martes, 11 de noviembre de 2014

- Especial Centenario de la Primera Guerra Mundial: El fin de la Gran Guerra-




  Hoy  hablamos del final de la Primera Guerra Mundial el día de su aniversario. Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:



          Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra


Un día como hoy, de casi ya casi cien años terminaba la Gran Guerra, la Guerra que acabaría con todas las guerras, la que acabaría llamándose Primera Guerra Mundial. Hoy es un día de celebración en la Francia en que yo resido, llamándolo el Día del Armisticio.

Pero, ¿realmente podría haber acabado antes o quizás incluso más tarde? No hay duda de que la entrada de los americanos en la Primera Guerra Mundial acabaría decantando la victoria del lado de los aliados: Francia, Reino Unido y sus países aliados. La salida de Rusia en 1917 no hay duda que ayudó a que Alemania y Austria pudieran seguir combatiendo y equilibrar un poco la balanza, pero aún así, las ofensivas de primavera de 1918 fueron un completo fracaso y los alemanes no consiguieron avanzar ni tomar ninguno de los objetivos de aquellas operaciones a gran escala.

Las propuestas de paz del presidente norteamericano Wilson parecían razonables y abonaba el camino para una paz, una paz que parecía posible. Las tropas alemanas estaban cansadas y sus mejores hombres y unidades ya hacía tiempo que habían desaparecido en la vorágine de tan cruel conflicto. La maquinaría bélica alemana estaba exhausta y su economía e industria estaban al borde del colapso. Por lo tanto, el 11 de noviembre de 1919 se ponía punto y final a la Primera Guerra Mundial.

Las promesas pronto se vieron olvidadas y el odio de los franceses hacia los alemanes que se tomaron el Tratado de Versalles como una herramienta para castigar a la vencida Alemania sería el detonante principal de la Segunda Guerra Mundial. Muchos culpan como responsable directo de la 2ª Guerra Mundial a Adolf Hitler, cuando la verdad es muchísimo más compleja. Adolf Hitler, en cierta forma, es un  producto de aquel tratado, un resultado.

El principal legado de la Primera Guerra Mundial fue su continuación el 1 de septiembre de 1939 con la llamada Segunda Guerra Mundial. Unos once millones de victimas, sin contar más del doble de heridos es el balance final del conflicto. Cuando se ponía fin a la guerra aquel 11 de noviembre los soldados alemanes que aún estaban en el frente no podían entender que su gobierno les diera la espalda. El ejército alemán estaba desmoralizado, agotado y sin reservas pero no estaba vencido. Los alemanes abandonaron las trincheras con la sensación de haber recibido "una puñalada por la espalda", expresión que Hitler utilizaría años más tarde en sus encendidos discursos.

Pero la reflexión final y la que muchos se hicieron (expresión que oí en multitud de ocasiones en mi curso de Cambridge) fue: ¿Para qué? Porque tantos muertos, para que tanto esfuerzo, y porque. Preguntas que ningun soldado sabía responder. Muchos ni siquiera recordaban porque se había iniciado la guerra, y esa sensación de pérdida, de haber malgastado la vida de millones de personas en nada, sería la tónica de los siguientes años.



Hoy en día, es una celebración, como he dicho, en varios paises. Muchos lo celebran, otros muchos no trabajan, y otros sencillamente se dan a la molicie y las celebraciones sin recordar que más de diez millones de hombres murieron... para nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario