domingo, 28 de diciembre de 2014

- Héroes tanquistas VIII: El día que pudo morir Michael Wittmann


Michael Wittmann, el tanquista más famoso de la 2ª Guerra Mundial gracias al Ministerio de Propaganda del Tercer Reich que incluso hoy es recordado como el "mejor tanquista de la 2ª Guerra Mundial". Aunque esta última información no es cierta hoy no voy a rebatir sobre quién era mejor tanquista y oficial que dicho tanquista sino lo que pudo ser su primer y último combate en el Frente del Este a bordo de un Tiger I, dato que conocemos gracias a las memorias de su artillero, Woll, al cual ya hemos hecho referencia en este mismo blog (PINCHA AQUÍ PARA MÁS INFORMACIÓN).

Recordad que podéis elegir el tener la biografía completa (seguramente la más completa jamás escrita en castellano) de este héroe de guerra (Wittmann o su artillero) como recompensa siendo Patrocinador de este blog. ¡y todo desde un dólar! No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:

Regresando a las memorias del artillero de Wittmann, Woll recogió en una breve entrevista lo que fue su primera misión de combate, en la que tanto él como su famoso comandante pudieron haber muerto en lo que sería su primera misión en el Frente del Este:


 <Nunca olvidaré mi primer enfrentamiento contra el Ejército Rojo. [...]* Poco después Michael avistó una columna de T-34 a unos 3.000 metros. Rápidamente nos dirigimos a la batalla y comunicamos por radio nuestro avistamiento.[...]*. Apoyado por Jungen Brandt* disparamos dos o tres obuses de alto explosivo en mitad de los cañones y los destruimos. [...]*. Yo pensaba: esto es muy fácil. Entonces un proyectil impactó en el blindaje frontal y oigamos un fuerte “¡clank!”. No llegó a penetrar pero el sonido nos dejó en estado de shock. Recuerdo a Heinz Kling darse la vuelta y pedirle susurrando a Michael que nos fuéramos. El impacto ruso desagarró nuestro zimmerit e hizo una importante abolladura en el centro del blindaje frontal. Nos dimos cuenta de que si hubiéramos estado en otro tanque más débil podríamos haber muerto>.
Nota: [...]* Fragmentos eliminados que sí aparecen en la biografía completa que se puede conseguir patrocinando el blog Héroes de Guerra.  

Un impacto que podía haber cambiado la Historia de Michael Wittmann, pero afortunadamente la fuerte armadura frontal del Tiger I (100 milímetros) protegió a la tripulación alemana que viviría para contarlo y escribir con letras de oro su épica en la Historia Militar, especialmente en la famosa acción de Villers-Bocage, pero eso es otra historia que debe ser contanda en otra ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario