viernes, 24 de octubre de 2014

- Heroes tanquistas II: Orlik, el mejor tanquista polaco de la Historia




Hola amigos,


     Hoy os traigo algunos fragmentos de la biografía del Mejor tanquista polaco de la 2ª Guerra Mundial, cuya biografía ya apareció en mi obra "Héroes blindados de la 2ª Guerra Mundial". Así que sin más dilación hablemos de este héroe tan particular.

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:

Orlik, Roman Edmund. La Segunda Guerra Mundial comenzó con la Invasión de Polonia por parte del ejército alemán el 1 de septiembre de 1939, conquistando el país en solamente en un mes, en una impresionante campaña que sorprendería a toda Europa con la  llamada Guerra Relámpago.
También es un hecho que los polacos cometieron una gran cantidad de errores tácticos que les acabaría costando una desastrosa derrota contra Alemania y la Unión Soviética (dado que hay que recordar que el país fue atacado por las dos potencias). Pero, a pesar de estos errores los polacos opusieron una heróica resistencia digna de respeto y admiración, algunas cargadas de leyenda, como la carga de caballería contra los tanques alemanes, y otras más reales, como las acciones de Roman Edmund Orlik.

El 26 de agosto se alistó en el ejército polaco. Pero no lo haría en 1937, cuando ingresó en la Universidad, sino en 1939, es decir… apenas una semana antes del inicio de la 2ª Guerra Mundial.
Sus conocimientos adquiridos durante sus primeros años de Universidad le proporcionaron el título de sargento y se le nombró comandante de un tanque TKS armado únicamente con una ametralladora de 20 milímetros, ese era todo su armamento. Los tanques TKS eran tanques muy ligeros, de apenas 3 toneladas y con un blindaje ridículo que variaba entre los 3 y 10 milímetros. Con solamente dos tripulantes podía alcanzar velocidades cercanas a los 40 kilómetros, por lo que era utilizado principalmente como vehículos de exploración. 

Por lo tanto tenemos al joven Orlik de 21 años de edad con el grado de sargento, comandante de un tanque de exploración y miembro del pelotón de reconocimiento del 71º Batallón de la Brigada de Caballería de la ciudad de Wielkopolska (71 Dywizjon Pancerny, Pol. Wielkopolska Brygada Kawalerii).
Su entrenamiento fue realmente precario, dado que solamente tuvo unos pocos días para entender el funcionamiento de su vehículo acorazado, algunas breves instrucciones y eso fue todo, dado que la guerra comenzó unos pocos días después. Prácticamente podemos decir que pasó de la vida civil a combatir inmediatamente. ¡Un hecho increíble!


El 14 de septiembre de 1939, su unidad tuvo enfrentamientos contra el 36º Regimiento de la 4ª División Panzer de la Wehrmacht. Durante el intercambio de disparos en esta intensa batalla Orlik conseguiría destruir a tres tanques enemigos, muy seguramente Panzer I o Panzer II. 


El 18 de septiembre Orlik se encontraba explorando la zona cercana del bosque Kampinos al oeste de Varsovia junto con otros dos tanques del tipo TK. Hay que mencionar de nuevo que los tres tanques iban equipados únicamente con ametralladoras de 20 milímetros. De pronto Orlik ordenó detenerse a los tres tanques. ¿Qué era aquel ruido que escuchaba en la lejanía? El sargento lo reconoció rápidamente, era el claro sonido de tanques enemigos. Rápidamente ordenó a los otros dos tanques que buscaran protección mientras que él maniobró su tanque para buscar un lugar en el que poder realizar una emboscada con su pequeño tanque TK. Encontró una posición ventajosa dentro del bosque, por lo que allí se apostó a esperar a los alemanes. De pronto emergieron tres tanques alemanes acompañados de otra cantidad indeterminadas de vehículos del 11º Regimiento Panzer que formaba parte de la 6ª División Panzer. En este punto las fuentes no se pueden de acuerdo con el tipo de tanques que aparecieron a los ojos de Orlik, aunque es cierto que se encontró con un Panzer IV Ausf. B y posiblemente dos Panzer PzKpfw 35 (t), dado que los tanques más ligeros (Panzer I o Panzer II) no eran usados para escoltar convoyes. La presencia del Panzer IV Ausf. B está confirmada, dado que su destrucción está acreditada con fotos dada la importancia del oficial que estaba al cargo del mismo tal y como veremos a continuación. Cuando el convoy enemigo pasaba cerca de él decidió atacar a los tanques alemanes. En una rápida maniobra y aprovechando la sorpresa y los 40 kilómetros de velocidad punta de su tanque atacó a la columna. Fueron varios minutos de sorpresa para los alemanes que no supieron reaccionar a tiempo, así como la descoordinación total de los tres tanques y vehículos blindados que comenzaron a huir ante el ataque enemigo que seguramente consideraron como el ataque de varias unidades enemigas a raíz de su desorganización completa. A pesar de la superioridad alemana, los tres tanques fueron destruidos con certeros disparos en puntos débiles y varias explosiones de munición de tiros afortunados acabaron destruyendo a los tres tanques enemigos y a una cantidad indeterminada de vehículos enemigos. 

A pesar de que los alemanes también dispararon a Orlik, la velocidad del tanque, así como los nervios de acero de Orlik y su conductor, salvaron la situación sin un sufrir un solo rasguño. Hay que decir en este caso que fue el propio Orlik quien es responsable directo de la destrucción de los tanques, dado que también era artillero-cargador, dado que hay que recordar que el tanque solamente tenía dos tripulantes. Otro hecho que los historiadores polacos destacan es que el Comandante del Panzer IV destruido que murió en la acción era un príncipe alemán llamado Wiktor IV Albrecht von Ratibor.

Si te ha interesado este fragmento de su biografía no dudes con hacerte con un ejemplar de Héroes tanquistas de la 2ª Guerra Mundial, muy pronto disponible en Amazon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario