martes, 30 de diciembre de 2014

- Mis héroes favoritos XX: Adamsons, Miervaldis, el terror de Marruecos


Muchos fueron los extranjeros que combatieron en las Waffen-SS, más de un millón de hombres de decenas de nacionalidades. Algunos de ellos fueron auténticos héroes de guerra. Algunos de ellos fueron condecorados con la Cruz de Caballero, como es el caso de uno de mis héroes favoritos, Miervaldis, conocido como el "Terror de Marruecos". Una breves pinceladas sobre el mismo pero no obstante recordad que podéis elegir el tener dicha biografía completa (seguramente la más completa jamás escrita en castellano) de este héroe de guerra como recompensa siendo Patrocinador de este blog. ¡y todo desde un dólar! No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Adamsons, Miervaldis. voluntario extranjero que se alistó en las Waffen-SS y que alcanzó el rango de capitán. Entre otras condecoraciones, fue receptor de la prestigiosa Cruz de Caballero por su extraordinario valor mostrado en repetidas ocasiones en el campo de batalla. Nació el 29 de junio de 1919 en Poltava, en Ucrania central, aunque su familia era de origen letón.

Durante uno de sus múltiples viajes recaló en Francia, donde conoció a la famosa Legión Extranjera. Otro motivo que tampoco podemos saber hizo que se alistara en la Legión justo a tiempo de servir en las operaciones militares en la zona de Marruecos. Gracias a su extraordinario valor, ganó dos Medallas al Valor y recibió el apodo de “El terror de Marruecos” entre sus enemigos. Los oficiales destacaron de Adamsons su capacidad de adaptarse a cualquier circunstancia y su valentía en el combate.

Tras finalizar el periodo de cinco años con la Legión Extranjera volvió a Letonia y se unió al 8º Regimiento de Infantería, donde sirvió como oficial. 

Cuando los alemanes dieron inicio a la “Operación Barbarroja” en junio de 1941 y ocuparon a su vez Letonia en el mismo año, la opinión popular letona se puso de parte de los nazis y muchos de ellos ingresaron voluntarios en las filas de la Waffen-SS para seguir luchando contra los rojos. Adamsons se unió voluntario al 26º Batallón Tukums, estacionado en la ciudad del mismo nombre en Letonia, y tras el pertinente entrenamiento entró en combate contra los rusos. Al igual que cuando estuvo en el ejército letón, se convirtió en oficial y se le destinó, en junio de 1942, a la región de Minsk, la capital de Bielorrusia, para colaborar en la lucha contra los partisanos simpatizantes de los rusos. 

En abril de 1943 encontramos a Adamsons en el 2º Batallón de la Brigada Letona en el frente de Leningrado, participando en la batalla de Wolchow, un río al noroeste de Rusia entre San Petersburgo y Moscú. Ese frente de batalla estaba siendo constantemente atacado por los rusos y en una ocasión incluso llegaron a formar una bolsa con la que atraparon a miles de soldados alemanes. Se enviaron tropas de las Waffen-SS formadas por voluntarios para tratar de frenar las ofensivas soviéticas. Entre esas tropas se encontraban miles de españoles de la División Azul. Los combates fueron muy duros, sangrientos y encarnizados, llegando en ocasiones a enfrentarse los oponentes en violentos ataques cuerpo a cuerpo donde las bayonetas, cuchillos y todo tipo de objeto servían para infligir daños al enemigo. Fueron miles los soldados que perdieron la vida en este frente y decenas de miles los capturados por ambos bandos. El frente ocupaba unos 29 kilómetros a tan solo 10 kilómetros de Leningrado. Los rusos, una vez más, pagaron muy caro cada escaso avance que lograron efectuar. Adamsons, dando pruebas otra vez de su extraordinario valor, luchó en primera línea en las violentas escaramuzas, siendo en una de ellas herido de gravedad en cabeza y ojos; incluso se llegó a temer por su vida. 

Después de recuperarse de sus heridas se le concedió el mando de la 6ª Compañía del 44º Regimiento de Granaderos SS de la 19ª División de Granaderos SS, que había sido formada a partir de la Brigada de los letones.

Por su valentía fue premiado, el 25 de enero de 1945, con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro. Pero para este tenaz soldado la guerra había terminado. Tuvo que ser tratado en diferentes hospitales, ya que sus heridas eran tales que precisaban de medicinas e instalaciones más adecuadas que las de campaña, un caos puesto que los rusos no dejaban de presionar y los alemanes retroceder. Estuvo así toda la primavera de 1945, hasta que el último hospital donde se encontraba fue tomado por los rusos y hecho prisionero. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario