lunes, 15 de junio de 2015

Anécdotas de las II Gª M III: El mago de la guerra


La magia, el arte de la diversión, de los trucos de salón, los fracks y los aplausos. El ilusionismo, ese gran aliado de esa profesión tan denostada y a la vez tan admirada por los pequeños y los no tanto, fue utilizado como arma de guerra durante la 2ª Guerra Mundial, ¿no es increíble?

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @LordDenne o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:



Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! Recuerda que en el mes de julio realizaré un sorteo de una foto firmada de  Otto Carius. ¡Apúntate! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra

Si hablamos de la magia en la 2ª Guerra Mundial hay un nombre que obligatoriamente tiene que sonar con rotundidad, y es el de Jaspèr Maskelyne. Japer, nacido en 1902 en Inglaterra era nieto e hijo de magos, por lo que la magia le corría por sus venas. Trabajó como mago de salón entreteniendo a niños y mayores desde muy joven, siguiendo así la tradición familiar.




Con el inicio de la 2ª Guerra Mundial, Jasper se quisó también poner su granito de arena y participar en el esfuerzo bélico de su país. Por supuesto no lo haría empuñando un arma sino usando la magia para ayudar a los aliados la guerra. ¿La magia como arma de guerra? Cuando realizó su admisión para unirse a las fuerzas armadas el reclutador que recibió su solicitud de admisión muy seguramente tuvo que mirarle extrañado al otro lado del mostrador:

- ¿Qué habilidades dice que tiene usted?

- Soy mago, el poder de la ilusión y la pretidijitador. 

- Ya veo...





Y claro, en algún sitio tenía que encajar, así que se le asignó al cuerpo de ingenieros que camuflaban vehículos para eviatar que fueran destruidos por el enemigo en raids aéreos. Muy seguramente los primeros oficiales que le recibieron en la unidad se mostraron, de nuevo, bastante excepticos de sus habilidades, hasta, que, dicen, fue capaz de hacer "creer" a sus oficiales superiores que un acorazado alemán había atravesado el Támesis (o eso dicen algunas fuentes).

Poco después pasaría a formar de la A Force, un grupo especial dedicado al contraespionaje y creación de confusión en las tropas enemigas, y por supuesto Maskelyne fue invitado a unirse a esta unidad. Tras algunos trabajos que consistieron en salvar a británicos que estaban en terreno enemigo se planteó el problema de como poder desviar los bombardeos de los alemanes sobre Alejandría. Parece que nuestro protagonista tomaría la iniciativa de"crear una nueva ciudad", es decir "otra Alejandría".

La idea pareció cobrar fuerza y su proyecto fue aprobado. Se puso inmediatamente a crear un grupo heterogéneo de hombres llamado "Cuerpo Especial de Camuflaje" que llegaron a ser conocidos como "The Magic Gang", es eso, el Grupo Mágico. 

Así creó un falso puerto de Alejandría a escasos kilómetros, creando edificios falsos para que desde el aire se pudieran confundir con el puerto real. Una vez creado el falso puerto, cuando los alemanes atacaban por la noche se ordenaba apagar todas las luces del puerto auténtico de Alejandría, mientras que el falso brillaba con toda intensidad y atraía las bombas alemanas con mucho éxito. Los bombarderos germanos lanzaron sus bombas durante varios días y estaban seguro de acertar en sus objetivos, especialmente cuando Maskelyne hacía detonar una serie de artefactos pirotécnicos para dar así aún más la imprensión a los pilotos del Eje que sus misiones eran siempre fructíferas.

Este mago realizó muchas más gestas dignas de mención que descubriremos en otro artículo mañana :).

No hay comentarios:

Publicar un comentario