domingo, 29 de marzo de 2015

- Rememorando XXXVII: ¿Cuantas cajetillas de tabaco por un oficial británico?

Esta noche, y dado que la sección de anécdotas históricas se ha convertido en muy popular volvemos a ofrecer otra divertida historia relacionada con un héroe de guerra que ya fue partícipe de una entrada en este mismo blog. Esta noche hablaremos de Hans von Luck, uno de los oficiales del Estado Mayor de Rommel en Francia y en Africa, en el famoso Afrika Korps. Esta noche comentaremos una de las anécdotas más divertidas y curiosas de este extraordinario oficial, ganador de la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro.

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @Lorddenne o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:


Pero antes recordad que podéis ayudar al autor de este blog de forma fácil y sencilla además de acceder a contenido exclusivo y el nuevo blog del autor (este blog solamente subirá viejas entradas y no nuevas como en heroesdeguerra2.blogspot.com)  ¡y todo desde un dólar! Y además tendréis concursos especiales y recompensas que se irán desvelando poco a poco y solamente a los patrocinadores. 

No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra


Hans von Luck, posando orgulloso con la Cruz de Caballero.
Los británicos cuentan muy orgullosos la extrema caballerosidad mostrada por los oficiales alemanes durante la Campaña de África, muy especialmente la de Rommel. Eso no quitaría para que los británicos intentarán asesinarle en una misión que resultó un completo fracaso (esa era caballerosidad británica con la que los ingleses devolvieron el buen gesto de Rommel hacía todos los oficiales capturados, pero eso es otra Historia).
Rommel, el Zorro del Desierto, todo un caballero de honor.

Esta caballerosidad también se extendió a otros oficiales del Afrika Korps, y parece ser que Hans von Luck no era una excepción. Era un auténtico hombre de principios y un competente oficial que se preocuba por sus hombres. A raíz del éxito obtenido en el intercambio de información de prisioneros con las fuerzas británicas en ocasiones anteriores, llegó a un acuerdo con su homólogo inglés para para el fuego cada día a una hora determinada y solían mantener conversaciones del tipo: <Hoy hemos capturado al soldado X y se encuentra bien>. En una ocasión se enteró que los ingleses habían recibido un suministro imortante de cigarrillos que daría para todo un mes de consumo a las fuerzas británicas. ¡Qué lujo! Los alemanes sufrían de falta de suministros de toda clase, y los anhelados cigarrillos era uno de los muchos lujos que echaban en falta los soldados alemanes. Von Luck deseaba subir la moral de la tropa y darles un premio por su valor en combate, así que se puso en contacto con los ingleses y propuso hacer un cambio: un millón de cigarrillos por un oficial inglés de alta graduación.


Como si fuera una puja, los ingleses solamente ofrecieron 600.000 cigarrillos, a lo que von Luck aceptó. Se informó al oficial inglés sobre su suerte, ¡iba a ser liberado! ¿Y qué creéis que dijo el oficial inglés? Protestó porque consideró que era demasiado bajo el precio a pagar y se negó a ser intercambiado. von Luck no salía de su asombro. ¿Qué no quieres ser intercambiado? von Luck tuvo que convencer finalmente al británico para que aceptara el cambio. Pero obviamente, este no es el final de la historia dado que... ¿a qué no sabéis quién era el oficial? Pues nada más y nada menos que el heredero de la compañía tabacalera inglesa Players, que en la actualidad forma parte del grupo Imperial Tobacco Group.




Finalmente tanto alemanes como británicos fumaron tranquilamente aquel día gracias a Hans von Luck y a su buena suerte para convencer a un cabezudo oficial británico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario