viernes, 16 de enero de 2015

- Rememorando III: Hermann, Balck, uno de los mejores estrategas alemanes


Volvemos a recuperar la memoria de uno de los mejores estrategas de la 2ª Guerra Mundial del Ejército alemán. De él Rommel dijo; «Si Manstein es el estratega más importante de Alemania, Balck tiene todas las cualidades para ser considerado como nuestro mejor comandante de campo. Tiene una excelente comprensión de las tácticas de combate y posee sobradamente las necesarias cualidades de liderazgo». Sin duda, uno de los mejores generales alemanes a la altura de Guderian o Manstein...

Recordad que podéis ayudar al autor de este blog de forma fácil y sencilla  ¡y todo desde un dólar! Y además tendréis concursos especiales y recompensas que se irán desvelando poco a poco y solamente a los patrocinadores. 

No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Balck, Hermann nació el 7 de diciembre de 1893 en Danzig-Langfuhr en Alemania. Balck fue un general de renombre, además de ser muy respetado por sus compañeros de armas. 

Balck fue un firme defensor de su forma de tomar decisiones en combate. Siempre se encontraba al frente de sus tropas, y si sus unidades tenían que realizar grandes esfuerzos o sacrificios en primera línea cuando eran necesarios, a Balck no le temblaba la voz a la hora de dar dichas órdenes. Además solía realizar visitas a los regimientos para mantener la moral bien alta, e incluso en algunas ocasiones hacia varias visitas en un mismo día a uno u otro destacamento si la situación lo requería. En combate se mantenía en contacto por radio con su personal todo el tiempo posible, a través de un enlace de radio con el cuartel general de la división, que se mantenía estática unos kilómetros en la retaguardia, a salvo del fuego enemigo.

Balck ingresó en el ejército imperial alemán en 1913 como candidato a oficial. Sirvió como oficial de reemplazo durante la Gran Guerra, y cuando llegó el fin de la contienda se encontraba al mando de una compañía de ametralladoras. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Balck pasó al OKH y fue trasladado al mando del Schützenregiment I .

Más adelante fue transferido a la División Panzer del Grupo Panzer de Guderian, a finales de octubre de 1939, justo a tiempo para participar en la invasión de Francia. Su unidad participó activamente en el plan alemán «Schlieffen 12», y la lideró de forma brillante logrando crear una cabeza de puente en el río Mosa en Sedan el 13 de Mayo de 1940, siendo de los primeros alemanes en llegar a tal destino, tomar posiciones y facilitar la invasión al resto del ejército alemán. Balck tomó ventaja sobre los aliados tras un fortísimo ataque aéreo sobre la posición del río, haciendo cruzar a sus hombres en barcas a través de un fuerte temporal de lluvia y viento, logrando capturar un tren de aprovisionamiento enemigo y a su vez asegurar la zona para que su unidad pudiera ser abastecida sin dificultades. Por esta notable acción, Balck sería posteriormente condecorado con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro.

Durante el invierno y la primavera de 1940 a 1941, y gracias a sus éxitos, se le concedió el mandó del tercer regimiento Panzer durante la Batalla de Grecia, y más tarde el de la segunda brigada.

Después de aquello marcha al Frente Oriental donde tomó el mando de la 11a División Panzer en Ucrania y Rusia meridional donde es ascendido a Mayor General. En este destino, Balck dio muestras de ser un gran estratega, actuando con inteligencia y elegancia, especialmente durante el contraataque ruso en la ofensiva de diciembre de 1941. E

Después de una breve temporada en Italia, consiguió el mando del 48º Cuerpo Panzer en el este en diciembre de 1943, y, finalmente, el del 4º Ejército Panzer en agosto de 1944. Durante este tiempo, su División Panzer trabajó en la defensa contra el avance soviético en Stalingrado en el intento de aliviar el cerco a la ciudad a finales de 1942, la defensa contra el avance soviético en todo el Dniéper, y el contraataque en Zhitomir. En noviembre de 1943, la misión de Balck, planeada por el Coronel General Erich Rauss, el comandante del Cuarto Ejército Panzer, fue la recuperación de Zhitomir y la estabilización del Frente Oeste de Kiev. Para ello se le dio la mayor concentración de tanques disponibles, incluida la 1ª, 7ª, 19ª y 25ª Divisiones Panzer, la 1ª División Panzer SS LSSAH y un grupo de batalla de la 2ª División Panzer SS Das Reich, además de la 68ª División de Infantería. Siguiendo la tradición alemana, Balck y von Mellenthin, comandante del cuerpo y jefe de personal del Cuerpo Panzer XLVIII respectivamente, se sentaron por separado para preparar el asalto y luego se reunieron para aceptar los mejores planes, independientemente de quien los hubiera trazado.

El Cuerpo Panzer XLVIII avanzó hacia el norte a Zhitomir, rompiendo la defensa de blindados a través de la línea soviética el 15 de noviembre, con la División Panzer LSSAH protegiendo el flanco derecho. Una división rusa blindada, la 3ª, intentó organizar un contraataque al este de Zhitomir y Balck, de inmediato, tomó la decisión de atrapar al ejército enemigo en un círculo. A lo largo de las veinte millas del frente, la LSSAH martilleó con fuego concentrado a los rusos desde el oeste, que sirvió para desviar su atención en esa dirección. El 24 de noviembre el enemigo completamente eliminado.

El 15 de diciembre, el XLVIII Cuerpo Panzer se encontraba posicionado para defenderse de lo que se creía iba a ser una ofensiva rusa y Balck ordenó a sus divisiones efectuar fuego artillero contra tres zonas diferentes con la intención de desanimar al enemigo. Sin embargo, los rusos no se dejaron intimidar, y cuando se encontró un mapa en el cuerpo de un oficial soviético, quedó claro que el XLVIII Cuerpo Panzer estaba haciendo frente a tres ejércitos blindados y, al menos, a cuatro de infantería. Balck abandonó su intento de efectuar un nuevo cerco y se retiró .Por todas estas exitosas acciones, obtuvo las hojas de roble para la Cruz de Caballero el 20 de diciembre de 1942, y las espadas el 4 de marzo de 1943.

Se le encargó la defensa contra una nueva ofensiva soviética durante el invierno-primavera de 1944 en el oeste de Ucrania.

Balck asume el mando de la 4º Cuerpo Panzer en agosto de 1944. Contraataca a las fuerzas soviéticas cerca de Baranov, destrozando magistralmente la ofensiva rusa cerca del Vistula. Esta acción tan increíblemente acertada es la que le valdría los Diamantes para su Cruz de Caballero.
Después de aquello, Hitler le selecciona directamente para dejar el mando del 4º Ejército Panzer en Polonia, y tomar el control del Cuerpo de Ejército G en la región de Alsacia en Francia en septiembre de 1944, donde ostentó el mando sucediendo a Blaskowitz, que se hizo responsable de la pérdida del sur de Francia. Su misión era muy sencilla, frenar a toda costa los avances del 3º y 7º Ejército norteamericano, tratando de frenar todo lo posible a Patton mientras se preparaba la ofensiva de las Ardenas.

A finales de diciembre Balck fue relevado de su mando, siendo otra víctima más de las intrigas política del líder de las SS Heinrich Himmler. Gracias a la mediación de Guderian, Balck es trasladado de nuevo al Frente Oriental y degradado del mando, terminando la guerra como Generaloberst der Panzertruppen 16 al mando de un mero sub-ejército, el recién reconstruido 6º Ejército alemán (que además tenía el control operacional de los dos Cueros de Ejército húngaros) que luchó frente a los rusos en Hungría. Intentó por todos los medios recuperar Budapest, pero finalmente tuvó que retirar sus tropas a Austria. Balck se rindió en Austria al Mayor General Morace McBride, comandante del 20º Cuerpo de Ejército norteamericano un 8 de mayo de 1945.

Finalmente, murió el 29 de noviembre de 1982 uno de los mejores estrategas de toda la Segunda Guerra Mundial, uno de los únicos 27 portadores de una Cruz de Caballero con Hojas de Roble, Espadas y Diamantes.

Biografía recogida en el libro CABALLEROS DE LA CRUZ DE HIERRO y una más extensa en DIAMANTES DE LA CRUZ DE HIERRO.

Nota: Las biografías aquí recogidas son un resumen de las aparecidas en el libro citado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario