viernes, 20 de junio de 2014

Criticas: Héroes de guerra, congresistas y política en el Día D.

Estimados amigos,

     Volvemos de nuevo al 70º Aniversario del Desembarco del Día D en Normandía, ¡porque aún tengo mil y una cosas que compartir con vosotros! Hoy hablaré de un punto bastante negativo, y que la verdad, me resultó bastante desagradable, hasta el punto del enfado extremo.

      Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:





     Regresando al punto que nos ocupa, acudí a la Playa Utah el 7 de Junio, es decir Día D +1, por diversas celebraciones que tendrían lugar en dicha playa y en el museo cercano dedicado al Desembarco en dicho lugar relacionado con la serie Band of Brothers, de la cual hablo extendidamente en mi última participación en el Podcast "Guerras y Batallas", dicho sea de paso:

- CAPÍTULO 6 DE GUERRAS Y BATALLAS DEDICADO A SERIES BÉLICAS (PINCHA AQUÍ)

    Tras la firma de los actores de tan famosa serie (Gorra, dos colecciones de DVD y un poster), comenzamos a pasear por las inmediaciones de la playa y comenzamos a recoger arena, como venía siendo la tradición, además de realizar algunas fotos del lugar.


- El autor de este blog en el primer monumento construido después del desembarco -


     De pronto, y como no podía ser de otra forma, el que escribe, se percató de un tumulto de gente que parecía acompañar a un grupo de veteranos, por lo que raudo y veloz me acerqué al lugar en el que varias personas parecían aglomerarse... y muy pronto entendí el motivo: veteranos de guerra que estuvieron presente en el Día D.

- Curiosos, veteranos, familiares y algún periodista -

     En esta reunión tan improvisada, una persona con una banda de Francia se adelantó y comenzó a dar un discurso al pie de playa a los 3 veteranos allí presentes: un oficial encargdo de una de las lanchas de desembarco, un oficial que se encontraba en uno de los buques escolta y un soldado de infantería (este último condecorado con la Legión de Honor que colgaba orgullamente de su pecho). 

     El discurso fue breve pero intenso. Era un discurso del alcalde de Sainte-Marie-du-Mont para agradecer a los veteranos allí presentes la Liberación de su ciudad y de Francia, liberación que dio comienzo el día 6 de Junio de 1944.

     Por supuesto, nada más terminar el breve discurso, tuve tiempo para charlar con él brevemente (en francés): 

         - ¿Una foto? Por supuesto. ¿De dónde es usted? Español, ¡qué sorpresa! Pocos españoles por aquí. Sí, para honrar a los héroes de guerra. Sin ellos ahora yo no estaría aquí y la Historia de Europa sería bien diferente. Todos fueron héroes.

     
- El autor de este blog con el alcalde de Sainte-Marie-du-Mont-


     Tras esto comenzó un juego: el juego del ratón y el gato en el que tenía que esquivar a los curiosos, en busca de los veteranos y sus familiares para realizarme con ellos algunas fotos, conseguir sus direcciones, nombres y realizar pequeñas entrevista a pie de playa. Y a fe que lo conseguí:

- Uno de los veteranos allí presentes -

     Mientras esto se desarrollaba a mi alrededor, el grupo de unas 20 personas comenzó a moverse a un sector de la playa en los que habían instalado una especie de miradores de hormigón en cuyo interior se podían ver varias manos pintadas con pintura de vivos colores. Mi cámara recogió este extraordinario momento, momento en la que el veterano posa su mano sobre uno de estos bloques, debajo de su propia mano pintada, mientras que su nieta le miraba con orgullo y susurraba:

     - Mis compañeros también tendrían que haber visto este día.

- El veterano, momento en el que posa su mano sobre el hormigón -

- ¡Es tu mano abuelo! - y el veterano sonrió enchido de felicidad a su nieta.


     Y en este momento es cuando comenzó a torcerse. De pronto, a mano derecha aparecen varios jovenes de aspecto impoluto, acompañado de bellas señoritas con sendas carpetas, que comienza a atosigar a los veteranos, pidiéndoles sus datos personales para "cierta campaña electoral". En ese momento, mis ojos se clavan en las identificaciones de los caballeros allí presentes: "Senadores de los Estados Unidos de Norteamérica".

     Y también algún congresista...

- El alcalde trata de charlas amistosamente con los veteranos -


- A la derecha puede verse como los congresistas y sus equipos comienzan a cercar a los veteranos -

     Y las secretarias se ponen frenéticamente a solicitar los nombres, direcciones y residencias de los veteranos para llamarles a actos de sus correspondientes congresistas. Y yo me pregunto, ¿de verdad no tenían otro momento para incordiar a los veteranos? Un pobre veterano, el veterano de la Legión de Honor, cansado de la insistencia de la secretaría sacó con mano temblorosa su pasaporte, mientras que la secretaría, con ojos ávidos le quitaba el pasaporte de las manos y decía:

     - ¡Estupendo! ¡Así será mucho más fácil!

     Y el espectáculo dantesco continuó durante varios minutos más, mientras que los congresistas y el senador sonreían satisfechos. Francamente, este hecho deslució el día, y el enfado y mal sabor de boca se me fue al ver la foto del veterano con su nieta. Finalmente había vencido a la guerra de la mejor forma posible, dado que 70 años después podía compartir sus experiencias con su nieta.

José A. Márquez Periano







     

No hay comentarios:

Publicar un comentario