lunes, 6 de abril de 2015

- Rermemorando XLI: El recibimiento de la Escuadrilla Azul -

Hoy recordamos una divertida anécdota que publiqué hace ya un año... Para quienes lo sepaís, además de la División Azul de voluntarios creada para luchar en Rusia apoyando al Tercer Reich, también hubo un cuerpo expedicionario llamado la Escuadrilla Azul.  La Escuadrilla Azul fue un grupo de voluntarios del Ejército del Aire que quería, de alguna forma, devolver el favor de Alemania con la llamada Legión Condor durante nuestra Guerra Civil. Es por eso que el máximo responsable alemán de la Escuadrilla Azul sería el mismo que de la División Condor.


Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @Lorddenne o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:



Pero antes recordad que podéis ayudar al autor de este blog de forma fácil y sencilla además de acceder a contenido exclusivo y el nuevo blog del autor (este blog solamente subirá viejas entradas y no nuevas como en heroesdeguerra2.blogspot.com)  ¡y todo desde un dólar! Y además tendréis concursos especiales y recompensas que se irán desvelando poco a poco y solamente a los patrocinadores. 

No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra

Aunque no estamos aquí para profundizar demasiado en la Escuadrilla Azul, de la cual ya hablé en mi libro "Extranjeros de la Cruz de Hierro", hay que recordar que no fue una, sino cinco escuadrillas, y cada uno tuvo su propio emblema, pero es quizás el símbolo más famoso el que mostramos a continuación.

Emblema de la 2ª Escuadrilla Azul

      Puestos ya en antecedentes quiero comentar la curiosa y divertida anécdota ocurrida en el momento de la recepción oficial de la Primera Escuadrilla de la Escuadrilla Azul que tuvo lugar la tarde del 27 de julio de 1941.

        Los voluntarios españoles ya habían llegado a Berlín. Esperaban con ceremonioso silenco en la estación de Anhalt. Allí fueron recibidos a bombo y platillo por el embajador español en Alemania, el José María de la Blanca Finat y Escrivá de Romaní, más conocido simplemente como Conde de Mayalde. Junto a este, con su informe impoluto estaba el agregado militar del Ejército del Aire, el comandante Pazó, y junto a ellos, el máximo responsable de atender a los españoles en las instalaciones alemanas en las que comenzarían su adiestramiento, el Mayor Coronel von Houwald, oficial al mando del aeródromo de Werneuchen, a 28 kilómetros de Berlin.

        Tras los saludos y la pomposa ceremonia, la bandera española y alemana ondeaban juntas y una banda militar estaba preparada para tan magno evento. La banda comenzó a tocar el himno de España... bueno, este en concreto:



        El director de la orquesta militar movia orgulloso la batuta, mientras sonreía. ¡Qué bien tocaba la banda alemana! El gesto de los oficiales y miembros de la delegación española se torno en disgusto... ¡toda la ceremonia se había ido al traste!

        Efectivamente lector, los alemanes tocaron el "Himno de Riego", es decir, el himno de la República Española, lo cual dejó en completo ridículo a las autoridades alemanas... pero sí... ¡¡la ejecución de la pieza fue perfecta!!

        Sobra decir que los españoles, voluntarios del Ejército Español y curtidos oficiales del Bando Nacional durante la Guerra Civil, no aplaudieron.

        ¿Y qué le pasó al oficial al cargo de tan magno concierto? Fue encarcelado ante memorable ejecución de maestria "republicana".

       Pero vamos hay que decir que no ha sido la primera vez que ocurre algo así, tal y como ocurrió en la Copa Davis de 2003, salvando las distancias, claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario