jueves, 20 de noviembre de 2014

- Héroes civiles: Matveyevna, Uliana Gromona. Estudiante contra los nazis -


Estimados amigos,

     Inauguramos una nueva sección en Héroes de guerra. En este ocasión, esta sección "Héroes Civiles" hablará de civiles que fueron condecorados con medallas por sus acciones. Hoy hablamos de una estudiante que por repartir octavillas pagaría la osadía con su la vida...

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra


Matveyevna, Uliana Gromona, en ruso Ульяны Громовой Матвеевна, nació el 3 de enero de 1924 en el pequeño pueblo de Sorokin (hoy Lugansk, Ucrania) en el seno de una humilde familia de clase trabajadora. Nada sabemos de su infancia, y la primera pista de su biografía la encontramos cuando termina la Educación Secundaria en el pueblo de Krasnodon, al graduarse en la Escuela número 6 de dicha localidad.

Unida a la organización de las Juventudes Comunistas, fue una de las organizadoras de los movimientos juveniles contra los invasores nazis. Desde septiembre de 1942 sería la máxima responsable de dicho grupo que se hizo llamar "La Joven Guardia".

<Me incorporo a las filas de la Joven Guardia en frente de mis amigos, en sus brazos, enfrente a mi madre, a mi paciente tierra y delante de todos ellos juro solemnemente: cumplir con las órdenes de un miembro superior, no revelar jamás todo lo que sea relativo a mi trabajo en la Joven Guardia. Juro vengar los pueblos quemados y devastados sin piedad, así como a la sangre de nuestro pueblo, y a los 30 mártires mineros. Si en la venganza mi vida es requerida, la daré sin dudarlo un instante. Si no cumplo con este juramento sagrado, bajo tortura o por cobardía, que mi nombre y mi familia sean condenados eternamente. ¡Sangre por sangre, muerte por muerte!>

Este fue el juramento de lealtad de este grupo juvenil, juramento que llevarían hasta las últimas consecuencias. El primer proyecto que desarrollaron fue la elaboración de bolsas incendiarias, así como la impresión y distribución de octavillas en contra de los alemanes que fueron difundidas en su ciudad. En el 25º Aniversario de la Revolución Bolchevique en octubre se atrevieron incluso a alzar la bandera soviética en un complejo minero al norte de la ciudad.

Obviamente este hecho no pasó desapercibido por los nazis, por lo que tras pocas pesquisas pudieron capturarla sin ningún problema. La Gestapo la encerró y la comenzó a someter a terribles torturas. Parece que no fue capaz de responder lo que querían los miembros de la policía nazi, por lo que fue asesinada el 16 de enero de 1943.

Sería enterrada en una fosa común años después en la plaza Krasnodon, donde se erigió un monumento en recuerdo de aquellos muchachos que se hicieron llamar "La Joven Guardia". Pronto se supo del sacrificio de la aquella inocente niña, por lo que fue condecorada con el título de Heroína de la Unión Soviética a título póstumo. Se la concedió también a título póstumo la Orden de Lenin.

Sirvan estas palabras en homenaje a todos los estudiantes soviéticos que se alzaron en contra de la ocupación de su país, pagando muchos su rebeldía con la vida.

1 comentario:

  1. Una niña con una fuerza y una voluntad propias de las mujeres de su pueblo...

    ResponderEliminar