphy, Audie L., es el soldado americano más condecorado de toda la Segunda Guerra Mundial y además fue una importante estrella de cine a finales de la guerra por lo que es ampliamente recordado entre las generaciones más mayores de estadounidenses, aunque su recuerdo se va diluyendo poco a poco con el paso de los años.

Audie Murphy nacía un 20 de junio de 1924 en Kingston, en Hunt Country, en el estado de Texas. Era hijo de Emmet Berry Murphy y Josie Bell Killian, ambos de descendencia irlandesa. Era una familia de clase muy humilde dedicada al campo, por lo que el joven Murphy pasó su infancia en diversas granjas entre Farmersville y Greenville, pero siempre en municipios pequeños y cercanos a Celeste, Texas. Era el sexto hermano de 12, por lo que la numerosísima familia trabajaba de sol a sol para dar de comer a todos los miembros de la prolífica familia. Audie estudió en el colegio de Celeste hasta que, con 12 años, comenzó a trabajar para ayudar y seguir adelante cuando su padre abandonaba a la familia en 1936. Trabajó aquel tiempo ayudando a recoger el algodón tan abundante por la zona. Además, se convirtió en un experto tirador al cazar pequeños animales que servían de complemento alimenticio para la familia. Ardillas, conejos y pájaros fueron sus presas predilectas. Por supuesto, no tenía ningún tipo de reparo en matar animales, dado que las presas ayudarían a alimentar a sus hermanos. Durante los años 30, trabajaría en una gasolinera en Greenville, en el estado de Texas. A los 15 años comenzó a trabajar en una tienda que reparaba viejos aparatos de radio. Su madre moría el 23 de mayo de 1941. Ante la imposibilidad de sustentar a tantos hermanos, decidió entregar a los tres más pequeños a un orfanato para que se hiciera cargo de ellos. Tras finalizar la 2ª Guerra Mundial volvería a convertírse en su tutor.

Con el inicio de las hostilidades con Japón el 7 de diciembre de 1941 y con la declaración de guerra de la Alemania de Hitler, Murphy se alistaba voluntario en el ejército, pero era rechazado por ser menor de edad. En junio de 1942, justamente después de cumplir 17 años, su hermana Corine falsificó sus papeles para que pudiera alistarse, y finalmente fue aceptado. Se quiso alistar en los Marines y en los Paracaidistas pero fue rechazado por su baja altura (medía 1,65 centímetros) por lo que pasó a formar parte del ejército de tierra. Comenzó su entrenamiento en Camp Wolters, en Texas. Durante el entrenamiento muchos compañeros sospecharon que no era mayor de edad por su cara aniñada, por lo que los suboficiales quisieron trasladarle a cocina y a otros destinos menos peligrosos, pero Murphy insistió que se había alistado para ser un soldado, no para pelar patatas. Después de 13 semanas de entrenamiento, sería enviado a Fort Meade, Maryland, donde le convertirían en un soldado de infantería. El deseo de entrar en combate de aquel muchacho de 17 años se haría realidad.

Pero a pesar de terminar el entrenamiento aún tenía que luchar contra el sistema y conseguir viajar al frente y luego entrar en acción. Su insistencia hizo que finalmente fuera enviado a Casablanca, como uno de los reemplazos del Tercer Pelotón de la Compañía Baker, perteneciente al primer batallón del 15º Regimiento de Infantería de la 3ª División de Infantería. 

Murphy no encontró el combate ansiado en aquel destino, pero sí participó en un duro e intenso entrenamiento y maniobras como todos los miembros de la 3ª División. Ocho meses más tarde, el 10 de julio de 1943, la división asaltaba Sicilia, luchando en las cercanias de Palermo antes de que los tanques pudieran llegar, y continuaron su lucha enconada contra los alemanes hasta capturar Messina, dando por terminada de esta forma la campaña de Sicilia. 

Su bautismo de fuego tuvo lugar en Italia. Justo después de llegar, Murphy era ascendido a cabo después de matar a dos oficiales italianos que intentaron escapar a caballo. Durante su permanencia en la isla contrajo malaria, una enfermedad que le llevaría a estar postrado en cama en varios hospitales del ejército durante sus años de servicio en Europa.

Finalmente Sicilia fue asegurada por los aliados, y la 3ª División marcharía a la península italiana. Su destino: Salerno, donde llegaron en septiembre de 1943. Durante una ronda nocturna con su pelotón fueron sorprendidos por un escuadrón alemán. Se parapetaron detrás de una gran roca. Los alemanes enviaron un pelotón para eliminarles, pero fueron detenidos por el intenso fuego de los americanos. Consiguieron matar a 3 de ellos y detener a otra docena. Por sus acciones en Salerno (siendo la más destacada la ya mencionada), era ascendido a Sargento.  

Murphy se distinguió en multitud de ocasiones en la campaña italiana, particularmente en la batalla del rio Volturno, en la playa de Anzio, y las montañas italianas.  La 3ª División formó parte del asalto al sur de Francia el 15 de agosto de 1944 como parte de la Operación Dragoon. El mejor amigo de Murphy, Lattie Tipton, fue muerto por la ráfaga de un nido de ametralladora. Al ver como su compañero caía abatido, la cólera invadió a Murphy, el cual cargó contra la posición enemiga matando a toda la dotación de la ametralladora. Entonces, usó la ametralladora germana y varias granadas para destruir otras posiciones enemigas. Por su acto de valentía, Murphy recibiría la Medalla por Servicios Distinguidos (la Medalla americana más importante tras la Medalla del Honor).

La invasión llevó 7 largas semanas en las que la 3º División sufrió más de 4.500 bajas. Pocas semanas después, era condecorado con dos Estrellas de Plata por sus heroicas acciones en combate. Además, fue ascendido a Sargento Primero y se le confió el mando de un pelotón. Fue herido en la cadera por un francotirador enemigo doce días después de su ascenso.

La herida le mantuvo fuera del frente diez semanas. Ya de regreso a su unidad, aún vendado, era nombrado jefe de compañía el 25 de enero de 1945. Poco después volvía a sufrir varias heridas al recibir un impacto de mortero que mató a dos compañeros suyos. 

Al día siguiente tuvo lugar la batalla de Holtzwihr, cuando la unidad comandada por él no tenía más de 20 hombres disponibles de los 128 habituales. Durante un asalto a posiciones alemanas, ordenó a todos sus hombres que fueran a la retaguardia mientras respondía al fuego de los alemanes hasta que se quedó sin municiones. Con un teléfono del pelotón comunicaba al mismo tiempo las localizaciones de concentraciones de unidades germanas para la artillería.  Acto seguido se hizo fuerte en los restos de un tanque alemán destruido que aún estaba humeante y con la ametralladora del calibre 50 del tanque comenzó a disparar a los alemanes, cortando así el avance de la infantería que estaba a menos de 70 metros de su posición eliminando a una gran cantidad de soldados. Fue gravemente herido en una pierna, pero pese a sus heridas continuó su batalla personal contra los germanos durante al menos una hora. Dejó de disparar en el momento en que se quedó totalmente descomunicado con la artillería dado que su comunicación telefónica había quedado interrumpida a causa del fuego enemigo. Con los hombres que aún le quedaban forzó un contraataque que consiguió batir en retirada a los alemanes de Holtzwihr. Se negó a recibir primeros auxilios hasta asegurar por completo la zona, y su valor y determinación infundieron el valor necesario a sus hombres para que sus mermadas tropas consiguieran lo que a todas luces parecía más que imposible. Por estas acciones sería condecorado con la Medalla del Honor. 

Murphy sería retirado poco después del frente para convertirse en oficial de enlace y fue ascendido a teniente el 22 de febrero de 1945. El Teniente Coronel Alexander Patch, jefe del 7º Cuerpo de Ejército estadounidense le condecoraba con la Medalla del Honor y la Legión del Mérito, el 2 de junio de 1945. El 14 de junio Murphy volvía a Estados Unidos.

Por sus acciones durante la guerra Audie Murphy recibió un total de 33 condecoraciones, además de otras 5 francesas y 1 belga. Se dice que recibió al menos una vez todas las condecoraciones americanas posible, y cinco de ellas al menos en dos ocasiones.  

Audie tiene acreditados la destrucción de al menos seis tanques y de matar a más de 250 soldados enemigos y de capturar otra cantidad indeterminada de enemigos. 

Por sus acciones Murphy fue también condecorado con dos menciones Presidenciales, y además se ganó el respeto de toda su nación, apareciendo como portada de la revista Life el 16 de julio de 1945. Participaría de pasada en la guerra de Corea, y después se uniría a la Guardia Nacional en 1966 donde sería ascendido a Mayor. 

Terminada la guerra sufrió graves problemas de insomnio, depresión y pesadillas por sus acciones en combate. Durante un tiempo fue adicto a las pastillas que le recetaron para superar sus problemas sicológicos. Por ello siempre defendió a los veteranos con los mismos problemas, particularmente a los soldados de la guerra de Corea y Vietnam. La llamada "fatiga de batalla" fue tomada mucho más en cuenta gracias a la labor de Murphy y muchos veteranos pudieron disfrutar de tratamiento especializado. 
En cuanto a su vida profesional, después de la guerra, fue bastante prolífica. Fue actor (participó en más de 40 películas), cantante de música country de relativo éxito y su biografía fue un auténtico best-seller de la época.

Poco después de las nueve de la noche del 28 de mayo de 1971, Murphy murió a a causa de un accidente aéreo con su avión privado en la montaña Brush, cerca de Catawba (estado de Virginia). El piloto y cuatro pasajeros murieron. En 1974 se erigió una gran losa de granito donde se estrelló el avión. 

El 7 de junio de 1971 era por fin enterrado con todos los honores militares en el cementerio nacional de Arlington. Acudieron a la ceremonia una gran cantidad de veteranos, aunque el maestro de ceremonias fue un veterano de guerra, un futuro presidente de los Estados Unidos, llamado George H. W. Bush. Hoy día su tumba es la segunda más visitada del cementerio, justo después de la presidente J. F. K..

Murphy recibiría una gran cantidad de honores a lo largo y ancho de los Estados Unidos, y aunque su memoria se vaya perdiendo poco a poco con el paso del tiempo, no hay lugar a dudas que fue un auténtico héroe de guerra, un digno merecedor de la Medalla del Honor.

 Hoy en día sus tres hijos y nietos le rinden el homenaje que se merece junto con los diversos honores que se suceden a lo largo y ancho de una nación más que agradecida por sus gestas durante la 2ª Guerra Mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario