sábado, 11 de octubre de 2014

- Héroes olvidados XXV: Tamon Yamaguchi, la muerte pacífica de un samurai -

- La fotografía más famosa del Vice Almirante Tamon Yamaguchi -


Estimados amigos,

     Dado el tremendo éxito del último héroe japonés del que hablé en mi blog, vuelvo a referirme a otro de los héroes de guerra nipones de la 2ª Guerra Mundial, desconocidos en su mayor parte por el público occidental. Hoy hablamos de Tamon Yamaguchi, comandante del portaaviones Hiryū.

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


     Regresando al tema que nos ocupa, ¿quién era Tamon Yamaguchi y qué méritos hizo para ser el responsable de uno de los portaaviones más modernos del Japón Imperial de la 2ª Guerra Mundial? Tamón nació en el casco antiguo de Tokio, en el distrito de Ishikawa, el 17 de agosto de 1892. De buena familia, asistió al instituto, graduándose en septiembre de 1909.  Poco después, y dado el importante prestigio de la Marina Imperial tras la victoria nipona en la guerra ruso-japonesa de 1905. Admitido en la Academia Naval 40ª de Etajima se graduó el 21º de su clase de 150 alumnos, aunque en la escuela de Kendo se graduó como el 1º de su promoción. No había duda que Tamon Yamaguchi era ya de joven el épitome del moderno samuari de aquellos años, un oficial de marina competente, tanto en las artes navales como en el arte de la espada samurai. En julio de 1912, ya en la Academia de Oficiales de la Marina Imperial se graduó con honores, al conseguir el 2º puesto de su promoción en una clase de 144 alumnos. Ya en diciembre de 1913 ostentaba el rango de alférez. Formó parte de la tripulación de varios cruceros escolta sus primeros años de servicion el en "Chikuma" y en el "Aki".

     En mayo de 1918 fue transferido a una pequeña flota que realizaba labores de espionable en el teatro europeo durante la Primera Guerra Mundial, formando parte de un transporte en el mar Mediterráneo, como parte de las fuerzas aliadas, donde aprendió importantes técnicas sobre torpedos y submarinos principalmente. Ascendió a capitan en diciembre de 1918, y en la Escuela Naval de su Unidad aprendió todos los entresigos de las minas navales.

     Al finalizar la Gran Guerra fue enviado a Estados Unidos como agregado naval,  y además tuvo tiempo de estudiar en la Universidad de Princeton, lugar donde permanecería dos años perfeccionando sus conocimientos. En 1924, ya de vuelta en Japón, comenzó sus estudios en la Academia del Estado Mayor de la Marina Imperial de Guerra, convirtiéndose el 25 de noviembre de 1926 en el Primer Oficial del Estado Mayor para los dragaminas japoneses. En noviembre de 1927 acudió a nuevos cursos de formación, consiguiendo ser el primero de su promoción. En noviembre de 1929 participó en la Conferencia de Desarme Naval en la Ciudad de Londrés como parte de la delegación japonesa que acudió a tan importante evento diplomático. Ya en noviembre de 1930 se unió al Estado Mayor de la Flota Imperial. En 1932 fue ascendido y se convirtió en el Instructor Naval para Oficiales en la Academia Naval Imperial. Entre 1934 y 1936 ejerció diferentes funciones como agregado naval en diversas embajadas, estudiando diferentes aspectos de tactica y estrategia naval, especialmente enfocado en el poder combativo de la aviación naval que ya se intuia que podía decantar la guerra en el Pacífico. De hecho, sus estudios le habían llevado a la acertada conclusión de que dichas técnicas y el arma aérea sería fundamental como la 2ª Guerra Mundial acabaría demostrando de forma totalmente palpable. 
     
     Tras servir en varios buques de guerra como máximo responsable fue ascendido el 15 de noviembre de 1938 a Vice Almirante, pasando a ser la cabeza del Estado Mayor de la 5ª Flota japonesa después de una vida sirviendo en la Marina, y como vemos, con una hoja de servicios digna de alguien de su posición.

     Participaría en la Guerra Chino-Japonesa, consiguiendo importante experiencia, principalmente en el mando de grandes unidades de Zero, aunque es una parte de su biografía que trataré en profundidad en mi futura obra de héroes de guerra japoneses.

     En 1940 fue nombrado Comandante del Segundo Cuerpo aéreo japonés a bordo del portaaviones Hiryū. (Dragón en japonés). Tamon conocía perfectamente la fuerza aérea japonesa que podría hacer graves daños a cualquier fuerza desprevenida en el Pacífico, después de su experiencia adquirida en la guerra Chino-Japonesa. Cuando oyó el plan del Almirante Yamamoto para atacar Pearl Harbor, él fue uno de los máximos apoyos ante el Estado Mayor Imperial de la idea del famoso almirante, cuyo plan apoyó sin reserva alguna. 
     
     Como no podía ser  de otra forma, las unidades al mando de Yamaguchi participarían en el ataque a Pearl Harbor. Por lo tanto sus hombres comenzaron un ferreo y estricto entrenamiento a bordo de sus aviones y sobre la pista del portaaviones para engrasar su maquinaria de guerra a lo que sería conocido más adelante como el Día de la Infamia para los Estados Unidos, esto es, el ataque a Pearl Harbor. El entrenamiento fue realmente intenso y Yamaguchi era muy exigente con sus hombres, tanto que se sucedieron diversos accidentes mortales entre sus hombres, por lo que comenzó a ser conocido entre la tropa como el "loco Tamon", o simplemente "El Asesino Tamon".  

      Como el lector puede suponer, su portaaviones y sus hombres participaron en el ataque el 7 de diciembre de 1941, además de dar cobertura aérea a la olvidada batalla de la isla de Wake. Participaría en más batallas a lo largo y ancho del Pacífico (operaciones de las que hablaré en mi próximo libro sobre héroes japoneses).

     El 4 de junio participaría en su última batalla, la que sería llamada por los historiadores como la 2ª Batalla de Midway. El día 6, su portaaviones era hundido por fuerzas norteamericanas. Cuentan los supervivientes que Yamaguchi decidió hundirse con su propio buque, katana samurai en mano, mientras miraba con ojos tranquilos una gran luna llena sobre el cielo al grito de: ¡Así muere un samurai!

- Cuadro títulado "Los últimos momentos de Tamon Yamaguchi" -

     Quedémos con esa imagen, con la imagen de un joven y brillante oficial japonés, sobre la cubierta de su portaaviones, buque herido de muerte que ya comienza a hundirse, mientras que Yamaguchi permanece con la mirada imperturbable, con su pulcro uniforme blanco... mirando a la luna.

Bibliografía.

- Yamaguchi en Wikipedia.
- Biografía de Tamon Yamaguchi.
- La Batalla del Pacífico.

1 comentario: