lunes, 24 de noviembre de 2014

- Héroes tanquistas IV: Kurt Knispel y la recuperación del Tiger -



Estimados amigos,

     He recibido varias notificaciones privadas solicitando más información y anécdotas relacionadas con el mejor tanquista de todos los tiempos, Kurt Knispel y es por eso que hoy regresa a nuestro blog. En esta ocasión reflejo una anécdota que nos puede dar una idea del caracter de soldado combativo y valiente, además de inteligente, sabiendo perfectamente que la temeridad podría acabar con su vida.

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra

Regresando a nuestra anécdota. En una ocasión al oficial al mando del Tiger I en el que se encontraba Kurt Knispel como artillero, junto con otro Tiger I se les ordenó tratar de recuperar otro Tiger que había quedado en tierra de nadie al haber tenido problemas mecánicos. Los dos Tiger I regresaron al campo de batalla y fueron recibidos por fuego intenso. La tripulación que allí se había quedado tiempo atrás parece que había huido dejando el carísimo Tiger I abandonado. Los dos Tiger trataron de hacer lo imposible por acercarse a él pero resultó imposible por lo que finalmente decidieron destruirlo para evitar que al menos no cayera en manos enemigas.

Al regresar a la base para entregar el informe ante el coronel de su unidad reprimió a las dos tripulaciones la pérdida del Tiger I, dado que eran muy pocos los tanques Tiger I de los que disponía los alemanes, por lo que la pérdida de cada vehículo blindado era un duro golpe. Todos aceptaron la reprimienda, las dos tripulaciones y sus oficiales correspondientes. Pero uno de aquellos hombres dió un paso adelante y reprochó al Coronel sus palabras y esto fue lo que ocurrió:

«Le informo Coronel que aquel tanque fue abandonado por su tripulación y no por nosotros. Hemos tratado de traerlo. Era imposible y si lo hubiéramos intentado solamente habría terminado con la pérdida de nuestros dos Tiger. Decidimos que lo mejor era destruirlo para evitar que cayera en manos enemigas.»

Parece que estas palabras aplacaron el mal humor del comandante que se limitó a despedirles con un:

«Pueden retirarse.»

Cuando lo hicieron, el coronel preguntó a su segundo:

«– ¿Quién era el sargento de pelo negro con la Cruz de Hierro de Primera clase?
– Kurt Knispel del 503º Batallón Pesado Panzer mi Coronel.
– Maldito sea, me ha puesto en evidencia. Con una verborrea como esa seguro que debe ser berlinés.
– No mi coronel, Knispel proviene del este de los Sudestes.
– Olvídelo, no importa. ¡Pero ese mequetrefe me ha puesto en evidencia!»


Ese sargento moreno que se negó a recibir un reproche fue Kurt Knispel, el mejor tanquista de todos los tiempos.

1 comentario:

  1. Segun una entrevista a Otto Carius,el afirmo que al hablar con la tripulacion de Knispel no habian destruidos mas de 95 tanques,que las demas cifras fueron infladas por la propaganda alemana.El entrevistador le pregunto y usted que cifra a lo que contesto 110 o 120 si mal no recuerdo.Entre Carius y Wittman se disputan el mejor As de tanques alemanes.

    ResponderEliminar