sábado, 22 de noviembre de 2014

- Mis héroes favoritos XV: Dorr, Hans, el oficial más duro las Waffen-SS -



Estimados amigos,


     Hoy continuamos con la sección de mis héroes favoritos. En esta ocasión hablamos de uno de los oficiales más duros de las Waffen-SS, temerario y ganador de la Cruz de Caballero con Hojas de Robles y Espadas, que además recibió 16 heridas de combate. 


Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra

Recuerda que puedes apoyar al blog también simplemente clickeando en alguno de los anuncios del mismo. ¡Gracias por tu colaboración por mantener vivo este blog!

Dorr, Hans, es uno de los más galardonados oficiales de las Waffen-SS que sirvió en la 5ª División Panzer SS Wiking y fue comandante del SS Regimiento Germania, siendo herido en 16 ocasiones en actos de probada valentía y eficacia en el mando de tropas. Con todo, Dorr es un gran desconocido para los aficionados (y muchos estudiosos) de la II Guerra Mundial, algo que parece sorprendente teniendo en cuenta la increíble hoja de servicio militar de este soldado.

Nació el 7 de abril de 1912. Su ciudad natal fue Sontheim, un municipio en el distrito de Heidenheim, en el sur de Alemania. Dorr ingresaría pronto en el ejército, en concreto el 1 de mayo de 1933 como Anwärter, que era como se llamaba a los que ingresaban en las SS y debían pasar un periodo de prueba. Dichas pruebas consistían, entre otras cosas, de un examen físico muy exigente y acercarse a las exigencias raciales que el Partido Nazi demandaba. Hijo de granjeros, Dorr era el ideal ario de la época: alto, fuerte, de ojos y pelo claros y buenos antecedentes en cuanto al árbol familiar.

A partir de aquí comenzó a subir en posiciones dentro de las SS, pasando de un destino a otro. En octubre de 1934 se alistó en las SS-VT (SS-Verfügungstruppe o Tropas de Servicios Especiales), divisiones de combate de las SS entrenadas según el reglamento de la Wehrmacht y que serían las precursoras de las Waffen-SS. Más adelante pasaría a la 2ª Compañía del Regimiento Deutschland y después de haber completado el periodo de instrucción en la Escuela de Formación de Oficiales en Bad Tölz224 se graduó en 1938 para convertirse finalmente en comandante de pelotón en la 10ª Compañía del Regimiento Germania. Sus mandos, en esta etapa, destacarían el porte físico de Dorr, su valentía, disciplina y temple en las situaciones más adversas.

Una vez que se inició la 2ª Guerra Mundial, Dorr pasó a ser jefe de pelotón del Regimiento SS Germania y como tal participó en la campaña de Polonia. En un principio, este regimiento era motorizado, muy común, pero a medida que la campaña y la Guerra fueron transcurriendo, se fue convirtiendo en un Regimiento Panzer de élite con los mejores soldados y los mejores recursos. En esta campaña Dorr dio muestras de enorme valentía y supo llevar a los soldados en batalla con eficacia.

Su siguiente destino fue la invasión de Francia. En esta campaña de nuevo el Regimiento dio muestras de su gran valía al efectuar ataques rápidos contra las posiciones de los aliados, que apenas podían contener la velocidad y contundencia del ataque alemán, sobre todo de sus Divisiones Panzer. Fue herido en una de las múltiples escaramuzas. Durante 1940, el Regimiento Germania se convirtió en parte de la famosa 5ª División SS Wiking, llamada así por la mayoría de sus hombres eran de origen escandinavo. Felix Steiner tuvo la suficiente confianza en Dorr como para nombrarle Obersturmführer SS (equivalente a teniente).

Siete días después de iniciarse la campaña contra Rusia, en 1941, la 5ª División SS Wiking fue transferida al nuevo Frente del Este bajo la dirección del Grupo de Ejércitos Sur de Gerd von Rundstedt. A partir de ese momento, Dorr entraría a formar parte de un grupo de soldados que lucharían con extrema fiereza contra un enemigo igual de resolutivo. Se hizo cargo, al principio de la “Operación Barbarroja”, de una unidad de motocicletas de reconocimiento rápido, con la que entraría en contacto con el enemigo en una serie de veloces escaramuzas. 

En el verano de 1942, la compañía de Dorr marchaba a la cabeza de las tropas que avanzaban hacia el Caúcaso con la intención de dominar las regiones petrolíferas de Maykop, Grozny y Baku y los pozos petrolíferos de Azerbaijan. Hitler dio la orden de que se debía conquistar cuanto antes los objetivos. En un principio, las tropas alemanas efectuaron un veloz y arrollador avance destrozando a cuantos defensores rusos encontraron por el camino. Como líder de vanguardia, Dorr fue capaz de crear una cabeza de puente sobre el río Kuban en Grigoripolnskaya, el 3 de agosto. Dado que había avanzado tan rápidamente, la Compañía se encontró con que no recibirían refuerzos hasta pasados unos días y las órdenes eran muy claras: mantener la posición. Dorr distribuyó a los hombres en puntos clave y decidió resistir. Los soviéticos de inmediato comenzaron los asaltos, precedidos por intenso fuego de artillería e incluso de algunos blindados. La lucha fue feroz, llegando en ocasiones a sangrientos cuerpo a cuerpo donde los alemanes demostraron su valentía y ardor combativo. Dorr dio ejemplo combatiendo siempre en primera línea. Llegó a ser herido hasta en dos ocasiones, pero se limitó a vendarse y seguir luchando, matando rusos mientras no dejaba de ir de un lado a otro de las posiciones para dar ánimos a sus soldados. Luchó duro, pero finalmente, tras varios días de tenaz defensa, llegó la infantería alemana para asegurar la cabeza de puente. Dorr y su Compañía habían cumplido con creces su misión. 

El 22 de enero de 1943, Leopoldo Krocza fue muerto en acción y Dorr le reemplazaría como comandante de un batallón del Regimiento Germania. A principios de octubre, la 5ª División Wiking fue enviada al oeste del río Dniéper, un largo río que discurre por Rusia central, Bielorrusia y Ucrania y desemboca en el Mar Negro. Esta misión entraba dentro de los objetivos nazis de contener la ofensiva roja del Dniéper-Cárpato, preludio a la tercera batalla de Kharkov. En estos duros combates, la División Wiking sufrió muchísimas bajas, ya que siempre estuvieron en primera línea luchando con tenacidad, en ocasiones con auténtico fanatismo, infligiendo a los rusos atroces pérdidas en vidas humanas por cada palmo de terreno ensangrentado que conseguían conquistar. No muy lejos de la cabeza de puente que la División Wiking había logrado crear, una División amenazaba con caer y crear un agujero por el que las tropas rusas podían entrar colapsando todas las defensas alemanas. Dorr tomó 34 soldados y marchó con ellos para reforzar la División hasta que esta recibiera refuerzos. El combate fue brutal, teniendo que rechazar los ataques frontales rusos compuestos por cientos y cientos de soldados espoleados por sus oficiales que tenían la orden de tomar la posición. Dorr combatió codo con codo con sus soldados, recibiendo, una vez más, heridas de bala y metralla, pero sin que nada le hiciera retroceder. Destruyó con granadas de mano dos tanques T-34, a los que inmovilizó al hacerles estallar las orugas con claro riesgo de su vida. Finalmente, lograron rechazar a los atacantes y la División recibió los refuerzos. 

Más adelante, entre el 31 de enero y el 5 de febrero de 1944, Dorr y sus hombres se distinguieron en Orlowez, una pequeña ciudad de Rusia en el Óblast de Kirov, junto a la 57ª División de Infantería. Debían mantener la posición, pero el terreno no era el más adecuado para ello y además los rusos contaron con la ventaja de tener la posición más elevada. Una noche estalló una fuerte tormenta y los alemanes aprovecharon la ocasión para atacar las líneas soviéticas amparados en la oscuridad y la lluvia. El combate fue encarnizado y muy sangriento, con ríos de sangre corriendo junto a los de agua. Se combatió más de doce horas, pero al término de la batalla los rusos se vieron forzados a retirarse.

En ese mismo mes, entre los días 15 y 16, el Regimiento Germania, junto al Grupo de Ejércitos Sur y la 5ª División Wiking, fueron cercados y embolsados por el 1º y 2º Regimientos Ucranianos durante el ataque en Cherkassy, al oeste de Ucrania. Unos 60.000 alemanes se vieron rodeados y era cuestión de tiempo que fueran aniquilados. 

Durante el verano y el otoño de 1944 Dorr continuaría liderando el Regimiento Germania enclavado dentro de la 5ª División Wiking, peleando en el este de Varsovia, en Polonia, y otras zonas en duras batallas. A principios de enero de 1945 participó en la “Operación Konrad” , el intento de liberar a Budapest del cerco ruso, en Hungría. La ofensiva llevó a Dorr y su Regimiento a lo largo del río Vali, sin dejar de combatir y el día 21 convocó una reunión en su cuartel general mientras los obuses enemigos estallaban en las cercanías. Durante el consejo de guerra, un proyectil de artillería cayó cerca de la posición, hiriendo de gravedad a varios alemanes, entre ellos Dorr, que fue rápidamente evacuado a un hospital de campaña; era su herida número dieciséis. En un principió no se temió por su vida, pero su estado de salud se fue deteriorando a medida que antiguas heridas y traumas anteriores complicaron su recuperación. A principios de mayo su situación era crítica.

El 17 de mayo de 1945, Hans Dorr murió y con él lo hacían también su genio y tenacidad. 

Fragmento de la biografía de Hans Dorr. Puedes encontrar su biografía completa en la obra CABALLEROS DE LA CRUZ DE HIERRO EN GUERRA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario