sábado, 20 de diciembre de 2014

- Héroes Olvidados XXVII: von Heimburg, Heino. El terror de los submarinos aliados de la Gran Guerra


En la Gran Guerra también hubo submarinos, y también intrépidos capitanes. Algunos de ellos incluso fueron capaces de hundir sumergibles enemigos con el suyo propio y aunque eran casos muy raros, algunos incluso acabaron convirtiéndose en maestros de ese arte. Hoy damos unos retazos a la vida de uno de ellos. Nos referimos a Heino von Heimburg, pero no obstante recordad que podéis elegir el tener dicha biografía completa (seguramente la más completa jamás escrita en castellano) de este héroe de guerra como recompensa siendo Patrocinador de este blog. ¡y todo desde un dólar! No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Von Heimburg, Heino, fue otro héroe de guerra, ganador de la Pour le Mérite que sufrió un trágico destino al final de su vida. 

Con el inicio de la Gran Guerra fue nombrado de Teniente de Navío el 22 de marzo de 1914. Estuvo entrenando a varias dotaciones de submarino en varias bases militares. En 1915 tomo su primer mando de un submarino, el UB-14 con el que navegaría por el Mar Mediterráneo desde el 25 de marzo hasta el 4 de diciembre de 1915.

El 16 de julio, Heimburg navegó cerca de los Dardanelos (Grecia). Para llegar hasta Bodrum, el UB-14 tuvo que ser arrastrado durante bastante distancia por un destructor austriaco debido a la limitación de distancia que sufrían los submarinos de aquella época. Tuvo serios problemas con el motor a la altura de Creta, así como con el compás de navegación. A pesar de estos problemas, pudo arribar sin problemas al puerto astro-húngaro de Bodrum el 24 de julio. A su llegada, recargaron las baterías eléctricas del submarino. Un equipo de mantenimiento viajó desde Estambul para llevar las piezas de repuesto. Debido al complejo transporte y las carencias de vehículos de transporte, las piezas viajaron por tren y camello para llegar a su destino.

El 10 de junio consiguió hundir su segundo buque militar, un pequeño submarino italiano, el Medusa de 220 toneladas, cuando abandonaba el puerto de Porto de Piave Bechia, en el norte del mar adriático.

El 12 de agosto, Heimburg realizó la que sería su acción de guerra más famosa contra los ingleses. Vigilando la ruta conocida entre Alejandría y los Dardanelos, observó pasar a un barco hospital, el Soudan, al cual dejo pasar. Poco después avistó al RMS Royal Edward, un barco de guerra inglés al que lanzó un torpedo, el cual fue suficiente para hundirlo, matando así a 132 miembros de su tripulación. 

Lideró también el submarino UC-22, desde el 1 Julio de 1916 hasta el 13 Julio de 1917. En ese tiempo consiguió hundir 11 barcos y dañar otros 4, aunque sin duda, su mayor logro de esta fase ocurrió el 20 de junio de 1917, cuando consiguió hundir de un certero disparo al submarino francés Ariane.

El 4 de septiembre, el submarino británico E7 quedaba atrapado en una red anti-torpedos cerca de los Dardanelos y todos los intentos por parte de los ingleses para rescatar el submarino fueron en vano. Estos intentos llamaron la atención de Heimburg, él cual estaba relativamente cerca de la posición del enemigo, dado que se encontraba a no mucha distancia, en el puerto griego de Canakkale realizando pequeñas reparaciones en su submarino. Él mismo visitó el lugar con un pequeño grupo de hombres con una pequeña carga explosiva que colocaron en la zona. Con la explosión el E7 fue obligado a emerger a la superficie y su tripulación obligada a rendirse.

Por los éxitos cosechados, y por el hundimiento de 3 submarinos enemigos, le fue entregada la Pour le Mérite el 11 de agosto de 1917, siendo el 7º capitán de submarino en recibir tan importante galardón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario