jueves, 26 de marzo de 2015

- Rememorando XXXVI: El francotirador alemán que nunca existió -




Hoy hablaremos de algunas leyendas y falsos héroes de la Historia. En primer lugar hablaremos del imaginario francotirador inventado por Vasili Záitsev durante la Batalla de Stalingrado.

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @DelhRoh o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:



Pero antes recordad que podéis ayudar al autor de este blog de forma fácil y sencilla además de acceder a contenido exclusivo y el nuevo blog del autor (este blog solamente subirá viejas entradas y no nuevas como en heroesdeguerra2.blogspot.com)  ¡y todo desde un dólar! Y además tendréis concursos especiales y recompensas que se irán desvelando poco a poco y solamente a los patrocinadores. 

No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra

Thorvald, Heinz, también llamado König, Erwin. El mundo del cine ha hecho mucho daño al extenso conocimiento que la gente tiene sobre muchos acontecimientos de la humanidad y la 2ª Guerra Mundial no es ajena a las falsedades y mentiras que el celuloide ha hecho creer a miles de personas a lo largo de toda su vida.

Una de las batallas más épicas del conflicto que nos ocupa fue la Batalla de Stalingrado donde el ejército alemán era por fin derrotado en Rusia, sufriendo así su primera gran derrota en el Frente Oriental. Uno de los aspectos más brutales y heroicos de esta batalla fue sin duda la importancia de los francotiradores soviéticos durante la lucha entre las fuerzas alemanas y soviéticas en los escombros de la ciudad sitiada. En aquella época se hizo muy importante levantar la escasa moral de los soldados del ejército rojo que combatían contra un enemigo que consideraban invencible y esto fue posible gracias a la propaganda.

El servicio de inteligencia del ejército rojo conocía de buena tinta la importancia de la propaganda en el pueblo y en sus soldados, pues no en vano los alemanes se habían convertido en los maestros de la misma tiempo atrás. Imitando el modelo alemán los soviéticos comenzaron a editar folletos y periódicos entre la tropa, comentado las hazañas de los héroes de la madre patria que luchaban contra el peligroso y cruel enemigo nazi que trataba de conquistar Rusia.

La figura militar soviética más importante que ganó fama entre aquellas ruinas ensangrentadas fue el francotirador soviético Vasili Záitsev, el cual se especializó en abatir a oficiales alemanes.
Engrandecer la figura de Záitsev era relativamente fácil. Bastaban con exagerar el número de enemigos eliminados, por lo que las abultadas cifras de muertos causadas por el experto tirador fueron infladas y hoy en día muchos creen a pies juntillas que mató a cientos de personas… algo completamente erróneo. En el bando alemán ocurría exactamente lo mismo. Por poner un ejemplo: Knisper, uno de los mejores ases de tanques de la Historia se le han confirmado entre 160 y 180 victorias sobre blindados enemigos cuando en realidad es bastante dudoso que llegará a cosechar más de 100 victorias. Otro claro ejemplo es el tanquista Otto Carius al que se le atribuyen más de 150 victorias, cuando él mismo confesó en una entrevista personal y a viva voz que no llegó a más de las 120 victorias. El poder de la propaganda. Escribes un hecho en un periódico y todo el mundo da por sentado que es una verdad innegable… ¡¡cuando es totalmente falso!!

La lucha entre dos tiradores era ideal para engrandecer la figura del joven tirador soviético, así que algún comisario político decidió sacarse de la manga la enigmática figura de un Mayor/Coronel (incluso en el rango las fuentes no se ponen de acuerdo) llamado Heinz Thorvald. Por supuesto tenía que pertenecer a las terribles Waffen-SS, ¡por supuesto! Por si fuera poco tendría que tener alguna condecoración alemana digna de importancia… ¿por qué no una Cruz de Caballero y las Hojas de Roble? Mejor engrandecer el linaje del enemigo… ¡¡vamos a convertirle en un miembro de la nobleza!! Así, cuando el joven pastor de los Urales, Záitsev, acabé con él la gente podrá entender como la eterna lucha de clases que el comunismo siempre ha defendido siempre, así como la ruptura con el viejo régimen y los aristocráticos enemigos de la Unión Soviética. 

- El "famoso" francotirador en la película Enemigo a las Puertas -

Partiendo de esa base, sabemos que los nobles alemanes siempre llevan el apellido Von en su nombre, y parece que el comisario político que "inventó" a Heinz Thorvald se le olvidó incluir el "von" en el nombre completo del francotirador alemán. ¡No pasa nada! Inventamos una Escuela de Francotiradores de las Waffen-SS en Prusia, en Berlín o en cualquier parte (las versiones difieren) y nuestro "terrible enemigo" será  profesor de esa escuela de Francotiradores. Por supuesto, tales escuelas de francotiradores nunca existieron.

Otro sencillo dato para corroborar la NO existencia del tirador alemán es que ningún registro de las Waffen-SS, de las SS o del ejército alemán guarda constancia alguna de su nombre, así como de las supuestas condecoraciones que ganó: nada más y nada menos que la Cruz de Caballero y las Hojas de Roble… ¡ahí es nada! Otro interesante dato a tener en cuenta es que Záitsev, para confirmar la muerte del tirador alemán, le quitó la mira telescópica de su arma. Hoy día esa mira telescópica puede verse en el Museo de Guerra de Moscú, y debajo una pequeña inscripción que reza lo siguiente: Major Konig, head of the Berlin Central Snipers School and Olympic shooting champion of 1936 (Mayor König, responsable de la Escuela de Francotiradores de Berlín y campeón de tiro olímpico en 1936).
En 1936, durante los juegos alemanes de Berlín, solamente hubo 3 competiciones olímpicas de tiro: tiro con pistola a 25 metros, a 50 metros y tiro con rifle a 25 metros. Obviamente ninguno de los tres ganadores de las medallas olímpicas era alguien llamado Thorvald. Vaya, se ve que al que escribió el artículo se le olvidó confirmar que en 1936 hubiera un ganador olímpico con el nombre que se acaban de inventar... ¡madre mía que vergüenza!

El dato más importante y que hemos pasado por alto es que, según las fuentes rusas, el francotirador de las SS abatido por Záitsev abatió a más de 400 enemigos. Si fuera así, ¿no habría pasado a los anales de la Historia? Tal y como comenté en mi obra Caballeros de la Cruz de Hierro, el mejor francotirador del ejército alemán de todos los tiempos fue Mätthias Hetzenauer, el cual consiguió más de 350 aciertos. También hay que recordar que el ejército alemán aún conservaba parte del espíritu prusiano y que por lo tanto matar de lejos sería algo muy deshonroso y poco honorable. ¿Un noble de tradición prusiana habría optado por la carrera de francotirador? Es algo bastante dudoso, por no olvidar que en las Waffen-SS apenas existían francotiradores y que la mayor parte de los tiradores alemanes formaban parte de las divisiones de montaña del ejército regular de tierra alemán: el Heer. Aunque sí existieron francotiradores en las Waffen-SS estos fueron una pequeña cantidad si los comparamos con el Heer, que componían el grueso principal de las fuerzas alemanas en la 2ª Guerra Mundial.

¿Y cual es la única prueba que afirma la existencia del francotirador alemán? El testimonio del propio Záitsev. Se hizo tan popular con aquella historia que el propio Záitsev la incluyó en sus memorias:

«Conocía 'la firma' de los francotiradores fascistas por el carácter de sus disparos, su camuflaje y enseguida distinguía a los tiradores más profesionales de los novatos, a los cobardes de los enemigos valientes y resolutivos. Sin embargo el carácter del <superfrancotirador> alemán era un secreto para mí. Las observaciones diarias de nuestros compañeros no daban ningún resultado. Era difícil decir donde se encontraba. Probablemente cambiaba sus posiciones con frecuencia y me buscaba con la misma precaución con la que yo le buscaba a él. Un día el alemán le destrozó el visor óptico del rifle a mi amigo Morózov e hirió a Sheikin. Morózov y Sheikin, los cuales se consideraban francotiradores muy profesionales  pues conseguían triunfos en los enfrentamientos más difíciles. Ya no tenía dudas de que se habían tropezado con el <superfrancotirador> fascista que yo buscaba yo. Al amanecer, Nikolái Kulikov y yo ocupamos las mismas posiciones en las que el día anterior estuvieron nuestros compañeros. Observando el conocido paisaje y no descubrí nada nuevo. Termina el día y de repente, sobre la trinchera fascista apareció inesperadamente un casco. Se movía despacio a lo largo de la trinchera. ¿Disparar? ¡No! ¡Es una trampa! El casco empieza a balancearse de manera artificial… es probable que lo este sujetando el ayudante del francotirador… espera que me descubra al disparar. 
-¿Dónde se oculta?-, le pregunté a Kulikov cuando por la noche abandonábamos nuestro escondite. Por la paciencia que manifestó el enemigo durante el día, adiviné que el francotirador berlinés había estado aquí. Llegó el segundo día. ¿Quién de nosotros tendrá los nervios más fuertes? ¿Quién resultará ser más astuto? Observé con mucha atención durante mucho tiempo las posiciones enemigas pero no encontré su escondrijo. Continúo observando. Entre el tanque y el fortín hay una plancha de hierro con un montículo de ladrillos rotos. Lleva allí ya mucho tiempo. Me imagino en el lugar del adversario y me pregunto: ¿Dónde sería mejor situar el puesto de francotirador? ¿Ocuparía la posición bajo aquella plancha? A lo mejor se oculta allí, bajo la lámina de hierro en zona neutral. Decidí comprobarlo. Puse una manopla en una tablilla y la levanté. El fascista se dejó engañar. Un impacto directo. Seguro que está debajo de la plancha. Es necesario hacerle aparecer y apuntar por lo menos a una parte de su cabeza. Ahora es inútil tratar de conseguirlo. Necesito tiempo. Pero ya conozco el carácter del fascista. No cambiará esa posición tan buena. Nosotros, por nuestra parte, teníamos que cambiar la posición obligatoriamente. Nos quedamos hasta el amanecer. El sol salía muy rápido y con la llegada del día el combate se desarrolló con más fuerza. Ningún ruido podía distraernos de cumplir nuestra tarea. Durante la primera parte del día decidimos hacer una pausa, pues el brillo de la óptica podría delatarnos. Por la tarde, nuestros fusiles estaban a la sombra, mientras que sobre la posición del fascista caían directamente los rayos del sol. En un borde de la plancha algo brilló: ¿Un trozo de cristal o el visor óptico? Con mucho cuidado, tal y como solo lo puede hacer el francotirador más experto, Kulikov empezó a levantar el casco. El fascista disparó. El hitleriano pensó que había asesinado por fin al francotirador soviético al que intentaba cazar desde hacía cuatro días y mostró su cabeza. Contaba con ello. Mi impacto fue preciso. La cabeza del fascista bajó y el visor óptico de su fusil, inmóvil, continuó brillando bajo el sol hasta la noche... Al atardecer, nuestros soldados atacaron a los alemanes y en el fragor del combate sacaron de la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro al comandante fascista muerto. Tomaron sus documentos y los llevaron al jefe de división.»

Un testimonio recogido en su biografía que claramente hace sospechar de manera flagrante que se trató toda de una burda y elaborada mentira. Los años, la publicación de las memorias de Káitsev y la publicación de sendas novelas de ficción en las que se recogió el nombre del francotirador hicieron del mito una realidad innegable. Hoy en día incluso canales de televisión de máxima seriedad emiten documentales en los que supuestos expertos hablan de las luchas entre francotiradores alemanes y soviéticos, hablando de la lucha entre Záitsev y König. 

Poco después, la película de Enemigo a las Puertas acabó con hacer universal una mentira que los historiadores rigurosos sabemos desde hace tiempo: König, Thorvald… nunca existieron. Lo único que no se puede negar es que dicha película es una excelente película de fantasía.

5 comentarios:

  1. Más de lo mismo:
    http://www.abc.es/historia-militar/20150323/abci-vasili-itsev-stalingrado-201503221922.html?utm_source=abc.es&utm_medium=modulo-sugerido&utm_content=noticia-AB&utm_campaign=outbrain=obnetwork

    ResponderEliminar
  2. Si has leido a Sven Hassel sabras que Porta llevaba un fusil de francotirador aun siendo conductor de carro,por lo tanto rtambien podria haber sido el el famoso francotirador.

    ResponderEliminar
  3. Todos los que hemos visto la pelicula Enemy at the gates comprendemos que eso es sólo una película y por ninguna parte de la pelicula dice que es un hecho basado en la vida real o que es alguna biografía del famoso sniper ruso. Entonces, para qué crear un blog o una completa pagina para implorar al mundo que no crea que una obra del cine no es real? Tambien lo harás con la película Stalingrado? o La cruz de hierro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve caballero que no se ha leído con detalle la entrada:

      ¿Y cual es la única prueba que afirma la existencia del francotirador alemán? El testimonio del propio Záitsev. Se hizo tan popular con aquella historia que el propio Záitsev la incluyó en sus memorias:

      «Conocía 'la firma' de los francotiradores fascistas por el carácter de sus disparos, su camuflaje y enseguida distinguía a los tiradores más profesionales de los novatos, a los cobardes de los enemigos valientes y resolutivos. Sin embargo el carácter del alemán era un secreto para mí. Las observaciones diarias de nuestros compañeros no daban ningún resultado. Era difícil decir donde se encontraba. Probablemente cambiaba sus posiciones con frecuencia y me buscaba con la misma precaución con la que yo le buscaba a él. Un día el alemán le destrozó el visor óptico del rifle a mi amigo Morózov e hirió a Sheikin. Morózov y Sheikin, los cuales se consideraban francotiradores muy profesionales pues conseguían triunfos en los enfrentamientos más difíciles. Ya no tenía dudas de que se habían tropezado con el fascista que yo buscaba yo. Al amanecer, Nikolái Kulikov y yo ocupamos las mismas posiciones en las que el día anterior estuvieron nuestros compañeros. Observando el conocido paisaje y no descubrí nada nuevo. Termina el día y de repente, sobre la trinchera fascista apareció inesperadamente un casco. Se movía despacio a lo largo de la trinchera. ¿Disparar? ¡No! ¡Es una trampa! El casco empieza a balancearse de manera artificial… es probable que lo este sujetando el ayudante del francotirador… espera que me descubra al disparar.
      -¿Dónde se oculta?-, le pregunté a Kulikov cuando por la noche abandonábamos nuestro escondite. Por la paciencia que manifestó el enemigo durante el día, adiviné que el francotirador berlinés había estado aquí. Llegó el segundo día. ¿Quién de nosotros tendrá los nervios más fuertes? ¿Quién resultará ser más astuto? Observé con mucha atención durante mucho tiempo las posiciones enemigas pero no encontré su escondrijo. Continúo observando. Entre el tanque y el fortín hay una plancha de hierro con un montículo de ladrillos rotos. Lleva allí ya mucho tiempo. Me imagino en el lugar del adversario y me pregunto: ¿Dónde sería mejor situar el puesto de francotirador? ¿Ocuparía la posición bajo aquella plancha? A lo mejor se oculta allí, bajo la lámina de hierro en zona neutral. Decidí comprobarlo. Puse una manopla en una tablilla y la levanté. El fascista se dejó engañar. Un impacto directo. Seguro que está debajo de la plancha. Es necesario hacerle aparecer y apuntar por lo menos a una parte de su cabeza. Ahora es inútil tratar de conseguirlo. Necesito tiempo. Pero ya conozco el carácter del fascista. No cambiará esa posición tan buena. Nosotros, por nuestra parte, teníamos que cambiar la posición obligatoriamente. Nos quedamos hasta el amanecer. El sol salía muy rápido y con la llegada del día el combate se desarrolló con más fuerza. Ningún ruido podía distraernos de cumplir nuestra tarea. Durante la primera parte del día decidimos hacer una pausa, pues el brillo de la óptica podría delatarnos. Por la tarde, nuestros fusiles estaban a la sombra, mientras que sobre la posición del fascista caían directamente los rayos del sol. En un borde de la plancha algo brilló: ¿Un trozo de cristal o el visor óptico? Con mucho cuidado, tal y como solo lo puede hacer el francotirador más experto, Kulikov empezó a levantar el casco. El fascista disparó. El hitleriano pensó que había asesinado por fin al francotirador soviético al que intentaba cazar desde hacía cuatro días y mostró su cabeza. Contaba con ello. Mi impacto fue preciso. La cabeza del fascista bajó y el visor óptico de su fusil, inmóvil, continuó brillando bajo el sol hasta la noche... Al atardecer, nuestros soldados atacaron a los alemanes y en el fragor del combate sacaron de la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro al comandante fascista muerto. Tomaron sus documentos y los llevaron al jefe de división.»

      Eliminar
  4. Cita bibliográfica interesante que trata el asunto. Me parece muy interesante y rigurosa.
    Hellbeck, Jochen. 2015 Stalingrad : the city that defeated the Third Reich. PublicAffairs
    “First published in Germany in 2012 by S. Fischer Verlag GmbH”

    ResponderEliminar