domingo, 11 de mayo de 2014

Mis héroes favoritos VIII: Smith Jr., Maynard Harrison. De rebelde a héroe.

Saludos amigos,

     Vuelvo con otra biografía integra de mi libro CABALLEROS DE LA MEDALLA DEL HONOR, el primer libro que se publicó en español sobre los héroes americanos de la Segunda Guerra Mundial condecorados con la Medalla del Honor. 

Recordad que también ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Fans no, pues no me considero que tenga ningún fan, ¡salvo que esté equivocado! Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:



   
Smith Jr., Maynard Harrison, también conocido como "Snuffy Smith", abría por primera vez sus ojos en la ciudad de Caro, en el estado de Michigan, el 19 de mayo de 1911. Su bisabuelo había sido oficial del ejército de la Unión durante la guerra civil americana, y había muerto siendo prisionero de guerra.
Desde muy pequeño, la espada de aquel antepasado reposaba en lo alto de la chimenea familiar, por lo que es muy probable que oyera una y otra vez la historia de su notable ancestro, el mayor Henry Harrison Smith.
El muchacho había nacido en el seno de una familia con dinero que pudo proporcionarle una vida de lujo y privilegio al alcance de muy pocos. Su padre, Maynard H. Smith Sr.  fue un abogado de éxito que trabajó durante los años 20 del siglo pasado para Henry Ford y General Motors. Por lo tanto, el círculo de amistades ayudó a la familia a capear la dura crisis de la Depresión del 29 sin muchos problemas.

 El padre de Snuffy solía decir que <<un hombre tiene que ser tan rico como para que pueda ir a pescar todo el rato tanto como el pobre que debe hacerlo por obligación>>.

Con una familia acomodada y con una madre siempre ocupada impartiendo clases en el colegio, Maynard tenía muchísimo tiempo para pescar y realizar muchas travesuras. Se metió en multitud de problemas, lo que le convirtió en un dolor de cabeza para sus padres.

Sus progenitores, preocupados por la falta de disciplina de su hijo adolescente, le enviaron a una academia militar para terminar sus estudios. Aunque en la academia no consiguieran inculcarle esa disciplina que tanto le hacía falta, sí comenzó a apreciar una serie de asignaturas más intelectuales, como la lectura y la filosofía.
Después de ingresar en un instituto de finanzas y terminar sus estudios, estuvo trabajando para el Departamento del Tesoro de Michigan. Cuando su padre murió en 1934 le dejó una extensa herencia, por lo que el joven muchacho de 23 años decidió dejar el trabajo y vivir una temporada con su madre apartado de todo y poder leer libros de psicología, química, historia, religión y de cualquier otra materia que le ayudara a pensar.

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, Maynard trató de analizarla desde un punto intelectual, psicoanalizando el punto de vista humano del conflicto. A la edad de 31 años, después de un breve matrimonio en el que nació un hijo, continuó con su estilo de vida bohemio, sin trabajar ni estudiar.
Estuvo durante un tiempo sin pagar la manutención de su hijo a su mujer por lo que fue llevado a juicio. El juez le ofreció dos alternativas: se unía al ejército o iba a la cárcel.

Se alistó en el ejército el 31 de agosto de 1942 en su propia ciudad Caro. Fue esposado y acompañado por el Sheriff hasta que firmó su ingreso en el ejército. El niño bien de 31 años intentó sobrevivir lo mejor que pudo al entrenamiento y régimen militar de su base, Sheppard Field, en Tejas. Odiaba tener que recibir ordenes, sobre todo de muchachos que eran 10 años más jóvenes que él. Así que, tras investigar un poco la estructura del ejército, descubrió una forma rápida para ascender...  se presentó voluntario para convertirse en artillero aéreo. Tras un rápido aprendizaje en la Academia militar de Harlingen, Texas, en noviembre de 1942, ya era Sargento. Realizó nuevos cursos de entrenamiento en Casper, y fue ascendido a Sargento Mayor, y asignado al 423º Escuadrón que formaba parte del 306º Grupo de Bombarderos en Turleigh, Inglaterra.

Sus compañeros pronto descubrieron el carácter terco y detestable de aquel Sargento que odiaba relacionarse con cualquiera, por lo que pronto se ganó el mote de Snuffy Smith ("El enfadado Smith"). Ya en Inglaterra, tenía una cosa bien clara, entraría en un plazo inferior a seis meses en combate.

Fue durante su primera misión, el 1 de mayo de 1943, cuando el Sargento Primero Smith, asignado a la dotación de un B-27, ayudó a salvar la vida de 6 camaradas heridos después de luchar contra cazas alemanes.  El objetivo de su avión era bombardear los embarcaderos de submarinos alemanes en el puerto francés ocupado por los alemanes de Saint-Nazaire, cerca del Golfo de Vizcaya, puerto fuertemente defendido por fuego antiaéreo. De hecho, la ciudad era conocida como "Flak city" (La ciudad del fuego antiaéreo) por los pilotos aliados.

Durante la misión muchos bombarderos se dieron la vuelta, y otros tuvieron problemas mecánicos e hicieron lo mismo. La mitad llegaron a su destino y tras arrojar las bombas emprendieron la huida. Cazas comenzaron a perseguirles, y el grupo de bombarderos aliados se introdujo en los bancos de nubes para despistar a sus perseguidores.

Debido a un terrible error de navegación, al salir del banco de nubes, el navegador llevó al avión de Smith en una dirección que él creía era la costa sudeste de Inglaterra.

De hecho, el avión se aproximó a la ciudad fortificada de Brest, una de las ciudades más defendidas de la Francia ocupada por los alemanes, debido a que su puerto era la principal puerta de los U-Boat alemanes en el Atlántico.  El piloto comenzó a descender hasta los 2.000 pies e inmediatamente comenzó a recibir un terrible fuego antiaéreo y el ataque de multitud de cazas alemanes.

El avión resultó impactado, los tanques de combustible comenzaron a arder y el fuego comenzó a extenderse a una velocidad alarmante sobre el fuselaje. El daño era importante, las comunicaciones se habían perdido y la integridad estructural de la aeronave peligraba. La torreta donde estaba Smith dejó de funcionar, por lo que fue a ayudar a otros miembros de su tripulación. Tres de sus compañeros estaban fuera de combate y otros dos seriamente heridos. Tras ayudar a sus compañeros, Smith comenzó a disparar la ametralladora del calibre 50 y comenzó a devolver el fuego a los cazas germanos. El calor del fuego era tan intenso que comenzó a derretir el fuselaje.  Durante más de 90 minutos Smith estuvo devolviendo el fuego, atacando a los cazas y atendiendo a sus compañeros heridos. Para impedir que el fuego se extendiera en el interior también comenzó a tirar por los grandes agujeros que había en el fuselaje del avión toda la munición explosiva o cualquier posible resto que pudiera poner en peligro sus vidas.

El bombardero pudo llegar a Inglaterra y aterrizar en el aeródromo más cercano. En el momento en el que el avión ponía sus ruedas en tierra se partió en dos. El avión tenía más de 3.500 agujeros de bala.

Tres miembros de la tripulación habían muerto, y los otros 6 heridos pudieron salvar la vida gracias a los esfuerzos de Smith de mantenerles con vida y salvar al avión de las llamas durante esos 90 minutos. El reportero Andy Rooney (reportero del periódico Barras y Estrellas) estaba presente cuando el avión aterrizó y escribió un artículo impresionante que fue portada de su publicación. Rooney dijo poco después: <Estoy orgullo de haber sido parte de aquello>.  Smith fue asignado a tareas policiales y poco después era condecorado con la Medalla del Honor. El Secretario de Guerra Henry L. Stimson le colocó la Medalla del Honor sobre su cuello mientras hacía formación con sus compañeros. En su Mención Presidencial que le otorgaba la Medalla del Honor podía leerse al final de la misma:

«Su acto de valor es una inspiración para las fuerzas Armadas de los Estados Unidos».

Smith volaría en otras 4 misiones de combate y sería retirado del frente por razones médicas. Permaneció en Inglaterra ayudando en tareas administrativas. Regresó a los Estados Unidos en marzo de 1945, siendo licenciado con honores del ejército en Miami Beach, Florida, el 26 de mayo de 1945. Como curiosidad indicar que existió un cómic muy popular en aquella época titulado "Snuffy Smith", un hilarante paleto que protagonizaba un cómic que leyeron los jóvenes americanos durante algunos años, que estaba inspirado en este héroe de guerra. 


El personaje inspirado en este personaje de héroe,
muy popular en Estados Unidos durnate bastantes años.



Desde su licenciamiento nada se sabe de Snuffy Smith hasta el 11 de mayo de 1984, cuando moría a la edad de 72 años. Descansa en el Cementerio de Arlington. Nada sabemos de su vida posterior a la guerra, aunque suponemos que tuvo una vida feliz y descendencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario